Archive for noviembre, 2010


Ahora destruida, la mansión Ballechin fue considerada como una de las casas  más encantadas de Escocia, con varias similitudes con la Rectoría Borley, incluyendo la aparición de una monja fantasma y el espíritu del mayor Robert Stuart.

La Mansión Ballechin fue construida en 1806 en el sitio de una antigua casa señorial que había sido propiedad de la familia Stuart durante más de tres siglos. En 1806 Robert Stuart, el protagonista de las numerosas apariciones, nacería en la nueva casa.

Ballechin_House_1.jpg

Mansión Ballechin.

En 1825, a la edad de 19 años, viajó a la India en busca de fortuna con la Compañía de las Indias del Este y regresó en 1850 después de alcanzar el rango de Mayor, regresando a Ballechin, que había heredado 16 años atrás, en 1834.

La casa por entonces contaba con unos inquilinos que habían alquilado una pequeña casa de campo anexa a la casa, hasta que su contrato expiró y Stuart pudo quedarse como dueño y señor de toda la mansión.

La población local lo consideraba un poco excéntrico, sobre todo por los catorce perros con los que vivía como única compañía. Aunque era profundamente religioso,  después de 25 años de servicio en la India había añadido varias creencias orientales a sus convicciones, incluida la idea de la transmigración del alma. Prometió que cuando él muriera volvería a Ballechin en el cuerpo de su perro de aguas negro favorito.

La única persona con quien trataba era Sarah, su ama de llaves, quien murió misteriosamente en la edad de 27 años, en 1873. Las malas lenguas aseguraban que Sarah había muerto en la cama del mayor en vez de en las habitaciones del servicio. Precisamente sería ese dormitorio principal el que tendría más actividad paranormal de toda la casa.

El Mayor Stuart murió en 1874 y fue enterrado en el cementerio de Logierait en una tumba junto a Sarah. Su sobrino, John Stuart, quien se hizo cargo de la mansión  Ballechin , se deshizo de todos los perros, empezando por el perro de aguas negro, casi con toda seguridad para evitar la vuelta de su tío Robert Stuart, en su declarada intención de regresar a la casa después de su muerte.

John Stuart era un devoto católico romano. Su primera tarea era convertir la casa en un retiro para las monjas. De hecho su tía y hermana de Robert Stuart, Isabel, se había convertido en una monja, tomando el nombre de la Hermana Helen Frances. A su muerte el 23 de febrero de 1880 en un convento,  se convirtió en una asidua visitante de la casa Ballechin después de su muerte.

El primer signo inquietante se produjo poco después de la muerte de Robert Stuart. La esposa de John Stuart, pocos días después de haberse  mudado a Ballechin, estaba ocupada en el viejo estudio, cuando se dio cuenta del  fuerte olor a  perro que impregnaba  la habitación. Mirándose las piernas pudo comprobar que allí no había animal alguno, pero ella lo describió como si un perro invisible se frotara contra ella.  Mientras  estaba abriendo la ventana para airear el  “mal olor”  pudo  sentir un golpecito en la pierna.

Este suceso sería  seguido unos días más tarde por los sonidos de golpes y también el sonido característico de un arma de fuego disparándose. Un sacerdote jesuita, el padre Hayden, que a menudo solía quedarse en Ballechin, escuchó los sonidos en muchas ocasiones, incluyendo los sonidos de gritos. En una ocasión pudo oír el sonido de lo que parecía ser un perro dando  golpes en la puerta de su dormitorio, pero cuando abrió la puerta para investigar allí no había nada.

En enero de 1895, John Stuart estaba en el estudio  hablando con su agente de negocios inmobiliarios, cuando fueron perturbados por tres sonidos fuertes y un ruido sordo que se escucharon desde el interior de la habitación. Esto debió de ser un presagio, porque poco tiempo después, John Stuart murió en Londres tras ser atropellado por un taxi.

En 1896 la casa es arrendada a una familia por un período de doce meses,  ya que el sucesor de John Stuart era un capitán del Ejército  que no tenía interés alguno en la finca. La familia que fue a vivir allí estuvo apenas 11 semanas antes de ser expulsados, de buen grado perdieron más de nueve meses del pago de alquiler, teniendo en cuenta los golpes y peleas que tuvieron que soportar.

Varios miembros de la familia iban a experimentar la visión de un fantasma, vestido con un traje de seda, y escuchar los sonidos de este vestido de seda deslizándose por los pasillos. La ropas de cama eran sacadas fuera de estas y toda la familia se despertaba varias veces por ruidos y fuertes golpes. Una de las hijas de la familia se asustó una noche cuando oyó el sonido de pasos cojeando caminar alrededor de su cama. La muchacha estaba ocupando la habitación en la que había muerto la joven ama de llaves tan misteriosamente en 1873. Es interesante apuntar  que el Mayor  Stuart había regresado de la India con una lesión permanente en la pierna como consecuencia de las heridas sufridas durante su servicio activo.

En 1896 el Marqués de Bute, un gran estudioso de los fenómenos psíquicos, Diputado de la Cámara de Representantes, alquila Ballechin y pide a dos investigadores psíquicos, el coronel Taylor Lemesurier y la señorita Goodrich Speer, que lleven a cabo una investigación.

Marqués de Bute y la señorita Goodrich-Speer

El marqués de Bute y la señorita Goodrich-Speer.

