Escocia es una tierra de leyendas, acantilados y lagos con monstruos algo tímidos, pero si hay algo que caracteriza el paisaje escocés son sus castillos y fortalezas impresionantes donde se han desarrollados episodios dramáticos, históricos y placenteros.

Algunas de estas maravillas arquitectónicas conservan todavía todo su esplendor, otras están casi en ruinas pero aún así impresionan por el emplazamiento donde fueron construidas y otras son más conocidas por sus fantasmas que por los grandes terratenientes que las habitaron.

Veamos uno de estos escenarios de ensueño donde la naturaleza, el arte y los cuentos de hadas son un todo.

Imagen: Trend Magazine

Fyvie Castle, situado en Fyvie, cerca de Turriff en Aberdeenshire, este castillo fue construido en el siglo XIII por Robert Bruce como pabellón de caza, su propiedad pasó por cinco familias diferentes que fueron ampliándolo cada uno con una torre con su nombre por lo que el castillo consta de 5 de estas construcciones. Una de las familias que lo habitó fue la del famoso Lord Byron.

El legendario bardo y vidente Thomas Rhymer, maldijo en el siglo XIII a la estirpe de Fyvie diciendo que ningún heredero varón nacería dentro de los muros del castillo, y asi fue durante seis siglos.

El primero de los fantasmas que habitó y habita el castillo es el de Lady Meldrum que después de su muerte en el siglo XIII, su cuerpo fue sellado en la pared de un cuarto secreto ubicado en la Torre Meldrum tal y como ella había solicitado.Durante la renovación del castillo en 1920 unos obreros descubrieron sus restos.Desde ese día el castillo se ha visto afectado por ruidos extraños y sucesos inexplicables.El fantasma de Lady Meldrum fue vista con frecuencia a partir de entonces.Su fantasma se conoce hoy en día como la “Dama Gris”.

Actualmente el castillo de Fyvie pertenece al Patrimonio Nacional escocés y en su interior se conservan numerosas y valiosas obras de arte, como armaduras, armas y cuadros, aunque el castillo es más visitado por las leyendas y fantasmas que se dicen habitan en él.

Pero sin duda el espectro más famoso que habita el castillo es el de Lady Lilias Drummond o la Dama de Verde, que en 1592 contrajo matrimonio con Lord Alexander Drummond Seton, la pareja tuvo cinco hijas en nueve años, aunque ningún heredero varón tal y como pronosticó Rhymer por lo que el matrimonio comenzó a tener problemas y Lord Drummond buscó consuelo en otros brazos, concretamente en los de Lady Grizel Leslie.

 

300px-Drummond-108

                          Lilias Drummond La Dama Verde

Lady Lilias muere consumida por la pena de la infidelidad de su marido el 8 de mayo de 1601, cuando contaba con solo 49 años de edad. Tan solo seis meses después de su fallecimiento el viudo contrae matrimonio de nuevo con Lady Leslie, pero la tranquilidad les iba a durar poco porque la misma noche de bodas en la alcoba nupcial empezaron a escuchar una especie de suspiros femeninos sin que allí se encontrara nadie más que los recién casados. A la mañana siguiente se encontraron talladas desde el exterior en la ventana las palabras “D. Drummond Lilias”, mensaje que aún sigue sobre el cristal. A partir de entonces, Lord Drummond fue perseguido por el fantasma de una mujer que brilla en color verde.

Muchos son los que afirman haber visto la figura de Lady Lilias vagando por el castillo o reposando en la que fue su alcoba. La señora verde y sus divagaciones nocturnas arriba y abajo de la escalera se documentaron periódicamente a lo largo de los años, y cada relato cuenta el resplandor verdoso que la rodeaba. A veces, sin embargo, fue vista simplemente como un destello de luz al final del pasillo. El Coronel Cosmo Gordon, quinto señor de Gordon de Fyvie, que tenía el castillo desde 1847 hasta 1879, registró que, en una ocasión, fue sacudido de la cama por manos invisibles, mientras que otra noche, un viento se levantó en el interior del castillo cuando fuera todo estaba en silencio y se levantó la ropa de cama de él y varios invitados.

