A principios del siglo XX Estados Unidos fue asolado por una mortal enfermedad conocida como “tuberculosis”. Esta plaga contagiosa y aterradora, para la qie no existia cura, se propagó a familias y pueblos enteros.

En 1900, Louisville, Kentucky tenía una de las tasas de mortalidad más alta de tuberculosis en Estados Unidos. Construida sobre zonas pantanosas, la zona era el caldo de cultivo perfecto para la enfermedad y en 1910, un hospital fue construido en una colina barrida por el viento en el sur del Condado de Jefferson, diseñado para combatir la enfermedad.

https://i0.wp.com/z.about.com/d/paranormal/1/0/2/U/1/waverly-hills-sanatorium.jpg

El hospital se inició en 1924 gracias a las donaciones de dinero y tierra. La nueva estructura, conocida como Waverly Hills, abrió dos años después, en 1926. Se consideró el sanatorio para el tratamiento de la tuberculosis más avanzado del país, pero incluso entonces, la mayoría de los pacientes sucumbió a la enfermedad.

En esos días en que la medicina estaba en sus inicios en el tratamiento de la enfermedad, se pensó que el mejor tratamiento para la tuberculosis era el aire fresco, un montón de alimentos nutritivos y mucho resposo.

https://i1.wp.com/mentalfloss.cachefly.net/wp-content/uploads/2007/10/435treatment.jpg

Muchos pacientes sobrevivieron a su estancia en las colinas de Waverly, pero se estima que murieron cientos de personas aquí a causa de la epidemia. En muchos casos, los tratamientos eran tan malos como la misma enfermedad. Los pulmones de los pacientes fueron expuestos a la luz ultravioleta, para tratar de detener la propagación de bacterias. También se solían implantar globos en los pulmones que más tarde se llenaban de aire.

Esto se hizo en las salas de “sol” con el uso de luz artificial en lugar de luz solar, o en porches abiertos del hospital. El aire fresco como se pensaba que también era una posible cura, se exponía a los pacientes frente a grandes ventanales o porches sin importar la estación del año en que estuvieran.

Huelga decir que esto a menudo conllevaba resultados desastrosos, así como las operaciones que se practicaban en músculos y costillas para permitir que los pulmones se ensancharan y entrara así más oxígeno.


(Izquierda) Una escena muestra el procedimiento de neumotórax – sin la totalidad de la sangre

(Derecha) Los pacientes sacando lo mejor de la vida humana en Waverly Hills

Mientras que los pacientes que sobrevivieron a la enfermedad y tratamientos de Waverly Hills, salían por la puerta principal, la mayoría lo hacían por lo que llegó a ser conocido como el “tunel de la muerte”. Por este tunel cerrado, los muertos eran conducidos desde el hospital a las vías del ferrocarril en la parte inferior de la colina. Con el uso de un sistema de cables, los cuerpos eran bajados en secreto a los trenes de espera.

A finales de 1930, la tuberculosis comenzó a declinar en todo el mundo y para 1943, nuevos medicamentos aparecieron para cura de esta enfermedad. Waverly Hills fue cerrado, pero se volvió a abrir un año más tarde como “Woodhaven Geriatría Sanatorio”.

Ha habido muchos rumores e historias contadas por pacientes sobre malos tratos y experimentos inusuales durante los años en que el edificio se utilizó como hogar de ancianos, debido a los recortes presupuestarios de los años 60 y 70. El Estado cerraría el Geriátrico en 1982.

Los edificios y terrenos que formaban Waverly Hills fueron subastados y cambió de manos muchas veces a lo largo de las siguientes dos décadas. En 2001, el imponente edificio casi había sido destruido por el tiempo y los vándalos que iban allí en busca de emociones.

El hospital se ganó pronto la reputación de estar encantado y comenzaron a circular historias de fantasmas, como el de la niña que fue vista corriendo arriba y abajo en el solarium del tercer piso, el niño que jugaba con una pelota de cuero, el coche fúnebre que apareció en la parte trasera del edificio en donde se solían dejar los ataudes o el de la mujer con muñecas que lloraban sangre en busca de ayuda.

Los visitantes hablaban de portazos, luces en las ventanas como si la luz siguiese funcionando, sonidos extraños y misteriosos pasos en habitaciones vacías. Una de las leyenda de Waverly Hills, involucra a un hombre con una bata blanca que ha sido visto caminando en la cocina y el olor de la cocción de alimentos que llega a través de ésta.

Todos los investigadores coinciden en que todos los fenómenos se producen principalmente en la quinta planta, la cual constaba de dos cuartos de control de enfermeras, una despensa, una sala de ropa, una sala de medicamentos y dos habitaciones medianas a ambos lados del control de enfermeras. Aquí es donde, de acuerdo con los testimonios, se han visto formas en movimiento en las ventanas y se han escuchado voces instando a los intrusos a “salir”.

Las historias cuentan que en 1928, la jefe da enfermeras fue hallada muerta en la habitación 502. Se había suicidado ahorcándose de la lámpara del techo. Tenía 29 años en el momento de su muerte y estando soltera se había quedado embarazada, situación que la sumió en una grave depresión.

En esta quinta planta los investigadores han experimentado la visión de lo que parecían sombras humanas moviéndose arriba y abajo por los pasillos. Han escuchado sonidos fantasmales, portazos, luces que aparecen en el edificio cuando no hay electricidad alguna, han lanzado objetos contra ellos, han sido golpeados por manos invisibles, visto apariciones en puertas y pasillos y mucho más.

Por todo esto a Waberly Hills suelen llamarlo “El lugar más frecuentado de la tierra”. Hay informes sin confirmar, de que dentro del hospital se perdieron más de 60.000 vidas. De lo que no cabe duda, es de que si la actividad paranormal suele producirse en lugares cargados de dolor y sufrimiento, éste sin lugar a dudas es uno de los de mayor concentración de ambos.

Anuncios