La pareja se mudó a Ballechin el 3 de febrero de 1897, con un grupo total de 35 personas. En la primera mañana después de su llegada se informó de “un fuerte sonido metálico”, que había sido escuchado por toda la casa a intervalos frecuentes durante un período de dos horas. El sonido sordo de una voz había sido escuchado así como el sonido de alguien caminando en la habitación cerrada y vacía. Se pudo registrar  también el sonido de algo que se arrastraba por el suelo y el sonido de un arma que se disparó. Hay que tener en cuenta que la muerte del ama de llaves fue todo un misterio y que precisamente se dice que lo hizo en la habitación del Mayor Stuart.

A la mañana siguiente varios miembros del grupo fueron a informar de que también habían oído el sonido de un sacerdote durante la realización de un servicio. Durante el período de investigación,  dos figuras fantasmales fueron vistas en un arroyo congelado cerca de la casa. Una era una monja que estaba de rodillas y parecía estar llorando mientras que la otra figura masculina  parecía darle consuelo. La monja llorando se cree que podría tratarse de  Isabel, hermana de Robert Stuart, quien había muerto en 1880.

Durante el transcurso de una sesión de espiritismo una persona que da el nombre de “Isabel” vino a través de la médium y pidió a los investigadores que fueran al arroyo congelado en donde se habían visto las figuras de una monja y un hombre.  Al llegar al lugar, los investigadores vieron la figura de una monja, muy claramente visible, con un hábito negro sobre un fondo blanco como la nieve, poco a poco subiendo por una cañada hasta que de repente desapareció debajo de un árbol. La misma monja iba a ser vista muchas veces más por el grupo antes de que terminasen sus investigaciones.

Por último, en 1932 la casa estaba totalmente inhabitable y permaneció vacía hasta 1963 cuando fue finalmente demolida, después de un incendio. La pérdida de la mansión Ballechin fue un duro golpe, ya que se perdieron las obras de arte y muebles que habían sido adquiridos por varias generaciones de la familia Stuart, incluyendo muchas piezas del lejano Oriente.

Fuente: http://www.fife.50megs.com


Si hay un caso de poltergeist de los que podríamos llamar de “libro” ese podía ser perfectamente el caso de Anne Marie Schneider en Rosenheim, una pequeña población de Baviera en Alemania.

Corría el año de 1967 y en la oficina del abogado Sigmund Adams en la ciudad de Rosenheim, empezaban a ocurrir extraños sucesos que en un principio los empleados achacaban a pequeñas subidas de tensión en la red eléctrica.

Como cada mañana desde hace algunos meses,  la joven secretaria de dieciocho años Anne Marie Schneider se dirige a su puesto de trabajo en el bufete del abogado Sigmund Adams.

Annemarie Schneider

Anne Marie Schneider(www.cuentometro.com.ar).

Los tubos fluorescentes del techo se averiaban constantemente. Incluso llegó a producirse una explosión fuerte de uno de ellos y estropearse toda la iluminación del edificio. Cuando el electricista examinó los tubos de neón se percató que éstos habían girado 90 grados interrumpiendo la conexión eléctrica. Apenas los hubo reparado todos, otro ruido violento se oyó y las luces volvieron a apagarse totalmente. Incluso cuando no estaban encendidas, las bombillas explotaban.

De repente comenzaban a sonar los cuatro teléfonos de la oficina al mismo tiempo, sin  que al descolgar haya nadie al otro lado de la linea. El señor Adams pensando que los teléfonos estaban averiados, decidió sustituir dichos aparatos por otros nuevos pero las llamadas continuaron ininterrumpidamente. Es así como Adams decide que un técnico de la compañía telefónica local examine todas las líneas que llegan a la oficina. La compañía telefónica no encontró nada anormal en las lineas.

La cosa empeoró cuando llegaron las facturas telefónicas con cargos de llamadas locales realizadas al servicio de “despertador” de la compañía telefónica. En un plazo de cinco semanas se habían hecho unas 600 llamadas a este servicio telefónico.

En octubre de 1967, las luces de la oficina empiezan a actuar de forma extraña. Los tubos fluorescentes del techo se averiaban constantemente. Incluso llegó a producirse una explosión fuerte de uno de ellos y estropearse toda la iluminación del edificio. Cuando el electricista examinó los tubos de neón se percató que éstos habían girado 90 grados interrumpiendo la conexión eléctrica. Apenas los hubo reparado todos, otro ruido violento se oyó y las luces volvieron a apagarse totalmente. Incluso cuando no estaban encendidas, las bombillas explotaban.

Anne Marie Schneider en la oficina(www.ghosttheory.com).

La compañía eléctrica comprobó todos los circuitos de la oficina y se instalaron medidores de voltaje para medir las variaciones de tensión que fluían a través de la oficina. Se registraron aumentos repentinos lo suficientemente potentes como para hacer saltar los fusibles de la caja de interruptores. Cuando la fotocopiadora comenzó a tener fallos sin motivo aparente, se decide cortar la corriente eléctrica de la oficina y utilizar un generador independiente para obtener electricidad, pero el extraño fenómeno continuó con independencia de ellos usando el generador.

El profesor Hans Bender de la universidad de Fribourg, investigador reconocido en materia de poltergeists, llegó en compañía de unos colegas a primeros de diciembre de ese mismo año. Una semana después se reunieron con dos físicos del Instituto Max-Planck, especializados en la física de los plasmas, que comenzaron a buscar anomalías en la instalación eléctrica y telefónica. El equipo de Bender observó rápidamente que los fenómenos inexplicables y las perturbaciones de potencia se producían sólo durante las horas de trabajo. Y siempre tenían como centro la persona de Anne-Marie. A menudo, la primera anomalía registrada por el material de vigilancia se producía en el momento en el que Anne-Marie cruzaba el umbral de las oficinas por la mañana.