Los Gordon llegaron a ver al fantasma tantas veces que llegaron a adoptar la la dama verde como propia, en la creencia de que su existencia era algo personal para ellos. Los Gordons la consideraban un presagio de muerte, ya que varios miembros de lafamilia murieron después de haberla visto, la más reciente en 1925.

Justo antes de morir, Cosmo Gordon vio una figura que le hacía señas desde las sombras de una habitación, y pensó que la aparición era un presagio de su muerte inminente. Unos días más tarde, su hermano más joven vio a la dama verde caminando hacia él en la sombría luz de diciembre que brillaba a través de los cristales del pasillo. Cuando ella llegó hasta él le hizo la Dama le hizo una reverencia. A la mañana siguiente su hermano el coronel Cosmo murió.

Un oficial del ejército canadiense dejó un relato de su encuentro con lo paranormal en Fyvie. Ingeniero de minas de profesión, antes era un escéptico total: “Si alguien me hubiera dicho antes de venir aquí que existían tales cosas como fantasmas o lo paranormal, le habría mirado como a un tonto redomado”, dijo.

En la primera noche de su estancia el oficial se había retirado a descansar, y se quedó dormido. Algún tiempo después se despertó y encontró la luz encendida, o al menos eso pensaba, y se levantó para apagarla. Se levantó y extendió la mano presionando el interruptor de la luz para apagarla, pero en cambio se da cuenta que lo que hace es encenderla, vuelve a presionar el interruptor y la apaga pero se da cuenta de que sigue habiendo luz en la habitación al parecer procedente de otras fuentes, mientras observaba la luz era cada vez más brillante. Él lo describió como pequeñas llamas que jugaban alrededor de los cuadros que colgaban en la sala, lo suficientemente brillante para ver los colores con claridad.

El mismo fenómeno se produjo cada noche hasta que se fue y aunque él no vio ninguna aparición, se sentía como si hubiera alguien en la habitación con él.

Imagen: Maps Google

Imagen: My muses musings

La biblioteca de la Fyvie Castle es una habitación bastante extraña, pequeña con áreas ocultas que conducen a pequeños rincones y grietas. Algunos grupos de investigación aseguran que aquí la temperatura es excesivamente baja con respecto al resto de habitaciones.

Lilliath Drummond se dice que caminar por este pasillo. La primera sala se puede ver a la izquierda es el dormitorio Gordon, supuestamente una de las salas más frecuentadas en el castillo.

Por último, pero no menos importante está el fantasma de Andrew Lammie.En el siglo XVIII, un trompetista llamado Andrew Lammie se enamoró de la hija del molinero local, llamada Agnes Smith.Por desgracia, los padres de Agnes no estaban de acuerdo con Andrew.Al enterarse de que Andrew y Agnes se reunían en secreto, el Lord, que quería a laniña como su amante, se apoderó de Andrew y lo envió a las Indias Occidentales como un esclavo. Andrew se las arregló para escapar y regresar varios años después, pero ya era demasiado tarde, pues Agnes murió poco tiempo después de supartida. Fue entonces cuando Andrew juró que el sonido de una trompeta precedería siempre la muerte de cada terrateniente de Fyvie como un recordatorio de la terrible injusticia que había sufrido él.

Desde entonces, la trompeta se ha oído varias veces en el silencio de la noche antes de la muerte de cada uno de los terratenientes de Fyvie. En varias ocasiones, una oscura figura de un hombre alto, vestido de tartán, ha sido visto por los muros del castillo, pero desaparece cuando se acerca a ellos.

 

Fuentes consultadas:

 

www.esparanormal.org.uk

 

www.angelsghosts.com

 

http://viajesmonllar.com