El incendio del Hotel Corona de Aragón en Zaragoza(España) tuvo lugar el 12 de julio de 1979, acabando con la vida de entre 76 y 80 personas. Se trata de uno de los sucesos de mayor impacto social de la transición española. Nunca pudo determinarse la responsabilidad del hecho. Aunque la vía judicial penal no fue capaz de encontrar los indicios suficientes para dictaminar que el incendio fue intencionado, la vía civil consideró que el desarrollo del incendio había sido acelerado por la presencia de ciertas sustancias incendiarias o explosivas, aunque sin averiguar quién habría colocado dichas sustancias.


Tres décadas después, el Tribunal Supremoestablecía que el incendio del Hotel Corona de Aragón fue un atentado terrorista.

El hotel Corona de Aragón (actual MeliáZaragoza), situado en el número 13 de la avenida César Augusto de Zaragoza, era el único hotel de cinco estrellas de la ciudad. En el momento del siniestro, la ocupación del hotel rondaba el 70%, alojándose en él militares de diversa graduación y sus familiares que iban a asistir, en la mañana del 12 de julio, a presenciar la ceremonia de entrega de despachos a la XXXVI promoción de la Academia Militar General. También se alojaban en el hotel la viuda de Franco,Carmen Polo, que sería rescatada con heridas leves, su hija y su yerno y dos nietos.

http://espacioseuropeos.com

Es difícil poder llegar a imaginarse el autentico pánico de los ocupantes del hotel, que se veían acorralados por las llamas ante la imposibilidad de poder escapar. Muchos de ellos murieron abrasados o asfixiados, otros en un desesperado intento de escapar de ese infierno se lanzaba por los balcones presa del pánico causando verdadero horror a los allí presentes, como la caída de un niño desde el 7º piso que se estrelló contra el suelo ante los desgarradores gritos de su madre. Fuentes del parque de bomberos de Zaragoza manifestaron que el principal problema con que tuvieron que enfrentarse para extinguir el fuego y para rescatar a sus ocupantes no fue el fuego ni el humo, sino el pánico de la gente. “Les pedíamos, a través de los megáfonos, que conservaran la calma, ya que íbamos a rescatarlos, pero el pánico ha sido tremendo. La gente pedía auxilio y algunos se lanzaron al vacío sin esperar nuestra ayuda”.

Foto de bomberos de la época del incendio del hotel Corona de Aragón (uniformesp.blogspot.com.).

Con el tiempo el hotel fue restaurado y remodelado con el nombre de Meliá Zaragoza, volviendo a abrir sus puertas al público, pero según cuentan numerosos testigos la tragedia allí vivida quedó grabada para siempre entre sus paredes, repitiéndose cada noche como una vieja cinta, desconcertando y atormentando a propios y extraños que a diario trabajan o descansan en él.

El salto del caso a los medios tuvo lugar por el testimonio de una azafata de la compañía AVIACO que aseguraba haber salido asustada del lugar. Una noche, antes de llegar a dormirse, notó cómo alguien se inclinaba sobre ella, que yacía tumbada sobre la cama. Posteriormente presenció como una extraña fuerza intentaba abrir la ventana de su habitación. Según sus propias declaraciones:

Yo no sabía nada de la habitación, pero lo cierto es que una noche que me tocó sentí la opresión de otra presencia. La sentía continuamente en la ventana, intentando abrirla como si no pudiera hacerlo. No me podía quedar dormida porque me parecía cuando estaba en duermevela que alguien se inclinaba sobre mí. Pensé que eran mis nervios y una mala pasada de mi imaginación, pero resulta que al comentárselo a una compañera, ésta me dijo inmediatamente: ‘has estado en las 5l0. Allí sucede algo. No eres la única a la que le ha pasado’ “.

Otros testigos aseguran haber vivido una escena que parece repetirse constantemente… En la habitación, alguien llama a la puerta. Pero cuando el testigo acude a abrir, no hay nadie allí. Tan solo la soledad de los pasillos enmoquetados, y el ruido procedente de las estancias cercanas…

Parecía que con este testimonio se abría la caja de Pandora, dando lugar a que muchas personas perdiesen su miedo a la burla ajena y comenzasen a relatar su experiencias.
Por lo visto los hechos inexplicables suceden por todo el hotel, respirándose, como muchos lo describen, una agobiante sensación claustrofóbica por sus instalaciones, pero parece ser que el centro de mayor concentración se da en la habitación 510. Muchas de las personas que han tenido la suerte o desgracia de dormir en ella coinciden en el calor insoportable que se concentra en la misma, incluso no pudiendo ser rebajado ni con el aparato acondicionador, ya que como relatan numerosos testigos incluso este mismo despide un aire abrasador, hecho que por lo visto también ocurre con la temperatura del agua de los baños, y para algunos hasta con los manillares de puertas y muebles que arden al tacto.

El autentico espectáculo que se experimenta en esta habitación no solo termina aquí, sino que parece mostrar siempre un patrón común: encendido y pagado repetitivo durante la noche, sin causa aparente, de las luces de la habitación y del pasillo, olores nauseabundos, repetitivas llamadas al teléfono sin que nadie conteste al otro lado, una estremecedora sensación de asfixia que te despierta en mitad de la noche, toques en la puerta… e incluso según alguna que otra persona a la cual le ha impedido dormir, una misteriosa luz anaranjada que se cuela por debajo de la misma, como si el fuego se encontrase en esos momentos en los pasillos.

Al parecer no solo en la habitación 510 se dan sucesos inexplicables, aunque sea donde parece que tengan preferencia por manifestarse, en el resto del hotel también se han dado testimonios de personas anónimas y empleados que se han topado de cara con el misterio.
En los pasillos, sobre todo en los de, una vez mas, la planta quinta, se escuchan ruidos de pasos o carreras, apreciables desde las habitaciones o el piso de abajo, comprobándose que no hay nadie en los mismos, pues se llegan a dar incluso con la planta vacía. Hay quien relata como caminando por los estrechos pasillos han sentido como si los empujasen, detallando que el suceso experimentado no ha sido como quien te empuja premeditadamente, sino mas bien como cuando chocas con alguien que por una razón u otra huye de algo y no ha podido evitarte.

Uno de los casos mas curiosos es el de la discoteca que antiguamente ocupaba uno de los locales del hotel, según comentaba un trabajador de ella todos los días la sal usada por el descalcificador de agua del Láser que había allí “se volvía negra a pesar de que usamos varios tratamientos para hongos y algas, incluyendo lejía pura”.
Se dice que la sal es capaz de atrapar las energías negativas de un lugar, volviéndose a su vez negra, hecho que coincidiría con lo anteriormente relatado.

De lo que no cabe duda, es de que reales o no, los hoteles dan que hablar. Son los principales protagonistas de leyendas urbanas, sucesos paranormales e incluso de curiosas anécdotas que a todos les han sucedido durante algunas vacaciones.Tal vez por ello el cine y la literatura han sabido valerse de ellos para crear unos ambientes, al fin y al cabo, no tan desconocidos… Cada cual que saque sus propias conclusiones.

http://www.abc.es

 

Fuentes consultadas:http://www.erebosblog.com

http://es.wikipedia.org

 

Anuncios