En una calle residencial tranquila en el pequeño pueblo de Villisca en Iowa, se encuentra una antigua casa de madera blanca. En una noche oscura, la ausencia de luces y sonidos son la primera indicación a los visitantes de que esta casa es diferente de las otras casas que la rodean. Tras una inspección más cercana, uno se da cuenta de que sus puertas y ventanas están herméticamente cerradas y cubiertas. Una letrina en el patio trasero sugiere que esta casa no ocupa un lugar en el siglo 21, pero de alguna manera pertenece a otra época y otra historia.

Por desgracia para los ciudadanos de esta comunidad muy unida, el 10 de junio de 1912, la tranquilidad de este pueblo fue destrozada por el descubrimiento de los asesinatos de la familia Moore, conocidos y queridos residentes de Villisca y dos invitadas, asesinados durante la noche en sus camas. A partir de entonces durante más de cien años sus residentes han visto como su pueblo se ha hecho famoso no por ser un bonito y acogedor lugar sino por la palabra indígena “Wallisca”, que significa “espíritu maligno”.

www.interstateparanormal.net

Las paredes siguen protegiendo la identidad del asesino o asesinos que apalearon hasta la muerte a toda la familia de Josías Moore y dos invitadas durante la noche del 10 de junio de 1912. Cien años después, su secreto sigue atrayendo a muchos visitantes a su puerta.

Las visitas de los investigadores de lo paranormal han aportado pruebas de audio, video y fotografias de actividad paranormal. Los Tours han sido interrumpidos por voces de niños, lámparas que caen, escaleras móviles y objetos que vuelan. Los psíquicos han confirmado la presencia de espíritus que habitan en el hogar y muchos se han comunicado con ellos.

Josías B. Moore fue uno de los empresarios más prominentes de Villisca. Josías se casó con Sarah Montgomery el 06 de diciembre de 1899 en la casa de sus padres. Josías y Sarah Moore tuvieron 4 hijos, Herman, Katherine, Boyd y Pablo. Josías había sido residente de Villisca durante 13 años y fue empleado por Frank Jones en la tienda de este durante nueve años.

Josías B. Moore.

Sarah Montgomery (Moore) nació en el Condado de Knox, Illinois en 1873 y se mudó a Iowa con sus padres, el señor y la señora de John Montgomery y su hermana, María, aproximadamente en 1894. Tenía treinta y nueve años de edad y era madre de cuatro hijos cuando fue asesinada en su cama.

Sarah Montgomery.

El domingo 9 de junio Ina y Lena Stillinger, las hijas de los Stillinger, dejaron su casa para asistir a la iglesia en donde se celebraba el Día de los Niños. Tras los ejercicios religiosos tenían previsto volver a casa pero fueron invitadas por Katherine Moore a pasar la noche en su casa con ella.

El Programa del Día del Niño en la Iglesia Presbiteriana era un evento anual y comenzó aproximadamente a las 8:00 pm en la tarde del domingo 09 de junio. Según los testigos, Sarah Moore coordinó los ejercicios. Todos los niños Moore, así como las niñas Stillinger participaron. El programa terminó a las 9:30 pm y la familia de Moore, junto con las hermanas Stillinger, se fueron juntos a casa. Entraron en su casa en algún momento entre las 9:45 y las 10:00 pm.

A la mañana siguiente, aproximadamente a las 5:00 am, Mary Peckham, vecina de los Moore salió al patio para tender la ropa. Aproximadamente a las 7:00 am. se dio cuenta de que no sólo la señora Moore no había salido fuera ni iniciado las tareas, sino que la casa misma parecía inusualmente silenciosa. Entre las 7:00 y las 8:00 am, Mary Peckham se acercó a la casa y llamó a la puerta. Como no recibió ninguna respuesta, intentó abrir la puerta pero se encontró que estaba cerrada por dentro. Es entonces cuando Mary hizo una llamada al hermano de Josías, Ross Moore, iniciándose así una de las investigaciones de asesinato peor manejadas de la historia de EE.UU.