Al entrevistar a Anne Marie pudo comprobar que la joven estaba confusa emocionalmente y reprimía bastante ira dentro de ella, por otro lado le confesó que ni le gustaba el trabajo en la oficina de Sigmund Adams, ni este como jefe.

https://i1.wp.com/www.ghosttheory.com/wp-content/uploads/2008/12/rosemheim.jpg

Lámparas moviéndose solas(www.ghosttheory.com).

Entre diciembre de 1967 y enero de 1968, el equipo de Bender, así como los ingenieros de la compañía de electricidad y los oficiales de policía, llegaron a observar platos decorativos saltar de las paredes y cuadros mecerse e incluso girar alrededor de su gancho. Bender grabó lámparas que oscilaban y ruidos de detonaciones, aunque no pudo registrar los movimientos de los cuadros. Otro investigador sí pudo registrar un cuadro que efectuaba una rotación de 360 grados sobre su eje. El equipo de Fribourg observó cajones que se abrían ellos mismos y documentos que se desplazaban solos.

En dos ocasiones, un archivador de unos 150 kilos se alejó de la pared  una treintena de centímetros. Mientras que se producían todos estos fenómenos los investigadores percibieron que Anne-Marie se encontraba cada vez más nerviosa. Llegó un punto que la joven secretaria manifestó contracciones histéricas en brazos y piernas. Cuando Anne Marie dejó el trabajo a mediados de  enero de 1968, los fenómenos cesaron en seguida en la oficina.

poltergeist Rosenheim

Anne Marie con Hans Bender(www.hauntedhovel.com).

Se documentó que los fenómenos eléctricos la siguieron en varios de los puestos de trabajo que tuvo, incluso que su novio terminó dejándola cuando el marcador eléctrico de la bolera en la que jugaban dejó de funcionar inexplicablemente. Después de eso, se dice que ella finalmente se casó en 1969 y el poltergeist se detuvo por completo.

Lo que hace tan interesante este caso es la cantidad de documentación que existe respecto al mismo y de tan distintas fuentes, ya no solo de investigadores del fenómeno paranormal sino gente corriente como electricistas, trabajadores de la compañía telefónica, policía judicial, periodistas,  etcétera.

Es importante recordar que la mayoría de las actividades poltergeist normalmente se centran en los niños pre-púberes (especialmente las niñas que parecen tener un cambio más psicológico y biológico) o el fenómeno se centra en estos entornos se negatividad prospera, al igual que con las personas maltratadas o ambientes abusivos.

Según algunos físicos estos experimentos fueron realmente un desafío a la física ya que lo que se vivió en Rosenheim no pudo ser explicado por la física conocida. El caso se convirtió en un documental de la BBC en 1975 como parte de una serie de televisión llamado “salto al vacío”.

Algunos escépticos proponen que la actividad poltergeist  podría tener una explicación física, como la electricidad estática, campos electromagnéticos, de infrasonido  o aire ionizado. Otros afirman que los  fenómenos poltergeist podrían ser causados por fenómenos más mundanos, como las corrientes de aire inusual, las vibraciones del aire o los temblores provocados por las corrientes de arroyos subterráneos.

Fuentes:www.ghosttheory.com

http://www.webmisterio.com

http://www.thegpi.co.uk

Torremanzanas, la Torre de les Maçanes en valenciano, es un pueblo que pertenece a la Comunidad Valenciana. Se encuentra ubicado al norte de Alicante en la Comarca Alicantí a una altitud de 788m.s sobre el nivel del mar, dista solamente 40km de la capital de la provincia y cuenta con una población de 745 habitantes.

El municipio de Torremanzanas estuvo dependiendo del Ayuntamiento de Jijona hasta su segregación en 1794. La principal actividad económica es la Agricultura, siendo las almendras, el olivo, las legumbres y los frutales lo que mayormente cultivan los pobladores en sus tierras; pero también existen pequeñas industrias de producción de juguetes.

Sanatorio de Torremanzanas(www.territorioabandonado.org).

Sería  aquí en plena serranía alicantina en donde el sanatorio de Toremanzanas, fue construido en el año 1926 por la comunidad religiosa Compade Jesús. Con 54 camas era dirigido por Antonio Barbero Carnicero.

En sus comienzos fue utilizado como albergue, posteriormente como colonia infantil de vacaciones.  Al llegar la Segunda República, el edificio cambió de nuevo su uso para convertirse en un hospital infantil y durante la Guerra Civil fue utilizado como hospital militar.

Cuando terminó la contienda, el edificio adquirió el que fue el último de sus usos funcionando como sanatorio para tuberculosos hasta 1963, año a partir del cual y tras la erradicación total de la enfermedad de la tuberculosis en España, se abandona por completo todas sus instalaciones.

Uno de los más conocidos rumores que acechan a este lugar, es que se comenta incluso que las hermanas de Alfonso XIII pudieron haber estado ingresada en este sanatorio.

En 1999, la Institución Provincial adquirió el sanatorio por 96.161 €uros (16 millones de pesetas) con el objetivo de utilizarlo como establecimiento turístico.

