En pleno corazón del sevillano barrio de la Macarena, se han venido sucediendo una serie de fenómenos extraños que tienen como punto de referencia la calle San Luis. En esta sevillana calle, existe un solar en obras que antaño fue el Convento-Hospicio de San Luis. Será aquí, en estas obras, donde se vivirían unos extraños fenómenos que inspirarían el más absoluto de los terrores a los que entonces allí trabajaban. Los primeros en notar que algo extraño ocurría en el solar fueron los perros que al principio habitaban guardando la obra, estos se quedaban en actitud defensiva mirando fijamente un punto y terriblemente agresivos, como si estuvieran viendo algo o a alguien acechando en las sombras.

Según el testimonio de unos de los trabajdores de  la obra, las maquinaria se encendia y apagaba sola y se sentían vigilados y acompañados por extrañas presencias. Relata también cómo las herramientas aparecían siempre amontonadas unas encima de otras cuando llegaban a la obra para comenzar su jornada laboral, al principio lo achacaron a algún grupo de gamberros por lo que decidieron meter las herramientas en un arcón metálico cerrado con cadenas y candado y colgarlo de la pluma de la grua, a bastantes metros del suelo, pero al día siguiente al regresar al trabajo allí estaban otra vez todas las herramientas amontonadas como siempre y el arcón cerrado en donde lo habían dejado.

Unos de los vigilantes de seguridad, la radio le dio más de un susto al volverse loco el dial y no parar de cambiarse hasta que se paró y ya no le volvió a funcionar nunca más. Durante ese suceso, el vigilante notó una corriente muy fría de aire y la extraña presencia de alguien, pero allí no había nadie mas. Lo peor llegaría después cuando notó omo alguien le daba suaves golpecitos en el hombro y al girarse pudo ver las huellas que se iban formando de alguien que se alejaba de allí.

Otro de sus compañeros en su turno oyó claramente una voz que le llamaba y al aproximarse se encontró cara a cara con una silueta humana que se reía y que desapareció al instante..

Coincidencia o no, el caso es que en esta calle se registraron en los años 90 tres suicidios. Uno de ellos fue el de D. Manuel Cantelar que un buen día sacó un machete y apoyándolo contra su pecho se lanzó contra una de las paredes de la casa. Muchos achacan algunos de los sucesos de esta calle al fantasma de D. Manuel.

Pero sera también aquí en la Calle San Luis, donde un viajante sevillano D. Pelayo Roldán, aparecería muerto en su vivienda dentro de un viejo baúl, el “cadáver del baúl” sería llamado más tarde. Su fantasma engrosaría así la lista de la calle San Luis.

Junto a la Iglesia de San Luis, se encuentra el Centro Andaluz de Teatro, recinto que antes perteneció al Hospicio de San Luis y en donde también se han producido fenómenos extraños. Entre sus paredes se han podido ver luces y cuerpos luminosos así como escucharse ruidos extraños y alaridos, incluso los vigilantes nocturnos hablan de apariciones y desapariciones de objetos ante sus ojos. Una de las zonas con más fenomenología son los pasadizos existentes entre las taquillas o vestuarios que se comunican con el patio o sala de interpretación. Otro de los puntos con actividad paranormal es una pequeña capilla decorada con huesos y cráneos.

El influjo del lugar también afectó a estos investigadores, así José Manuel García, tras avanzar la noticia en una breve conexión para el programa de Iker Jiménez “Milenio 3” de la Cadena Ser (nivel nacional), cayó víctima de unas extrañas y repentinas fiebres de 39ª no sin antes comprobar la negatividad y extraños ruidos en el lugar. Tras una noche de pesadilla en la que una voz le repetía una y otra vez “es sólo un aviso, es sólo un aviso…” y una cara que ponía imagen a esa voz. El hecho no dejaría de ser casual si no fuera por que a los dos días y una vez restablecido recibía las fotografías de uno de los suicidas… era el rostro visto en los sueños …

El que ocurran fenómenos extraños en algún edificio o casa abandonada no es algo extraño a la vista de tantas investigaciones realizadas en inmnumerables lugares, lo extraño es que los fenómenos se den en varios edificios de una misma calle como si convergieran allí infinidad de fuerzas inexplicables, es por ello que este lugar es especial y un sitio a visitar si nos dejamos caer por Sevilla, ¿o no?.

Fuente consultada:

http://www.formarse.com.ar/paranormal/los fantasmas de la calle san luis.htm

Anuncios