A partir de los testimonios de Mary Peckham y los que vieron a la familia Moore en el ejercicio del Día del Niño, se cree que en algún momento entre la medianoche y las 5:00 am, un desconocido entró en la casa de JB Moore y asesinó brutalmente a todos los ocupantes de la casa con un hacha.

Al llegar a la casa de su hermano, Ross Moore trató de mirar por una ventana del dormitorio y luego llamó a la puerta y gritó, tratando de levantar a alguien de dentro de la casa. Cuando eso fracasó, abrió la puerta con un juego de llaves que su hermano le había dado. Aunque la Sra. Peckham lo siguió hasta el porche, ella no entró en la habitación de abajo.

Cuando abrió la puerta del dormitorio, vio a dos cuerpos en la cama y manchas oscuras en la ropa de cama. Entonces regresó de inmediato al porche y le dijo a la Sra. Peckham que llamara al sheriff. Los dos cuerpos de la sala de abajo eran los de Lena Stillinger de 12 años y su hermana Ina de 8 años, las invitadas de los niños Moore. Los restantes miembros de la familia Moore se encontraron en las habitaciones del segundo piso. Cada uno de los miembros de la casa había sido brutalmente asesinado y sus cráneos aplastados mientras dormían. Josías Moore, de 43 años, Sarah Montgomery Moore, de 39 años, Herman Moore, de 11 años, Katherine Moore, de 9 años, Boyd Moore, 7 y Paul Moore de 5, así como las Hermanas Stillinger.

Una vez que los asesinatos fueron descubiertos, la noticia recorrió rápidamente la pequeña ciudad.

Como vecinos y curiosos se reunieron en la casa, los agentes del orden rápidamente perdieron el control de la escena del crimen. Se dice que hasta un centenar de personas entraron en la casa embobados ante los cuerpos antes de que la Guardia Nacional de Villisca llegara alrededor del mediodía para acordonar la zona y asegurar el lugar. Los únicos hechos conocidos con respecto a la escena del crimen fueron los siguientes:

  • Ocho personas habían sido apaleadas hasta la muerte, presumiblemente con un hacha en la escena del crimen. Al parecer, todos habían estado durmiendo en el momento de los asesinatos.

  • Los médicos estimaron el momento de la muerte un lugar poco después de la medianoche.

  • Las cortinas estaban corridas en todas las ventanas de la casa, excepto dos, que no tenían cortinas. Estas ventanas se cubrieron con la ropa que pertenecía a la familia Moore.

  • Todas las caras de las víctimas estaban cubiertas con la ropa de cama después de que fueron asesinadas.

  • Todos los espejos de la casa habían sido cubiertos con la misma ropa de los Moore.

  • Una lámpara de queroseno se encontró al pie de la cama de Josías y Sarah Moore y una similar se encontró también al pie de la cama de las chicas Stillinger.

  • El hacha fue encontrada en la habitación ocupada por las niñas Stillinger y se notaba el rastro de intentar limpiarla. El hacha pertenecía a Josías Moore.

  • Una cacerola de agua con sangre fue descubierta en la mesa de la cocina, así como un plato de comida no consumida.

  • Las puertas estaban cerradas.

  • Dr. Linquist, el forense, informó del hallazgo de un trozo de tocino en el suelo de la habitación de abajo situado cerca del hacha. Con un peso aproximado de 2 libras, estaba envuelto en lo que parecía ser un paño de cocina. Una segunda loncha de tocino del mismo tamaño se encontró en la nevera.