El edificio, cuya construcción data de principios del S.XX, se divide en dos plantas con una superficie total de 97.694 metros cuadrados entre el edificio principal y las instalaciones anexas.

El paso de los años, los actos vandálicos y las condiciones climatológicas que ha ido soportando el edificio con el paso del tiempo han provocado que tanto el tejado como algunas de las paredes que forman la estructura se hayan venido abajo. Actualmente, es imposible acceder a la planta superior por la ausencia de escaleras ,mientras que, en el interior del edificio, donde se sitúa el patio central, el estado de este es totalmente lamentable.

Si levantamos un poco la vista hacia la derruida segunda planta, podemos observar en una parte del muro los restos en los muros de la denominada “habitación roja”, la cual se usaba para el revelado de las radiografías de los enfermos internos.

http://www.enigmasymisterios.blogspot.com

Una de las salas del Sanatorio(www.enigmasymisterios.blogspot.com)

[15.jpg]

El Sanatorio Antituberculoso de Torremanzanas, que funcionaba como Hospital desde antes de la guerra(wwwalicantevivo.org)

En el pueblo de Torremanzanas, se cuentan numerosas historias sobre el sanatorio, desde apariciones, a movimientos de objetos, ruidos extraños, psicofonias, etc.  Un importante número de investigadores ha llevado a cabo varias investigaciones de campo en el sanatorio, muchas de ellas con grandes resultados psicofónicos.

Una de las testigos que vivió en primera persona un suceso inexplicable relataba así la experiencia vivida en el Sanatorio de Torremanzanas:

“Corría el año 2001, en pleno verano, sobre estas fechas mas o menos, me encontraba con dos compañeros voluntarios y dos monitores en el patio del sanatorio con el 4×4, un Nissan Terrano II, en las Unidades Polivalentes de Prevención de Incendios Forestales, concretamente en la Unidad 601 que toca la zona de l’Alacanti.

Estaba yo apoyada en la puerta del copiloto de la Unidad cuando una de las compañeras me dice que va a entrar dentro del edificio a por las pertenencias nuestras, un par de mochilas y una bolsa, cuando de esas cosas que estaba mirando una cosa del suelo y cuando subí la mirada hacia el lado izquierdo del edificio me encuentro que sale un ente, fantasma o espectro, como mas le guste a cada uno llamarlo.

Salio como te comento por la puerta del lado izquierdo del edificio, ni rápido ni despacio, a una velocidad normal, totalmente de rojo, ropa, pelo, piel, etc, lo que me pude fijar es que no tenia manos, pies, ojos ni boca, se quedo parado justo delante de un bancal que hay pegado al Sanatorio Antituberculoso como cosa de 20 minutos, he de comentar también que levitaba a una altura de 10-15 centímetros del suelo, lo cual me dejo bastante helada.

De repente, después de los 20 minutos, da media vuelta y se mete por la misma puerta por la que había salido este misterioso ser espectral, enseguida salio mi compañera con las cosas y le pregunte si ella había salido por la puerta antes mencionada y me dijo que no, le pregunte si se había maquillado de rojo y se había puesto ropa roja y me comento que tampoco y con lo del maquillaje me dijo que para que se lo iba a llevar si no lo iba a utilizar y entonces le comente lo que me había pasado minutos antes de que ella saliera.

Uno de los monitores, se quedo escuchando la conversación que mantenía con la compañera y el chico se quedo riendo de una forma bastante nerviosa y con la cara completamente blanca de los nervios.

Esa misma noche hubo un incendio en un pueblo cercano a Torremanzanas y el monitor se ve que se acordó de la conversación que tuvimos mi compañera y yo el día antes cuando vi a este ser espectral.

La verdad es que se volvió a quedar totalmente pálido y se metió dentro del 4×4 todo asustado. Del comentario que hizo en ese momento no me acuerdo cual fue pero me puedo imaginar que pensaría de nosotras que cada vez que vemos a este ser nos iba a hacer caso en lo que le dijéramos ya que en este aspecto nuestro “amigo” fantasmal nos avisaría de cualquier cosa que pasara por los bosques o a una de nosotras dos.”(www.e-contactosx.es).

No cabe duda de que es un lugar especial impregnado de todas aquellas personas que allí dejaron su vida y que forman parte de esos derruidos muros y desvencijados techos.

Fuentes: http://www.territorioabandonado.org

http://www.enigmasylugaresmisteriosos.blogspot.com

La Casa de Castril, situada en la Carrera del Darro, es uno de los edificios de Granada más conocidos además de por ser la sede del Museo Arqueológico Provincial, por la aparición de una hermosa Dama Blanca cuya leyenda pesa sobre el citado lugar.

Archivo:Granada casa castril museo arqueo3.jpg

Fotografía:es.wikipedia.org

El Palacio se terminó de edificar en 1539 sobre los cimientos de un antiguo palacio árabe de los muchos que había en esa calle del barrio musulmán de los Axares, antes de la conquista cristiana. Fueron los Reyes Católicos quienes concedieron a su secretario, Hernando de Zafra, señor de Castril, el privilegio de edificar en tan destacado lugar frente a la Alhambra, su residencia. De esta manera pagaban los desvelos y fidelidad que Zafra tuvo en la rendición de la capital nazarí al entrar en la Alhambra para que Boabdil firmara las capitulaciones.

