Fritz Haarman, conocido como “El Vampiro de Hannover”, nació en Alemania en 1879. Famoso psicópata alemán, ejecutado a causa del asesinato probado de 27 adolescentes alemanes, si bien se le atribuyen más de 100 víctimas. Fue el sexto hijo de una familia pobre y humilde que ya desde pequeño mostró un gran odio a su padre, el cual le pegaba cuando la madre de Haarman le vestía como una niña. Haarman fue un niño muy problemático y sus problemas se fueron acentuando a medida que iba creciendo. A los 17 años fue acusado y condenado por abuso de menores y fue ingresado en una institución mental. No fue hasta 1919 a la edad de 40 años cuando cometería su primer crimen, la del joven Friedel Rothe cuyo cadáver tiraría al río y se quedaría con su cabeza en casa envuelta en papel de periódico.

Cuando salió de la institución mental volvió a casa y se prometió con una joven a la que dejaría embarazada. Nada más nacer su hijo canceló la boda y se alistó en una unidad de choque del ejército, en la que sirvió durante un tiempo con muy buena conducta. Acabado su servicio en el ejército volvió a la calle  en donde de nuevo cometería diferentes robos y hechos de violencia. En 1918 en una Alemania sacudida por la Guerra, puso una taberna en la que durante el día vendía carne e información secreta a cambio de un dinero extra.  No fue hasta 1919 a la edad de 40 años cuando cometería su primer crimen, la del joven Friedel Rothe cuyo cadáver tiraría al río y se quedaría con su cabeza en casa envuelta en papel de periódico.

Fritz Haarman conocería a Hans Grans en 1919 y junto a él elegían sus víctimas entre los homosexuales que se reunían en los cafés gays de Hannover como “El Café Kröpe” frecuentado por muchachos de altos recursos económicos y el “Café Schwülen Guste” de un nivel social muy bajo. Fritz Y Hans abordaban a los jóvenes también en la Estación Central de Hannover y después de una animada conversación en donde les prometían trabajo y comida, les invitaban a su casa. Allí Haarman y Hans les llevaba de uno en uno a una buhardilla que tenía en el barrio de “Neustrasse”, a espaldas del río “Leine”. Sería allí donde primero les violaba y después les seccionaba la carótida y la tráquea de un mordisco.

El mismo Haarman vendía a los clientes de su bar la carne de los cadáveres que él ya no podía consumir. Además de Fritz y Hans, había un tecer cómplice también carnicero llamado Charles que utlizaba sus habilidades para descuartizar los cuerpos que más tarde eran vendidos por Haarman en su mugriento bar, asegurando que eran de caballo y cerdo. Pero el tamaño de los huesos y su color hicieron sospechar a más de un vecino acerca de su procedencia.

El 17 de mayo de 1924 unos niños que jugaban cerca de la orilla del río encontraron los restos de una calavera. Las autoridades alemanas ordenaron el dragado de éste y pudieron encontrar numerosos restos óseos. Poco a poco todas las investigaciones apuntaban hacia Fritz Haarman y la venta de carne en su bar. El 22 de junio de 1924 Fritz fue detenido y confesó haber matado y practicado canibalismo con alrededor de 40 niños.

El 15 de abril de 1925 Haarman sería decapitado y hasta su última hora insistió en que un ser desconocido tomaba posesión de su cuerpo, incitándole a matar. Como última voluntad pidió que en su lápida se escribiera la leyenda de “aquí yace el asesino en masa Haarman”. Por su parte Hans Grans, fue condenado a cadena perpetua pero se le acabó conmutando por 12 años de cárcel. Del tercer implicado Charles, nada se supo ya que su participación fueron conjeturas de la policia alemana.

Sin embargo, al año siguiente los diarios recogieron la noticia de nuevas desapariciones de muchachos. Las sospechas apuntaban hacia la carnicería de Haarman y Grans, aunque éste cumplía en prisión una condena de doce años, y Fritz estaba ya muerto.

Fuente consultada:Psicokillers, asesinos sin alma de Juan Antonio Cebrián (2003) (Colección Pasajes del terror; editorial Nowtilus frontera)



Anuncios