  • Los cuerpos de Ina Stillinger y su hermana Lena fueron encontrados en el dormitorio de la planta baja de la sala. Ina estaba durmiendo cerca de la pared con Lena a su lado derecho. Un abrigo gris les cubria la cara. Lena, según el testimonio de la investigación del Dr. FS Williams, “Tenía un pie fuera de la cama como si hubiera pateado a su atacante, estaba de medio lado con una mano debajo de la almohada. Al parecer, ella había sido golpeada en la cabeza y se retorció en la cama. El camisón de Lena estaba subido hacia arriba y no llevaba ninguna ropa interior, por lo que se cree que fue víctima de algín tipo de abuso sexual por parte de su atacante. Había una mancha de sangre en el interior de su rodilla derecha y lo que los médicos suponían era una herida defensiva en el brazo”.

Si bien nadie fue condenado por los asesinatos de Villisca, parece que no hubo escasez de sospechosos. En los días siguientes a los crímenes, se podía leer al menos cuatro posibilidades en cualquier edición del periódico. Muchos de los asesinos potenciales, sin embargo, se agotaron rápidamente y según pasaba el tiempo comenzaron a escasear. Hoy en día, los historiadores y los que han estudiado extensamente los Asesinatos del hacha apuntan hacía tres sospechosos.

El primero de ellos era Frank F. Jones, un prominente residente de Villisca y Senador del Estado de Iowa. Josías Moore trabajó para Frank Jones en la tienda de Jones durante varios años hasta que abrió su propia empresa a implementar en 1908. Según los residentes Villisca, Jones estaba extremadamente disgustada que Moore había dejado su empleo y logró tomar el muy lucrativo John Deere franquicia con él. Corría el rumor de que Moore tuvo un romance con Jones, hija-en-ley, doña, que además avivó las llamas. Detective Wilkerson de la agencia de detectives Burns acusó abiertamente a Frank y su hijo Alberto de contratación William Mansfield matar a Joe Moore. Ni Jones fue arrestado alguna vez y ambos negaron vehementemente cualquier conexión con los asesinatos.

Senador Frank F. Jones.

El segundo sospechoso William Mansfield de Blue Island, Illinois, fue el principal sospechoso de la agencia de detectives Burns, de Kansas City y el detective James Newton Wilkerson. De acuerdo con la investigación de Wilkerson, el asesinato de Joe Moore y los otros ocupantes de la casa Moore fueron cometidos por Mansfield, quien a su vez fue contratado por el senador FF Jones.

Mansfield también era conocido como George Worley o Turnbaugh Jack. Según Wilkerson, Mansfield era un cocainomano y asesino en serie. Wilkerson según Mansfield también fue el responsable de los asesinatos hachazos de su esposa, su hijo recién nacido, su suegro y su suegra en Blue Island, Illinois el 5 de julio de 1914 (2 años después de los asesinatos Villisca), los asesinatos cometidos en Axe Paola , Kansas, 4 días antes de los asesinatos Villisca y los asesinatos de Jennie y Peterson en Aurora, Colorado.

Según la investigación de Wilkerson, todos los asesinatos fueron cometidos precisamente de la misma manera que en Villisca. Wilkerson dijo que podía probar que Mansfield estuvo presente en cada uno de estos lugares en la noche de los asesinatos. En cada asesinato, las víctimas fueron asesinadas a machetazos con un hacha y los espejos de las casas estaban cubiertos. Una lámpara que arde se dejó a los pies de la cama y una cacerola en la que el asesino se había lavado se encontró en la cocina. En cada caso, el asesino quería evitar dejar huellas digitales por el no uso de guantes, fuerte evidencia según Wilkerson de que el hombre era Mansfield, quien sabía que sus huellas estaban en los archivos de la prisión federal de Leavenworth militar.

Wilkerson logró convencer a un gran jurado para abrir una investigación en 1916 y Mansfield fue arrestado y llevado a Montgomery County de Kansas City. Sin embargo, un testigo proporcionó una coartada que puso a Mansfield en Illinois en el momento de los asesinatos de Villisca. Fue puesto en libertad por falta de pruebas y más tarde ganó una demanda presentada contra Wilkerson y fue premiado con $ 2,225.00. Wilkerson cree que la presión de Jones dio como resultado no sólo de la liberación de Mansfield, sino también en la posterior detención y el juicio del reverendo Kelly.