Además del escudo de armas con la torre de Comares, en la fachada del edificio se puede observar un balcón ciego construido de forma que hace esquina, sobre este balcón se puede leer la inscripción : “Esperando la del cielo”, frase alrededor de la que gira la historia de la Dama Blanca de Castril.

El nuevo señor de Castril, Hernando de Zafra, heredero del antiguo secretario de los Reyes Católicos, era viudo y con él vivía su única hija Elvira de apenas dieciocho años de edad y gran belleza. Para preservar la honra de su hija, Elvira permanecía encerrada en palacio día y noche, aunque eso no la impidió enamorarse de Don Alfonso Quintanillo, joven apuesto perteneciente a otra familia de gran linaje de la ciudad pero enemistada con los Zafra.

Los amantes contaban con la complicidad y ayuda del capellán de la Casa de Castril, el padre Antonio, además de la de un paje más joven que ellos que hacía de intermediario de sus mensajes de amor. Según la leyenda, una noche  Elvira estando acompañada del inocente paje leyendo una carta de su amada en la que éste le proponía matrimonio, entre suspiro y suspiro Elvira acariciaba inocentemente los rizos del cabello del joven paje. Tan ensimismada se hallaba que no escuchó a su padre entrando en la habitación y éste al ver a su hija en tan íntima postura, creyó a su hija deshonrada por un insignificante criado, cegado por la ira mandó a uno de sus criados que lo colgara allí mismo, en el balcón que hace esquina en la fachada.

El joven paje alegando inocencia clamaba justicia y clemencia al señor de Castril, el cual mientras miraba cómo sus criados colgaban al inocente paje le decía: “Pide cuanta justicia quieras. Ahí ahorcado puede estar esperando la del cielo cuanto tiempo te plazca”. Dicho esto, el señor de Castril ordenó tapiar el balcón. A partir de entonces la joven sufrió un encierro aún más severo, tanto que al final terminó acabando con su vida.

Con una historia así sobre sus espaldas, no es de extrañar que el edificio sufra una serie de fenómenos inexplicables. Según el testimonio de una trabajadora del museo, M. C., asegura haber sido testigo en el verano de 1998 de la aparición de una joven alta de pelo largo y rizado, de gran belleza, una Dama blanca que le inspiró mucha paz.

De hecho, si hay una sala considerada especialmente misteriosa en el Museo Arqueológico  es la zona del piso superior en la que según la leyenda estaban las habitaciones de Elvira y el balcón que fue cegado. De esta sala se dice que vaga por ella una extraña mujer que porta una vela.

Se asegura también que cuando se recorre en solitario la sala, puede notarse el aliento del “Togado de Periate”, una escultura que preside dicha sala y que en determinados momentos parece vigilar con su mirada de bronce a quien pasea a su lado.

Una tarde la empleada anteriormente citada se sintió enferma pues tenía fiebre muy alta, en vez de marcharse a casa como le recomendaban sus compañeros, M.C. se dirigió a la oficina para descansar un poco. Mientras se encontraba en estado de duermevela, observó la figura de una bella joven a su lado que le sonreía dulcemente. M.C. lejos de asustarse le pidió a la angelical figura protección y ayuda para sanarse. Horas más tarde M.C. se encontraba bastante recuperada sin apenas fiebre y pudo continuar con su trabajo normalmente.

Curioso también es el hecho de que en varias ocasiones el sistema de alarma del edificio se ha disparado sin que haya nada ni nadie que lo hubiese activado. Normalmente todo indica a la zona de un almacén pequeño que linda con el balcón tapiado en donde fue ahorcado el paje. Todos los trabajadores del Museo guardan cierto reparo a la Sala IV o Sala de los Romanos, lugar en el que se sitúa el almacenillo.

Existe un edificio anexo al Palacio de Castril llamado “La Casa de la Torre” que en su día formó parte del vecino Convento de San Bernardo. El citado lugar sirve para tareas complementarias al Museo Provincial y en su interior empleados y vigilantes aseguran haber oído en repetidas ocasiones ruidos de pasos, provenientes de la planta superior en concreto en una sala que se utiliza para tareas administrativas.

En 1994 varios empleados encontraban al llegar por la mañana al trabajo que la fotocopiadora había estado funcionando toda la noche, incluso encontraron entre las copias frases inconexas escritas en un idioma desconocido. Dato curioso si lo relacionamos con que por esa época la sala fue utilizada para almacenar provisionalmente viejas lápidas funerarias de origen musulmán.

En otra ocasión un empleado del Museo tuvo que quedarse a trabajar después de medianoche y en mitad del silencio de la noche pudo escuchar con toda claridad una serie de ruidos y golpes que daban la impresión de que alguien estaba cambiando los muebles de lugar en la citada sala. Una vez subió a la sala pudo observar que todo estaba como siempre, al bajar otra vez para continuar con su trabajo, los ruidos se reanudaron.

Un antiguo Director del Museo Provincial, aseguraba que en dicho lugar mora el espíritu de quien fue una monja del vecino convento de San Bernardo. Según él, la Casa de la Torre formó parte del convento y estuvo comunicado con él durante mucho tiempo.

Fuente: http://www.dosmilfantasmas.com


 



En un pequeño pueblo de Girona, Vallcanera, a escasos kilómetros de la capital, perdida en medio del bosque y olvidada entre los campos, se halla una hermosa villa señorial que antaño fue lugar de gran actividad agraria y que hoy es famosa por la serie de fenómenos paranormales que en ella se suceden. La Masía de Can Busquets es uno de los lugares mágicos de España más interesantes y sobrecogedores. Cuenta la gente del lugar que se han hecho muchas psicofonías en la casa, algunas de ellas con resultados francamente aterrorizadores. [IMG_0006.JPG]

Masía de Can Busquets(www.obsoletum.blogspot.com).

