Situado en la hermosa ciudad de Beechworth y a tan sólo unas horas de Melbourne, se encuentra el Asilo para enfermos mentales Beechworth “Beechworth Lunatic Asylum”. Es el segundo asilo más antiguo en Victoria, que data de 1867. El asilo se extendía más de medio kilómetro de un extremo al otro.

Beechworth Lunatic Asylum 1867

Se cree que el sitio fue elegido debido a la creencia de que la altitud limpiaría a los pacientes de su enfermedad, con el viento llevándose sus afecciones mentales. Para ser encerrado en Beechworth hacían falta sólo dos firmas pero para salir de allí se necesitaban ocho. Adam creador de “The Ghost Tours Beechworth”, es un historiador del asilo que tiene una doble conexión familiar al hospital, por una parte tenia familiares que trabajaban allí y por otra, tuvo un familiar que fue paciente, Adam nos dice que si bien había muchas personas legítimamente enfermos, incluidos los alcohólicos y los adictos al opio de los yacimientos de oro, también hubo muchas personas que no estaban enfermas. Se dice que algunas personas se convirtieron en presos por negarse o ser incapaz de responder a una pregunta del juez o al sargento de policia.

Asilo en las décadas 70-80.

El asilo Beechworth tenía un total de 1200 pacientes cuando estaba al completo, 600 hombres y 600 mujeres. Más de 3000 pacientes murieron dentro de sus muros en los 128 años en los que el hospital estuvo funcionando. Sus puertas se cerraron en 1995, y desde entonces algunas de sus instalaciones han funcionado como un campus de la Universidad “La Trobe”, como un hotel y centro de conferencias.

Este enorme complejo sigue teniendo vida propia por las noches y son muchos los que afirman haber visto pacientes asomados a las viejas ventanas, fantasmas deambulando por las salas de ordenadores de la universidad, médicos que deambulan por las estancias y risas y gritos de niños pequeños. Parece que el asilo Beechworth nunca ha cerrado sus puertas para todos los que allí se quedaron.

Todavía hoy se puede ver en una de las habitaciones, la firma de Joe Kelly rayada en el cristal. J. Kelly era el tio de un famoso forajido estadounidense. J. Kelly fue sentenciado a 15 años de trabajos forzados y como parte de su condena, fue enviado a Mayday Hills para ayudar a construir el hospital Beechworth. Después de cumplir condena, se dijo que su mente “se rompió” y como tal pasó el resto de sus días alojado en el hospital que había ayudado a construir hasta su muerte en 1903.

Firma de Joe Kelly quien ayudó a construir el asilo (http://www.ijproductions.com)

Uno de los fantasmas que más a menudo se han visto en Beechworth es el de la Matrona “Sharpe” su aparición se ha visto en diferentes partes del hospital. La matrona fantasma se ha visto en el área de los antiguos dormitorios, que ahora forma parte de las salas de ordenadores de la universidad de La trobe. Los testigos la han visto caminando por la escalera de granito y en uno de los salones de la clase.

Un paciente cuyo fantasma sigue atrapado en Beechworth es el de Tommy Kennedy. Tommy era muy querido en el hospital y se le dio un trabajo como ayudante de cocina. Tommy murió realmente en la cocina, que ahora forma parte del teatro Bijou, es aquí donde la gente dice haber sentido como alguien tiraba de su ropa y ha visto una figura borrosa.

El Salón principal de Beechworth, era un área donde los pacientes podían cantar, tocar música o actuar en obras de teatro y los domingos la sala hacia las veces de capilla. En 1939 se convirtió en sala de cine, donde los reclusos podían ir a ver películas. Hay dos avistamientos comunes en el pasillo, uno es el de una chica joven, que se acerca a las personas que esten en ese momento en esa estancia y que trata desesperadamente de comunicarse con ellos. El otro fantasma ha sido visto en una ventana que una vez fue parte de la Torre de la Campana y es la aparición de un hombre mayor de espaldas a ésta.