El otro sospechoso principal en el asesinato de Villisca era el reverendo George Kelly, un predicador ambulante. Kelly y su esposa se establecieron en Macedonia, Iowa en 1912 después de varios años de predicación en todo el Medio Oeste.

En 1917, Kelly fue arrestado y acusado del asesinato de una de las víctimas de los crímenes de Villisca. Kelly fue invitado a asistir a los ejercicios del Día del Niño en la Iglesia Presbiteriana el 9 de junio de 1912. Su presencia en Villisca en la noche de los asesinatos y su posterior salida en las horas tempranas de la mañana del 10 de junio le hizo el principal sospechoso en el caso.

El primer juicio de Kelly dio lugar a un jurado en desacuerdo y finalmente fue absuelto por el segundo. Según la información presentada por Kelly una vez absuelto se trasladó a Kansas City, Connecticut, y finalmente a la ciudad de Nueva York. Los años restantes de su vida y de su lugar de descanso final siguen siendo un misterio.

A día de hoy los asesinatos de Villisca son un auténtico Expediente X sin resolver donde el asesino de los mismos salió impune.

Las casas antiguas guardan muchas historias, sobretodo aquellas que son marcadas con un pasado tan oscuro como la muerte de 8 personas a manos de un hombre y un hacha.

En 1930 la casa fue habitada por un matrimonio joven. La esposa no dormía por las noches porque despertaba con el molesto sonido de una persona que subía y bajaba las escaleras. Pero lo peor estaba por llegar, una noche al abrir los ojos, la asustada mujer pudo ver a un hombre con un hacha a los pies de su cama. El esposo asustado por el estado mental de su mujer tomó la decisión de mantenerse despierto por las noches para vigilar el sueño de su esposa. Fue grande su sorpresa cuando despertó con el mismo ruido de la escalera y el sonido de llantos de niños que su esposa le había contado.
Dicen que este hombre salió de allí con su esposa y su hijo pequeño en cuanto pudo vender la propiedad, era tanto el miedo que se conformo con una cantidad muy inferior a la que pago por la casa solo para poder huir de allí.

Otra de las historias es la de la familia Geeseman. Ignorando la actividad que tenía esta casa por las noches decidieron vivir en ese lugar. El resultado fue que acabaron durmiendo fuera de la casa, ya que no soportaron el estres de ver como se abrian las puertas con ausencia absoluta de viento, además contaban que alrededor de las 3 de la mañana veían una silueta en ropa de dormir paseandose por las habitaciones.

Otra de las familias que residió en la casa fue la de Linda Cloud, su padre que era camionero solía ausentarse por mucho tiempo, dejando solas a su esposa e hijas ya adolescentes.Las niñas le contaban a su padre que oían llorar niños, que las puertas se abrían y que su ropa aparecia esparcida por toda la habitación. Su padre nunca les creyó les decía que eso eran cosas de su imaginación, hasta que un dia mientras afilaba un cuchillo una presión sobre su mano le hizo apuñalarse, era como si una mano invisible hubiese dirigido su mano.

En 1994, Darwin y Martha Linn de Corning, Iowa compraron la antigua casa de la víctima de asesinato JB Moore y su familia. La casa fue devuelta a su estado original en el momento de los asesinatos del 10 de junio de 1912. Fue incluido en el Registro Nacional de Lugares Históricos y abierto para visitas.

Darwin Linn propietario de la casa-museo.

Habitación niñas Stillinger(http://mvparanormal.org)

 

http://mvparanormal.org

http://mvparanormal.org

Habitación niños Moore(http://mvparanormal.org)

Habitación de Josías F. Moore y Sarah Moore.(http://mvparanormal.org)

Atico, lugar de mayor actividad paranormal(http://my.travelchannel.com)

Armario de la habitación donde se escondió el asesino.

Fuente consultada:http://www.villiscaiowa.com