Desde el siglo XIV, Vallcanera junto con Sils formó parte de los dominios de los Cabrera, integrados en la batalla de Riudarenes. La juridisdicción señorial perduró hasta el final del antiguo régimen. Asi pues, Vallcanera era entonces una comunidad de masias dispersas, una masia-escuela llamada “Can Busquets” y la Iglesia de Sta. Eulalia.

Busquets, también es mencionado en 1497, centrado en el caserío del mismo nombre y extendido por toda la zona norte del territorio de Vallcanera, en contacto ya con el término de Vilobí. Escasamente poblado desde siempre, ocupa las tierras más elevadas del término, en las cabeceras de la rivera de Vallcanera y la del Forn del Vidre, desde Can Vendrell al norte hasta la Nueva Casa del Mediodía.

En las grabaciones resultantes en Can Busquets se oyen extraños lamentos de niños, voces que parecen salidas de la misma muerte e  invitan a irse con un tono no muy amigable. En otras ocasiones se oyen disparos, eco tal vez de la última guerra española, pues según algunos testimonios allí hubo un serio encontronazo entre ambos bandos.  Cuentan también que en ocasiones los motores de las motocicletas se paran al llegar a ese lugar y no vuelven a funcionar hasta que las arrastran fuera de su área de acción. Incluso hay quién asegura que en fotografías hechas en el lugar aparecen personajes que no siempre han estado presentes.

El más absoluto silencio recae sobre esta Masía y es dificil encontrar datos de aquella época que respalden lo que realmente sucedió allí. Según algunos testimonios, el Mas Busquets era una casa donde vivian dos familias que acabaron matándose entre ellos. Para otros lugañeros sin embargo, los crímenes escondían la más cruda realidad de una guerra fraticida sin pies ni cabeza entre una España dividia en dos bandos. Así, los asesinatos por parte de uno de los contendientes fueron enterrados bajo el bulo de una matanza por cuestiones de herencia entre dos familias.  Antaño tenía una escalera que daba acceso a las plantas superiores y que hoy día está totalmente destruida. También tenía un habitación central con una hermosa chimenea decorada con gárgolas y angelitos de escayola hechos a mano. Cuentan los mayores que existía un tunel oscuro y angosto que llegaba hasta la Iglesia de Valacanera.

Muchos curiosos que se han acercado hasta allí , han podido escuchar los llantos de un niño pero al entrar sólo llegaban a ver una cuna vacía en una de las habitaciones meciéndose sóla. También los más osados podían escuchar el relinchar de los caballos en lo que antaño fue el establo. Según cuenta Alberto, un hombre que vivió en Valcanera toda la vida, un chico del pueblo quiso investigar la chimenea, y se metíó dentro, al dia siguiente apareció muerto en las escaleras, a partir de entonces acordonaron la casa.

Cuentan los más mayores que el Can Busquets era como un pueblo en pequeñito, ya que ofrecía hospedaje a los viajeros que iban de paso y de paso les vendían víveres y objetos de cristal y barro, ya que la finca al poseer muchas hectáreas lindaba con el “Forn del Vidre”, lugar del que salían los hermosos objetos de cristal. Como era tan grande la finca, el personal que allí trabajaba era bastante numeroso de ahí que tuviese hasta colegio para los hijos de los “pageses”, edificio que todavía existe oculto entre la maleza en el bosque de al lado de la casa. También contaban con Iglesia, cementerio e incluso un pequeño lago.

Fachada Masia Can Busquets

Foto: http://www.sacerdotisadeltarot.com

Según cuenta Pedro, un vecino de Vallcanera, se halló una persona muerta por sobredosis a los pies de la chimenea. Parece ser que el fallecido pertenecía a una secta satánica y lo que prentendía junto a otros amigos era realizar un ritual según el cual si en noches de luna llena te sientas enfrente de la chimenea de Can Busquets y te quedas fijamente mirando su interior, acabas siendo atraido por ésta y cayendo al cementerio que se supone existe debajo y abre las puertas del infierno. Como se puede ver, el lugar no está exento de leyendas que alimentan la imaginación de ciertos grupos.

De  lo que no cabe duda es de que Can Busquets es un lugar lleno de misterio del que hoy día bien poco queda debido al vandalismo de aquellos que no respetan nada. Como curiosidad añadir que en el libro de Ildefonso Falcones “La Catedral del Mar”, aparece Can Busquets con el nombre de “Can Celedoni” por si alguien quiere ampliar información acerca de este enigmático lugar.

Fuentes:www.oberon-misteria.com

http://www.mundoparapsicologico.com


Sotillo del Rincón es un pueblo de algo más de 200 habitantes que se encuentra a 30 kilómetros al norte de Soria.

Vista de Sotillo del Rincón

Vista general de Sotillo del Rincón(www.panoramio.com).

Podría ser uno más de esos municipios de nuestra tierra donde la vida transcurre monótona y los vecinos son como una gran familia, sino fuera porque allí el escritor Juan José Benítez sitúa la acción de su novela ‘La rebelión de Lucifer’, tomando como base uno de los sucesos más insólitos dentro de la fenomenología paranormal: el reloj de la torre del Ayuntamiento de Sotillo no funciona pero inexplicablemente tañe 66 campanadas que solo son escuchadas por dos vecinos del pueblo.

