En el año 1974 Carla Moran, una mujer viuda con tres hijos en edades adolescentes, se presentó en el departamento de parapsicología de la universidad de California, afirmando que un ser espectral la atacaba sexualmente de forma reiterada. El Dr. Barry Taff, director en ese momento del departamento de parapsicología, en su excepcitismo no dudó en diagnosticarla un desorden mental. Pero lo que no encajaba en el diagnostico eran las huellas de marcas y heridas típicas de los abusos sexuales con violencia.

Con evidentes síntomas de angustia, Carla le contó al Dr. Taff que por la noches en su propio dormitorio, una entidad invisible la violaba. En ocasiones la agresión sexual era tan violenta que en su cuerpo eran visibles magulladuras y heridas incluso en la zona vaginal.

Después de muchas pruebas psicológicas incluida la hipnosis regresiva por parte del especialista Kerry Gaynor, éstas demostraron que Carla Moran era estable emocionalmente y no padecía ningún desorden psicológico.

Un equipo de investigadores formado por psicólogos, parapsicólogos y fotógrafos decidió instalarse en la casa de Carla Moran para documentar las agresiones. Durante los diez días de estancia vislumbraron orbs que rodeaban continuamente a la mujer, los cuales fueron fotografiados en varias ocasiones, también fueron testigos de varios sucesos extraños así como de estallidos de luz muy rápidos que no pudieron filmar con el equipo de entonces.

Una de las veces mientras hablaban con el hijo mayor de Carla Moran en la cocina de la casa, un armario se abrió y de él salió una cacerola disparada. Segundos después Carla gritó: “Está en el dormitorio”, los investigadores corrieron hacia el dormitorio y haciendo un barrido fotográfico para fotografiar al ente, sólo captaron el torso de Carla pero su rostro aparecía borrado, la foto se tomó cuando ella dijo: “Está delante de mi cara”.

La tercera noche que los investigadores pasaban en la casa, vivieron la experiencia más aterradora, una luz salió de la pared y se expandió por toda la habitación en todas direcciones. Los investigadores relataron que pudieron ver una imagen dimensional que se asemejaba a tres luces redondas, una amarillenta y dos blancas.

http://elrincondelosenigmas.blogspot.com

Carla Moran afirmaba que el atacante era un hombre o al menos tenía la anatomía de uno y a veces estaba acompañado de otras criaturas que se encargaban de sujetarle las piernas mientras éste la violaba.

Desesperada Carla se trasladó al laboratorio de la universidad de California, donde vivió dentro de una casa de cristal especialmente diseñada para ella, allí era monitoreada por cámaras de seguridad y tenía vigilancia constante, pero aún así el ente pudo hallarla y continuar sus agresiones.

La primera noche que fue ultrajada sexualmente dentro de la casa de cristal, los que pudieron verlo observaron como el cuerpo de Carla se retorcía, movía y elevaba como si realmente la violaran, pero no podían ver a ser alguno. A pesar de las pruebas, algunos de los médicos seguían creyendo que Carla era presa de sus propios traumas, ya que durante las sesiones de hipnosis Carla explicó los abusos sexuales a los que fue sometida de niña.

Finalmente Carla Moran se fue a vivir a Texas, allí volvió a sufrir de nuevo los ataques de ese ente hasta que éste se cansó y dejó en paz a Carla. Carla murió el 25 de julio de 2006 víctima del cáncer.

De los ataques que recibió Carla Moran durante muchos años, el director de cine Sidney J. Furie realizó la película “The Entity” conocida en los países hispanohablantes como “El Ente”. La actriz Barbara Hershey interpretaría a Carla Moran.

Fuentes consultadas: http://www.verdadoleyendas.com

Anuncios