El ala “Grevillia” era la sección del hospital a la que todos los pacientes temían, cerrada a cal y canto durante 13 años se conserva en un estado de deplorable abandono. Como la medicación no se introdujo hasta la década de 1950 en los sanatorios mentales, las restricciones tales como camisas de fuerza e incluso grilletes eran de uso común aquí así como el tratamiento de electroshock. El tratamiento de electroshock que consiste en una descarga eléctrica en la cabeza que produce una convulsión era ampliamente utilizado en los hospitales durante los primeros días y hay historias de tratamientos en masa en la que se aplicó a una numerosa población de pacientes en una sola sesión, en la que muchos de los pacientes acababan con huesos y dientes rotos.

Habitación de Electro Shock. Los testimonios han descrito ver a un hombre que se esconde debajo de la cama(http://www.ijproductions.com)

Hay dos avistamientos comunes en el ala “Grevillia”, uno se piensa que es el de un médico, su aparición se ha visto vagando en los pasillos por la noche. La otra es de nuevo la de la matrona “Sharpe” cuyo fantasma fue visto a menudo en esta zona por las enfermeras que trabajaban en Beechworth después de su fallecimiento. Ellas contaban haber visto a la matrona sentada con los pacientes que debían recibir electro-shock como parte de su tratamiento. Los que la han visto afirman que la habitación estaba helada, pero su presencia fue reconfortante y parecía irradiar confianza a los pacientes.

http://www.ijproductions.com

Algunos trabajadores del hospital han informado haber oido el sonido de niños riendo y jugando y cuando ellos investigan el sonido no son capaces de rastrear su origen. Hace varios años, en uno de los tours que se hacen al lugar, unos padres notaron que su hijo de 10 años estaba hablando solo, cuando le preguntaron quién estaba hablando con él, el niño dijo que estaba hablando con un chico llamado James que vivía allí.

http://www.ijproductions.com

Una de las pacientes, una mujer, fue lanzada por un fumador empedernido por una ventana porque quería quedarse con sus cigarrillos. Debido a que la mujer era judía, no se permitía mover su cuerpo hasta que un rabino lo viera, por lo que su cuerpo quedó tendido en la parte frontal del hospital durante 2 días, mientras que el rabino hizo el viaje desde Melbourne. Su fantasma ha sido visto en el lugar donde cayó, por varios testigos en la última década.

http://www.ijproductions.com

Los jardines de Beechworth han sido subdivididos en parcelas y los que viven cerca de ellos afirman haber visto el fantasma de un hombre, vestido con una chaqueta de lana verde. El fantasma se cree que es el de un jardinero llamado Arthur quien trabajó los jardines durante muchos años ganando diez chelines a la semana. Llevaba la chaqueta verde en invierno y verano y nadie pudo convencerlo para que se la quitara. Después de su muerte, se descubrió por qué Arthur no se quitaba la chaqueta nunca, había almacenado secretamente todo su salario en la costura de la chaqueta. Cuando las enfermeras la abrieron, se encontraron 140 libras, más de cuatro años de su salario, oculto en el interior.

Otro de los fantasmas que rondan Beechworth es el de un paciente que desapareció, a pesar de los esfuerzos por parte del personal para localizarlo no lograron encontrarlo. Varias semanas más tarde, su ubicación fue descubierta cuando se encontraron a Max, uno de los perros de Beechworth, masticando una pierna cerca de la puerta de entrada. Tras una segunda búsqueda encontraron el cuerpo en un árbol, el cuerpo se había descompuesto tanto que su pierna se había desprendido. El fantasma del paciente ha sido visto cerca de la entrada del asilo, los avistamientos han sido a menudo en las primeras horas de la mañana.

No cabe duda de que el viejo edificio Beechworth sigue habitado por muchos de aquellos que un día llegaron allí.

Fuente consultada: http://www.parajournal.info

Anuncios