La madrugada de la noche del 1 al 2 de abril de 1984, transcurría apacible para la mayoría de los habitantes de Sotillo del Rincón, quienes dormían placidamente, ignorantes del desenlace que iba tener lugar  a continuación. Sólo los aullidos de los perros de la zona y el ulular del viento racheado entre las copas de la chopera que rodea el Ayuntamiento de la población parecían adivinar la proximidad de algo desconcertante. En el centro de la plaza de la Lastra la pequeña estatua de bronce de Diana Cazadora resistía impasible los embates del viento. A sus pies, el único caño de la fuente seguía manando agua fresca. A una distancia prácticamente equidistante de esta fuente, y formando un triángulo, se levantan y cierran la mencionada plaza de la Lastra tres sólidos edificios: el Ayuntamiento, cuyo reloj de un metro de diámetro mira al sur; la casa de José María Gómez Zardoya alcalde de Sotillo, y la llamada Casa Azul. Desde siempre, aquel sólido caserón de tres plantas había sido conocido entre las gentes de Sotillo como la Casa Azul, en razón del añil que lucían sus marcos y contraventanas.

A las 01 horas y 40 minutos, Gloria residente de la Casa Azul, se disponía a acostarse después de una placentera lectura. Sorprendida escucho como un sonido conocido rompía la quietud de la noche, eran las campanadas del viejo reloj situado en la torre del Ayuntamiento. Gloria sabía que estaba averiado por lo que pensó que le habían reparado sin embargo la extraño más todavía que el numero de campanadas en vez de marcar la hora, emitiera 66 campanadas en dos intervalos de 33.

14131228

Durante ese tiempo Gloria intentó despertar a su marido, Jose Ignacio, que dormido no fue testigo del extraño fenómeno. Muy cerca de allí, el Alcalde del municipio también había salido de su sueño al escuchar los tañidos de las campanas. Jose María pensó que algún gracioso había entrado en el Ayuntamiento y estaba manipulando el reloj. Se puso en pie y acudió a la puerta de su propia casa, en donde solía dejar las llaves del Consistorio colgadas de la pared, cual sería su sorpresa al descubrir que allí estaban colgadas como siempre. Armado de valor se dirigió al Ayuntamiento para comprobar que la puerta estaba cerrada, en ese momento fue cuando comenzaron a sonar la segunda tanda de 33 campanadas.

A la mañana siguiente cuando Jose María volvió al Ayuntamiento, observó que el reloj seguía maracando las cuatro y veinte, la hora en que se quedó cuando se averió. Tras interrogar a sus hermanas y vecinos pudo comprobar que nadie había escuchado el tañir de las campanas salvo Gloria quien le contó que ella también las había oído.

4745122

Los hechos fueron investigados por estudiosos en fenómenos paranormales quienes consultaron a expertos de otros campos, entre ellos al director del Observatorio Metereológico de Soria, Ricardo García Acinas, el cual confirmó que esa noche no se registró fenómeno metereológico alguno de capaz de provocar los 66 tañidos. Por otro lado el Director del Instituto Sismilógico de Toledo, Gonzalo Paz, aseguró que esa madrugada no hubo temblores.

Habría pasado como una curiosidad más sino fuera porque el 4 de junio, 66 días después, fallecía el marido de Gloria cuyos restos mortales fueron inhumados el 6 de junio(06/06). Al año siguiente, el 23/01(cuya suma da 6) a las 6 de la tarde moría el Alcalde Jose María Zardoya.

El periodista Angel del Pozo de Pablo autor de “La Cripta Sellada”, pudo hablar con Gloria quien le comentó que el fijar la residencia de su familia en Sotillo no había sido casual, sino que fue inducida por seres extraterrestres a través de la psicografía. Confirmó también que hasta la fecha del fallecimiento de su marido, avistaron ovnis en compañía de varias personas y en fechas diferentes. Todo lo ocurrido, tanto los tañidos como las muertes de su marido y el Alcalde,  según ella obedecía a un plan divino.

No cabe duda de que la historia tiene su misterio, ahora que cada cual que saque sus conclusiones.

Fuentes: http://www.nortecastilla.es

http://www.revistamilenarios.com

El antiguo director del Real Conservatorio Superior de Música Victoria Eugenia, fue la primera persona en hablar de que por el Conservatorio vagaba un fantasma. Miguel Carmona que además de director era catedrático de Música de Cámara y que prácticamente vivía en el Centro incluso de noche, debido a sus numerosas tareas, sostenía que el fantasma era el alma en pena de un profesor a quien llamaba familiarmente Felipe. Aunque ya fallecido, Miguel Carmona es recordado por sus compañeros y actual Director del Conservatorio con un gran cariño.

Según sostenía Carmona hubo un profesor de música en el centro que fue expulsado de su trabajo después de haber entregado toda su vida a la enseñanza. La razón del despido fue que pese a sus amplios conocimientos musicales y probada experiencia, no poseía título alguno y siendo para él la música y la enseñanza su mayor ilusión en la vida, murió con una gran pena en el alma. De ahí que una vez muerto frecuentara el lugar que tanto amaba y al que tan unido estaba en vida.

