Todo comenzó en noviembre de 2011, cuando la familia Ammons (Latoya de 32 años, su madre Rosa Campbell y sus tres hijos) se mudaron a una casa de alquiler en Carolina Street, Gary, una calle tranquila junto a otras pequeñas casas de un solo piso. Poco después, comenzaron a suceder extraños incidentes, tales como moscas enormes que de repente irrumpieron en la casa durante todo diciembre, pasos en el sótano y huellas de botas mojadas por el suelo de la sala de estar.

faced

Pero el terror se intensificó el 10 de marzo de 2012, cuando la familia recibió la visita de unos amigos. Por la noche la hija de Latoya empezó a gritar, obligando a todos a levantarse alarmados. Cuando entraron en la habitación observaron atónitos a la pequeña levitando por encima de la cama.

“Yo pensé: ¿Qué está pasando?”, dijo Latoya. “¿Por qué está pasando todo esto?”.

Todos los presentes comenzaron a rezar hasta que la niña volvió a la cama, pero sorprendentemente la pequeña no podía recordar nada sobre el incidente. Los amigos que visitaron a la familia Ammons nunca más volvieron. Pero este incidente solo fue el principio de la pesadilla para los Ammons, que muy a lo contrario de lo que pensaron los fenómenos se intensificaron. Y como ocurren en muchos de estos casos, la familia no podía permitirse el lujo de trasladarse debido a sus problemas financieros, así que tuvo que soportar una autentica pesadilla.

Sin otra solución aparente, la familia contactó con videntes y expertos en la materia, quienes le advirtieron sobre la presencia de unos 200 demonios en la casa. Otros expertos le aconsejaron que lavara las manos de los niños con aceite consagrado, que hiciera un altar en el sótano y quemara salvia y azufre en toda la casa, todo un ritual para protegerse de la presencia maligna. A pesar de sus esfuerzos, los demonios continuaron en la casa y cada vez más los niños mostraban signos crecientes de posesión.

face1

Con el paso de los días a los pequeños se les hinchaban los ojos o en ocasiones sonreían como su el mal estuviera en su interior. Ya era asiduo que los más pequeños de la casa se sentara en frente del armario para hablar con algo que nadie podía ver, y en una de las ocasiones, fue incluso golpeado por fuerzas invisibles. Debido a las diversas contusiones de los hijos de Latoya, tuvo que llevarlos a su médico, el Dr. Geoffrey Onyeukwu, quien no dudo en visitar el hogar familiar. Durante la visita, el informe médico detalló que el hijo menor fue “levantado e impulsado contra la pared sin que nadie lo tocara”.

Mientras los doctores estaban con el niño, este empezó a gruñir y sus ojos se pusieron en blanco. Además el informe médico decía que tanto la psiquiatra como la enfermera afirmaron que el niño de nueve años de edad,“mostraba una “extraña sonrisa” y que luego caminó hacia atrás subiendo por una pared hasta el techo. Luego cayó de pie, cogiendo la mano de su abuela”.

“No hay manera de que pudiera haber hecho eso”, dijo la enfermera.

Debido a la extrañeza del caso, médicos expertos decidieron ir a la casa de los Ammons para comprobar su estado acompañados por tres policías, entonces comenzó otro infierno. Durante la visita, una de sus grabadoras funcionó mal y la grabadora de audio capturó una voz que parecía susurrar “bueno”, según el informe policial. También hicieron fotografías de toda la casa y cuando estas fueron comprobadas en el estudio fotográfico, parecían mostrar rostros nublados en las imágenes.

latoya ammons

El jefe de la policía agregó que, después de salir de la casa, la radio de su coche dejó de funcionar. Pero aún fue más escalofriante el relato de otros de los policías, quien explicó que el asiento del conductor en el coche patrulla comenzó a moverse hacia atrás y hacia adelante por sí solo, pudiendo haber ocasionado un accidente.

Nadie sabía qué hacer, ni expertos ni las autoridades ni sanitarios. Entonces durante una segunda visita a la casa en mayo de 2012 fueron acompañados por un exorcista, el reverendo Michael Maginot. Este tampoco pudo protegerse del mal, ya que mientras se encontraba en el sótano tocó un misterioso líquido que más tarde le provocó dolores en los dedos y sintió como si estuviera teniendo un ataque de pánico. Además sentía como si alguien que no se podía ver estuviera en el sótano, respirándole en el cuello. Pero los problemas le surgieron días después al exorcista, quien comenzó a experimentar una seria de problemas médicos, desde quemaduras a numerosos huesos rotos misteriosamente.

Después de la visita, el exorcista realizó un exorcismo de liberación a toda la familia Ammons que consistía en oraciones para expulsar a los demonios. Pero no parecía funcionar, así que el exorcista obtuvo la autorización por el obispo Dale Melczeck de la Diócesis de Gary, para llevar a cabo tres exorcismos mucho más poderosos en su iglesia de Merrillville en junio de 2012, con los oficiales de policía presentes. Después del exorcismo, los Ammons se les otorgó una ayuda para trasladarse de casa en Indianápolis, además de recuperar la custodia de sus hijos.

El Capitán de la Policía de Gary, Charles Austin de 62 años, estuvo presente en la investigación y durante la grabación del material. El entró siendo escéptico y se fue convencido de que acababa de ser testigo de la apertura de un “portal al infierno”.

Así que no es de sorprender que la aterradora propiedad ya ha sido vendida por 35.000 dolares y su comprador sea el conocido cazador de fantasmas “Zak Bagans”.

Zak Bagans es conocido por la aclamada serie Ghost Adventures (Buscadores de fantasmas) emitida desde el año 2008, en la que recorre lugares encantados con su equipo, realizando entrevistas acerca de las actividades paranormales e investiga áreas con gran cantidad de apariciones fantasmales. Bagans dijo que no ha decidido qué va a hacer con la casa, pero probablemente será utilizada para una investigación de la actividad paranormal.

“No se trata de entretenimiento”, dijo Bagabs. “Yo realmente tengo una pasión por este material y el aspecto de la investigación de estas cosas”.

Fuente consultada:

http://www.mundoesotericoparanormal.com

Anuncios