El Primer aeródromo militar de operaciones de Gran Bretaña se creó en Montrose por la Royal Flying Corps en 1913. La colección de fotografías y artefactos cuentan la historia de RFC / RAF Montrose a través de las palabras y los hechos de hombres y mujeres que han servido aquí a lo largo de dos guerras mundiales. 

photo

 

Desde los primeros días de la aviación militar en Gran Bretaña y en las dos guerras mundiales, el aeródromo de Montrose ha jugado un papel vital en la formación de pilotos de la Royal Flying Corps y el Royal Air Force. Muchos de los que pasaron por Montrose eran personas ordinarias en tiempos extraordinarios de todas las clases sociales y nacionalidades.

http://socyberty.com

La formación de pilotos era una ocupación peligrosa y muchos perdieron sus vidas y están enterrados en los cementerios de Montrose. No es de extrañar, pues, que sea posiblemente el lugar más embrujado de Gran Bretaña. En él ha habido muchos avistamientos inexplicables de apariciones vestidas con los uniformes de pilotos y aviones fantasma.

Uno en particular es el del teniente Arthur Desmond, cuya prematura muerte en 1913, le convirtió en el primer fantasma de Montrose.

 

http://www.thegpi.co.uk

 

El pequeño irlandés Desmond Arthur, de pelo negro y ojos grises, obtuvo su certificado Real Aero Club en junio de 1912 y fue asesinado en mayo de 1913, cuando el biplano BE2 estaba volando sobre Montrose en Escocia. Todo apuntaba a que fue un accidente de vuelo pero años más tarde se comprobó que no fue así.

 

 Desde el suelo, la gente sólo podía ver el resultado de un colapso repentino de la parte superior del ala de estribor: el ala rota y doblada lanzó el biplano poco a poco en una serie de sacudidas convulsivas. Los giros incontrolables desabrocharon al piloto del cinturón de seguridad y su cuerpo fue a estrellarse a gran velocidad contra el duro suelo, ya que en 1913 no se usaban paracaídas. 

 

Biplano BE2(http://flyingmachines.ru )

 

El Comité del Real Aero Club de Investigación de Accidentes encontró que el ala se había derrumbado a causa de una reparación defectuosa lleva a cabo sobre el terreno por un desconocido. El incidente acerca de la defectuosa reparación se encubrió de tal manera que a ojos de todo el mundo, la muerte del teniente Arthur Desmond había sido una negligencia suya mientras volaba.

 

Cuando la Primera Guerra Mundial estalló, todo cambió. Montrose, este lugar desierto cerca del Mar del Norte, se convirtió en un aeródromo de formación que ocupaba el N º 18 Escuadrón de Reserva. La expansión durante la guerra trajo un programa de construcción para albergar a los alumnos, incluyendo un nuevo comedor de oficiales. El personal docente sin embargo no vivía allí con los alumnos sino que se alojaban en el edificio original utilizado por el Escuadrón nº2 del cual Arthur Desmond había sido teniente. 

 

Una tarde del otoño de 1916, el Mayor Cyril Foggin vio a un oficial vestido con el traje, casco de cuero y gafas de piloto caminando delante de él hacia puerta del barracón. Cuando el comandante llegó a la puerta, que estaba cerrada entró y vio que el otro oficial no estaba allí. Era imposible que hubiera podido salir del camino principal sin darse cuenta Foggin. Foggin después trató de razonar la aparición pensando que quizás lo que vio fue debido a la fatiga visual o la imaginación, pero sabía que había visto a alguien … que había desaparecido de una manera que ningún ser humano podía hacer.

 

Algunos días más tarde, Foggin volvió a ver al piloto misterioso de nuevo caminando hacia el barracón y desaparecer al llegar a la puerta. Esta vez estaba totalmente seguro de haberlo visto desaparecer pero claro, oficiales superiores en escuelas de vuelo de entrenamiento que ven fantasmas que desaparecen repetidamente eran susceptibles de ser invalidados en su puesto alegando ser víctimas de un colapso nervioso o alucinación. Por lo tanto, el mayor Foggin no le dijo a nadie lo que había visto, y lo que vio una tercera y una cuarta vez … Pero él era consciente de la atmósfera inquietante que invadió el aeródromo de Montrose, como si otros oficiales también estuvieran viendo o sintiendo cosas que por miedo al ridículo no contaban a nadie.

 

La aparición del teniente Arthur Desmond dejó de verse un año más tarde en 1917 cuando salió a la luz el expediente en el que se exoneraba a Desmond de cualquier culpabilidad en el accidente y se atribuía éste a la reparación defectuosa del ala de su biplano BE2.

 

El 27 de mayo de 1963, cincuenta años después de la muerte de Arthur, Sir Peter Massfield (ilustre figura de la aviación británica), vio en pleno vuelo, cómo se acercaba un bimotor de principios de siglo, con un pálido piloto, vestido acorde, y Massfield pensó que era un aficionado a los aviones antiguos. Para su sorpresa, el avión se desplomó. Massfield aterrizó en un campo de golf cercano para pedir ayuda. Cuando acudió al lugar junto con algunos golfistas, el avión accidentado y su piloto, habían desaparecido. 

flyingmachines.ru

El aeródromo ha sido desde su creación una fuente de paranormales avistamientos y sonidos durante casi un siglo. Convertido hoy en un museo trae de cabeza a los voluntarios del mismo intentando obtener una explicación racional a tan extraños fenómenos.

Una de las atracciones en el museo es una recreación de una habitación de 1940 en la que se ha podido escuchar en una vieja radio Pye de entonces antiguas emisiones de la segunda guerra mundial sin que ésta estuviera conectada a la red. Numerosos testimonios aseguran haber escuchado la música de Glenn Miller seguida de los discursos de Winston Churchill.

 

 

http://www.blogcurio.net

 

Un visitante del museo estaba en los baños al lado de la habitación década de 1940 cuando escuchó la radio, al comentárselo a los voluntarios le dijeron que era imposible ya que no estaba enchufada todavía.

 

Entre los testigos fiables que desde entonces han escuchado la radio están Bob Shuterland, miembro del consejo del museo y su tesorero.

 

Según su testimonio: “He oído que toca  Glenn Miller y reconoció la canción At Last. El volumen es muy bajo, pero la música era muy identificable.”

 

“Philiip Graham, otro voluntario, ha escuchado lo que estaba seguro era Winston Churchill y otros, incluyendo al conservador Dan Paton y su esposa, la han oído. “

 

Tanto Sutherland que había sido operador de telefonía móvil con la RAF y Ewan Cameron experto residente de radio, no pueden dar explicación racional alguna al fenómeno de la radio.

 

Los visitantes han informado también de extrañas “energías” en torno a la pista de aterrizaje, pisadas fantasmales, puertas de apertura y cierre, el sonido de los motores de los aviones, figuras sombrías entrando y saliendo de las habitaciones e incluso el avistamiento de un piloto en pleno vuelo de la primera guerra mundial.

 

Fuentes consultadas:

 

http://www.undiscoveredscotland.co.uk

 

http://www.thecourier.co.uk/

 

http://socyberty.com/paranormal/the-pilots-ghost-of-montrose/#ixzz25aTSzHyJ

 

The Air Station Ghosts.