En la tranquila ciudad universitaria de Atenas, Ohio se encuentra un antiguo hospital psiquiátrico del que se ha hablado mucho por los sucesos paranormales que le rodean: The Ridges.

Originalmente llamado el Asilo de Atenas para enfermos mentales, abrió sus puertas un 9 de enero de 1874, después de seis años de obras, en los terrenos que el gobierno estatal había comprado a la familia Coates. Constaba de grandiosos edificios rodeados de jardines con majestuosos parques, estanques y fuentes. La teoría era que la salud de los pacientes podría mejorar, si estaban rodeados de un bello escenario.

http://www.forgottenoh.com

El Asilo fue construido con los ladrillos que se fabricaron con la arcilla excavada en sus propios terrenos. Un joven estudiante, Herman Haerlin, que más tarde sería el diseñador de Central Park, fue el responsable del diseño del hospital y accesos.

http://www.forgottenoh.com

Durante su funcionamiento, el hospital proporcionaba servicios a una gran variedad de pacientes, incluyendo los veteranos de la Guerra Civil, los niños, y criminales violentos que sufrían de diferentes discapacidades mentales.

Con el cambio de siglo, huertos y tierras de cultivo se mantuvieron en la propiedad, atendidos por los residentes y empleados del hospital.

El edificio Atenas constaba de 544 habitaciones para los pacientes. Cuando se inauguró albergó alrededor de 200, de los cuales los más tranquilos participaban de actividades recreativas como paseos en bote, pintura, bailes y comidas campestres.

http://www.forgonttenoh.com

Los enfermeros que trabajaban en The Ridges, eran formados en el Hospital Estatal de Atenas y la Escuela de Enfermería que había en el interior del Asilo porque así vivían allí y podían ocuparse de los enfermos que allí residían.

En Atenas, como en todas partes, era común debido a la popularidad de estos asilos, que las familias abandonaran a los ancianos en éstos cuando ya no podían darse el lujo de cuidar de ellos. También solían acudir padres con adolescentes conflictivos a los que dejaban allí para corregir su carácter, personas sin hogar que utilizaban el asilo como refugio temporal, etcétera.

https://i2.wp.com/upload.wikimedia.org/wikipedia/en/4/4e/Ridges_ballroom.jpg

Foto del salón de baile antes de que un incendio lo destruyera y se dividiera en dos plantas para tener más espacio(www.en.wikipedia.org).

La población del Asilo de Atenas, se disparó de 200 a casi 2.000 pacientes en el año 1900. El hacinamiento llevó a la distribución de las habitaciones de los pacientes y una disminución severa en la calidad del tratamiento administrado, por un personal que apenas había aumentado desde 1874. Una enfermera era a veces responsable de hasta 50 pacientes, que solían dormir en literas en habitaciones que antes eran de una sola persona.

https://i2.wp.com/upload.wikimedia.org/wikipedia/en/8/88/Ridges_dayshiftstaff.jpg

Fotografía del personal del turno de día tomada en 1873(www.en.wikipedia.org)

https://i1.wp.com/upload.wikimedia.org/wikipedia/en/7/7e/Ridges_nightshiftstaff.jpg

Fotografía del personal del turno de noche tomada en 1873(www.en.wikipedia.org)

Los más crueles tratamientos se daban a estos pacientes. Eran sumergidos en agua helada durante largos períodos de tiempo en donde se les administraban descargas eléctricas, se les practicaban lobotomías en donde los pacientes aparecían con el cráneo abierto y sus vías neuronales separadas a la mitad del cerebro.

Lo último en tratamientos, fue la lobotomía trans-orbital desarrollada por el Dr. Walter J. Freeman en la década de 1950, la cual se convertiría en la última moda en los años 60. A través del conducto lagrimal, el Dr. Freeman insertaba un punzón de fino metal con ayuda de un martillo para romper los receptores neuronales en el cerebro. El paciente solía tener unos efectos secundarios horribles, a veces quedaba en estado catatónico y en el mejor de los casos moría.

El Dr. Freeman realizando una lobotomía trans-orbital en 1949(www.forgonttenoh.com)

No es de extrañar que en estas condiciones, algunos pacientes tallaran mensajes en los marcos de las ventanas, dejando una palabra o frase anónima como la que todavía se puede leer y que dice: “Nunca estuve loco”.

El 1 de diciembre de 1978, una paciente llamada Margaret Schilling desapareció de una de las salas de terapia. El 12 de enero de 1979, un mes y medio después de su desaparición, encontraron su cuerpo en el piso superior del abandonado Pabellón nº 20.

Esta zona se había utilizado para los pacientes con enfermedades infecciosas y llevaba cerrado varios años.Cuando el guarda de mantenimiento descubrió su cuerpo, éste estaba tendido en el suelo delante de una ventana y su ropa aparecía cuidadosamente doblada al lado suyo.

Sala en la que apareció el cuerpo(www.forgonttenoh.com).

Al parecer, Margaret se encerró en la sala como un juego, escondiéndose de los empleados del hospital.La causa oficial de la muerte fue insuficiencia cardíaca, probablemente debida al frío pues en esa sección del hospital no había calefacción.

Lo cierto es que su cuerpo dejó una mancha en el suelo, repetidas veces y bajo diferentes procedimientos se trató de borrar la mancha del suelo, pero fue en vano. Hoy todavía se puede ver la silueta en el suelo de la habitación. ¿Cómo explicar tal fenómeno? Algunos científicos afirman que cuando se muere y el cuerpo se derrumba sobre el suelo, especialmente en un lugar soleado, el cuerpo se descompone y los fluidos pueden escaparse e incrustarse en la tierra. Por tanto, es posible que algunos compuestos químicos del interior del cuerpo se filtraran en el suelo.

Silueta de Margaret Schilling(www.forgonttenoh.com).

Esa sería la explicación científica, pero para otros la explicación es más paranormal. Esta mancha indeleble a través de los años es la prueba irrefutable de que el alma de Margaret no encontró el descanso y que continúa vagando por The Ridges.

De hecho, tres años después de la muerte de Margaret, una estudiante creyó percibir la silueta y se aventuró en la habitación maldita. Su curiosidad iba a costarle caro. Una noche la estudiante se despertó y se encontró cara a cara con la silueta de esta mujer. Esta visión la aterrorizó enormemente y según cuentan, esta chica no fue capaz de hablar en días. Un semana más tarde de la aparición, la encontraron muerta en su habitación, ya que se había suicidado.

Leyenda o no, lo cierto es que la habitación en la que murió Margaret y en la que aparece su silueta está cerrada a cal y canto y no se puede acceder a ella. ¿Por qué será?

Fuentes:www.forgonttenoh.com

http://www.webmisterio.com