Montilla en Córdoba, enmarca su término municipal en la Campiña Alta, localizándose el núcleo de población aproximadamente en el centro del mismo. Aquí se enmarca la Casa de las Camachas.  Construida alrededor del siglo XVI en Montilla, este nombre le viene dado por su proximidad al lugar en que se encontraba el mesón desaparecido donde vivieron las pintorescas Camachas señaladas por la leyenda como brujas y alcahuetas: la Camacha, la Montiela y la Cañizares.

En la casa que figura con el número 4 de la antigua calle de Tarasquilla, de creer a pies juntillas la tradición, allí vivieron las tres brujas legendarias conocidas como Las Camachas. De entre ellas destaca el personaje histórico, controvertido y celestinesco de Leonor Rodriguez “La Camacha”, de cuyas artes brujeriles Miguel de Cervantes Saavedra hace contínuas alusiones en su obra “El Coloquio de los Perros”.

images

 

La historia sobre la que Cervantes centra su novelesco relato, bien pudo ser escuchada personalmente por el propio escritor durante su estancia en Montilla, en los últimos años del siglo XVI. Así, Miguel de Cervantes recogería del comentario popular, la historia de la bruja juzgada por el Santo Oficio, posiblemente aumentada por la exageración y la maledicencia. En su famosa novela ejemplar, el escritor describe a Leonor Rodríguez “La Camacha” con expresiones que definirían a la bruja de alcahueta, celestina y proxeneta.

Al mesón de la Camacha, ya desaparecido, y situado antiguamente cerca de la casa, llegó don Alonso de Aguilar, un joven rico, para pedir a las brujas ayuda con el objetivo de seducir a doña Mayor de Solier, una dama Montillana.

images (1)

 

Tras la intervención de las Camachas, la mujer quedó embarazada. Esta aseguró a su madre que su maternidad era fruto de los hechizos de las brujas, y denunció el caso ante la Inquisición. Para evitar el escándalo, don Alonso influyó de tal modo que la violación fue disfrazada de brujería.

Según se dice en el proceso Inquisitorial, la dama fue encontrada desmayada en una de las habitaciones de la casa, tras haber visto a don Alonso convertido en un hermoso caballo.

Cabe decir, que estos hechos pudieron suceder de manera distinta y haber sido la madre de doña Mayor quien pidiera ayuda a las hechiceras para atraer al joven hacia su hija.

Hasta este escenario se desplazaron en 2003, casi cinco siglos después dos mediums pertenecientes a un  programa de Canal Sur donde según ellas sintieron algunos de los momentos más trágicos de su misteriosa historia.

Nada más cruzar el dintel de la puerta de acceso a esta casa construida en el siglo XVI, las dos mujeres comenzaron a mostrarse inquietas y a sentir malestar físico, náuseas, temblores y mareos. Estas manifestaciones se intensificaron a medida que recorrían las diversas dependencias de la vivienda, donde detectaron presencias de supuestos hechos anteriores vinculados a esta edificación. En concreto, una de las paredes del patio captó su interés, así como la cocina, en cuya chimenea aparece esculpida una curiosa cabeza de rasgos indefinidos. Uno de los sótanos más estrechos y oscuros de la casa atrajo, igualmente, su atención.

descarga

Una de las medium, Antonia Martínez, dice haber percibido claramente la existencia de ritos iniciáticos que se remontan a los orígenes de la casa y confirma que ha detectado sensaciones de violencia relacionadas con la práctica de la brujería, incluso actos trágicos que desembocaron en la muerte de varias mujeres y niñas.

Sea como fuere,  esta casa guarda numerosos secretos que quien sabe si algún día podrán ser desvelados. De lo que no hay duda es de que gracias a estas brujas, Cervantes pudo inspirarse para escribir su magnífica obra.

Fuente consultada: http://www.diariocordoba.com/noticias/noticia.asp?pkid=55688