El Castillo de Cardona se encuentra en la localidad de Cardona en la provincia de Barcelona, España.  Es sin duda una de las edificaciones medievales más importantes de España y la más prestigiosa de Cataluña. Se encuentra ubicado encima de un cerro a más de mil metros de altura, en el propio pueblo de Cardona, en la provincia de Barcelona.

castillo-de-cardona104

Se tiene constancia de que las primeras construcciones del castillo datan del año 886, las cuales fueron llevadas a cabo por parte de Wilfredo el Velloso. Posteriormente Ramón Berenguer IV realizó algunas edificaciones más.

La Iglesia de Sant Viçents, que está en el interior de la fortificación, justo en mitad del Castillo, la cual pertenece a la Generalitat de Cataluña, fue construida en el Siglo XI, permaneciendo actualmente en ella los féretros que contienen los restos del linaje de los Cardona. Como dato curioso, esta Iglesia de estilo románico es la segunda más alta de España después de la de Santiago de Compostela, según nos comentó el director actual del Parador de Cardona.

Ya en el Siglo XIII se construyeron las actuales murallas que rodean actualmente a la fortaleza, muros que presenciaron numerosas guerras y batallas, las más destacadas, las Carlistas y la de Sucesión.

cardona9

En el Siglo XV, fecha clave, el Castillo es habitado por una de las dinastías más importantes de Cataluña, la de los Conde-Duques de Cardona, linaje que supuestamente según Carlos Herrero, antiguo director del Parador, puede ser el causante de las apariciones fantasmales y responsables de los fenómenos paranormales.

Carlos Herrero, antiguo director del Parador, deja una carta a su sucesor en la que informa a su sucesor de que el Castillo está encantado, que seguramente algún miembro de la familia Cardona sigue rondando por allí en forma de espíritu, y que además el tuvo una experiencia tremenda en la habitación 712, la que casualmente es en la actualidad, la habitación maldita, la que nunca alquilan, solo cuando alguien expresamente la solicita.

parador-cardona

La experiencia del Señor Carlos Herrero tiene además como testigo a dos empleadas de la limpieza. Todo comienza cuando las empleadas acuden a la planta número siete, a la habitación 712, para realizar sus tareas de limpieza, y llaman a la puerta a pesar de saber que la habitación está desocupada, pero lo hacen como parte del protocolo para asegurarse de que no haya nadie. Nada más golpear con el nudillo en la puerta, una voz tosca y grave que sale del interior dice “Espera”, las empleadas extrañadas de que la habitación este ocupada, ya que en su listado aparece como libre, llaman a recepción para que les confirmen si está ocupada o no. En recepción les comunican que esa habitación está vacía, por lo cual introducen la llave en la cerradura, pero les es imposible abrir la puerta, en ese instante aparece por la planta el director del Parador en aquel entonces, el señor Carlos Herrero y las empleadas le comunican la situación, El director llama la puerta y nuevamente la voz tosca y grave dice desde el interior “espera” dejando atónitos a los tres testigos.

No fue hasta pasados unos minutos cuando nuestros protagonistas consiguen abrir la puerta y se encuentran con lo imposible. El cuarto de baño está lleno de vaho, el espejo empañado, una tolla húmeda, una huella en el suelo, el grifo abierto y el lugar completamente vacío, allí no había absolutamente nadie. Según el director, es imposible salir por la ventana, dato que personalmente podemos acreditar ya que en nuestra investigación observamos al detalle la habitación y hacía donde daban las ventanas.

foto-hotel-Parador-de-Cardona-3

Se cree que vaga Adalés, la hija del vizconde Raimón Folch, que enamorada de un musulmán fue condenada por su padre a vivir recluida en la torre Minyona, que es tanto como decir en la actual habitación 712, donde languideció y murió.

Por ello los alojados en las habitaciones próximas, o en la de abajo, han manifestado haber escuchado ruidos y voces de ese lugar, siempre en momentos en que la estancia está vacía.

Sin ir más lejos, agrega, durante la transformación del castillo medieval en Parador en 1976, los obreros pararon más de una vez asustados por la presencia del fantasma de una doncella que se lamentaba entre sollozos y que solía ir acompañada por un caballero.

“Y sus apariciones son casi constantes, un día sí y otro también; es el más activo que tenemos”, ha bromeado el presidente de Paradores de Turismo, Miguel Martínez, quien ha comentado que este año recibieron una queja formal, sin desvelar en qué ciudad, de unos clientes y su hija a los que un fantasma no había dejado pegar ojo en toda la noche al vociferar y “tirarles piedras”.

claustro

O la historia del espectro, con cuerpo de mujer, que se entromete en las camas para evitar que las parejas mantengan relaciones sexuales, ha añadido Alonso. 

Las leyendas que hablan de la habitación 712 son de lo más pintorescas y variadas, pero lo que más predomina es la aparición fantasmal de una chica joven vestida de época y la de un hombre robusto también con ropajes de antaño, se dice que es un personaje de la familia Cardona que después de fallecer sigue rondando por el Castillo.

En ocasiones estas leyendas parecen cobrar vida por momentos y nos encontramos con testimonios que aseguran haber presenciado lo insólito en esta habitación como que durante las obras en los años ochenta un grupo de investigadores captaron todo tipo de fenómenos extraños y el perro de un vigilante de seguridad se negaba a entrar a una determinada estancia, además de algunas otras que relató el director del Parador, como la de una mujer que aseguró en recepción que tuvo la sensación de que alguien invisible le estuvo agarrando la mano durante toda la noche, eso sí, explicaba que era una sensación agradable.

Varios clientes que han dormido justo debajo de la habitación 712 se han quejado de que no han podido dormir porque arriba no paraban de mover y arrastrar muebles, lo extraño es que siempre que ha habido una queja de este tipo la habitación de arriba, la 712 ha estado desocupada. Uno de estos testigos es el prestigioso Periodista, Abogado y escritor Francisco González Ledesma, que además fue premio Planeta y es en la actualidad presidente del consejo de la información de Cataluña. Después de vivir su experiencia la publicó en el periódico el País donde colaboraba en aquella época con el título de “Ustedes no van a creer esto“.

Algunos clientes dicen haber visto durante la noche aparecerse una mujer joven o un hombre en el interior de la habitación. Además de la habitación 712, han habido clientes que dicen haber presenciado cosas extrañas en otras habitaciones de esa misma planta.

Fuente consultada:

http://www.mundoparapsicologico.com

Anuncios