Uno de los profesores Enrique Rueda, señala que él como otras muchas personas del centro ha sido testigo de ruidos y otros fenómenos inexplicables dentro del edificio. Según su testimonio. en invierno de 1988 pudo comprobar cómo se encendía la luz de uno de los aseos. al tiempo que se activaba el mecanismo de la cisterna, para luego volver a apagarse la misma bombilla. Todo esto sucedía cuando sólo él estaba dentro del Conservatorio.

Rueda admite que en ese tiempo los cuartos de baño estaban en mal estado, por lo que no parece muy sorprendente el hecho de que la cisterna funcionara sola. Sin embargo que la luz se encienda y apague sola sin  nadie que dé al interruptor, parece algo más difícil de explicar.

Cuenta también nuestro testigo como a él y a otros profesores les ha parecido escuchar voces que pronuncian sus nombres. En este caso Rueda se muestra escéptico y apunta a que tales supuestos fenómenos paranormales pueden ser fruto de un estado especial de sobrecarga intelectual, pues los hechos suelen ocurrir cuando los testigos llevan tiempo estudiando o realizando alguna actividad que requiere un gran sobre esfuerzo.

Sin embargo pese a su escepticismo admite que para él y otros muchos profesores y alumnos del Centro, el edificio del Conservatorio parece encerrar un misterio. Prueba de ello es un fenómeno que suele darse de noche en el patio del edificio, allí una ráfaga de viento aparta las hojas de las plantas como si algo se abriera paso a través de ellas. Esta ráfaga de viento surgía de la nada en noches en las que imperaba la calma.

Otro de los fenómenos extraños de difícil explicación, sucedió durante una noche en la que decidió quedarse estudiando en el centro. En este caso sería su perra quien viviría la experiencia. Enrique permanecía estudiando en un aula de la primera planta mientras su perrita “Clara” dormitaba tranquilamente junto al piano cuando repentinamente el animal dio un salto, se dirigió a la puerta de la habitación y comenzó a ladrar en el pasillo en dirección a un rincón oscuro del pasillo.

Enrique se levantó y encendió la luz del corredor. Allí no había nadie pero “Clara” seguía ladrando hacía un punto concreto situado en el centro del pasillo completamente aterrorizada, era como si estuviera afrontando el ataque de un gran peligro o de otro animal más grande. Al verla en ese estado, Enrique abandonó el edificio bastante asustado.

Antonia la conserje del Centro, le contó a Enrique dos experiencias que sufrió en el Conservatorio. La primera sucedió en el verano de 1997 cuando, mientras se encontraba a solas en la consejería, Antonia escuchó caer a sus espaldas un paquete de papel enorme de bastante peso. Sobrecogida por el estrépito se volvió instantáneamente sin hallar rastro alguno del posible origen de aquel ruido.

El segundo incidente sucedió un año más tarde en 1988. Una mañana Rueda encontró a Antonia muy sobresaltada, “blanca como un papel”, justo en el momento en que acababa de subir del sótano  donde había bajado para encender la caldera de la calefacción. Al parecer Antonia había notado pasos a su alrededor como si alguien la persiguiera y sentido el aliento de alguien invisible en su nuca.

En otra ocasión, dos profesores fueron testigos de otro hecho insólito. Al parecer permanecían en el aula de Música de Cámara, cuando inexplicablemente, vieron flotar y caer una moneda de “cien pesetas” desde el techo. Según estos profesores, ellos eran las únicas personas presentes en ese momento en el Conservatorio ya que permanecía cerrado. Además, ni la puerta ni las ventanas estaban abiertas, por lo que parece improbable que la moneda procediera del exterior. Al parecer se materializó de la nada.

Otro antiguo profesor asegura que durante el curso 1986-87, cuando se encontraba estudiando en el auditorio notó una sensación similar a la que sentiría cualquiera que estuviera rodeado por varias decenas de personas, sin embargo no había nadie en la sala en ese momento.

Nicanor de las Heras, escuchaba desde su despacho de secretaría del centro(1982-1987) como encima de él en la biblioteca de entonces, se escuchaban pasos de carreras atropellándose. Cuando subía a mirar allí no había nadie.

Todos los testigos coinciden en afirmar que el edificio del Conservatorio, antiguo Palacio de Caicedo del siglo XVII, tiene algo especial. Así al menos lo piensa un alumno del centro José Ángel Morente, quien asegura haber oído sonar en determinadas ocasiones la música de un piano en una sala en donde no había nadie.

 

También recuerda que una de estas veces, mientras ensayaba delante del piano en un aula de la tercera planta, le pareció escuchar en la sala contigua a otra persona tocar ese mismo instrumento. Incluso pensó que sería un compañero suyo, quien estaba ensayando. No le extrañó oír la música sino la destreza con la que tocaba la pieza que era de gran complejidad. Al acabar su ensayo y salir observó que la sala contigua estaba cerrada con llave, así que preguntó al conserje si alguien había estado tocando allí, a lo que contestó que no, pues nadie le había pedido la llave del aula.

Este mismo testigo reconoce haber notado extrañas sensaciones mientras permanecía en su propia casa(puertas que se cierran, muebles que se mueven, etcétera) e incluso en otros lugares. En diciembre de 1992 se encontraba junto con otra persona en la tercera planta del centro y todas las dependencias cercanas aparecían cerradas a cal y canto, cuando en un momento dado ambos pudieron escuchar claramente una misteriosa melodía de procedencia desconocida, ya que los dos eran las únicas personas que estaban en ese ala del Centro.

Fuente: http://www.dosmilfantasmas.com