El Rayán es un caserío que pertenece a la parroquia de Moreda en el Concejo de Aller. Hasta este pequeño y bonito pueblo asturiano, enclavado en la sierra del  Áramo,se trasladó la familia Bayón desde Camplongo en León, para trabajar en la mina en pleno aúge en aquellos años de principios del siglo XX. En aquella época Rayán contaba con unos 50 vecinos que trabajaban en las minas y en el campo paisaje muy distinto del de hoy día, en el que sólo quedan en pie seis edificaciones y diez habitantes registrados.

Los fenómenos registrados en la casa de la familia Bayón, comenzaron en 1915 a raíz del nacimiento de Juan, decimotercer hijo de de Concepción. Los fenómenos siempre ocurrían al anochecer y solían durar hasta las cuatro de la madrugada prácticamente a diario. Se escuchaban grandes golpes en las paredes y puertas de la casa sin motivo aparente seguidos de lamentaciones y quejidos. Las luces se encendían y apagaban solas y en el desván se sentía el arrastrar de cadenas.

Los fenómenos cada día iban a más y en ocasiones eran tan fuertes que muchos de los objetos que había almacenados en el desván, aparecían en el segundo piso de la vivienda. La aparición de piedras en la casa que caían sin que hubiese ningún cristal roto también causaba pavor a aquellas pobres gentes. Pero sin duda uno de los fenómenos que más miedo les dio a Concepción y su hija  Soledad,  fue el movimiento de un crucifijo, que se alzó en el aire pared contra pared.

En la habitación en donde estaba la cuna con el pequeño Juan, Concepción tenía una cómoda llena de rosarios y escapularios. A veces cuando Concepción iba a ver al niño se encontraba éstos sobre el bebé formando una cruz. La cuna siempre estaba en continuo movimiento mecida por manos invisibles, en una ocasión un amigo de la familia acudió para intentar sujetar la cuna, pero los movimientos era de tal violencia que desplazó ésta varios metros y acabó tirando al pobre hombre al suelo.

Nadie podía dar fin al fenómeno. Todo el pueblo y alrededores eran testigos de los ruidos de “la casa del miedo”. Incluso la guardia civil visitaba el lugar de vez en cuando y salían despavoridos.” Muchos grupos espiritas de entonces se desplazaron a la casa del miedo pero al igual que los rezos de los curas de largas sotanas, nada podían hacer.

Una noche Concepción de repente se despertó y levantándose de la cama salió de la habitación. Su marido asustado le preguntó que es lo que pasaba y Concepción le dijo que alguien la llamaba desde la otra habitación. Allí permaneció concepción durante bastante tiempo y al salir contó a su marido que no podía decir nada de lo sucedido en la habitación so pena de que volvieran a ocurrir los fenómenos con mayor violencia si cabe. Sólo contaría de lo ocurrido que tenía que volver a Camplongo(León) para realizar unas misas y encender unas velas. así acabó el fenómeno.

Concepción se llevó el secreto a la tumba a los 103 años de edad,pero hubo quien achacó el origen de los fenómenos a unas misas que su hermana Catalina pidió en su última voluntad y que no se cumplieron.

Fuente consultada:http://www.mundoparapsicologico.com/164-A_Rayan-la-casa-del-miedo




Anuncios