Hay un fenómeno que muchas personas afirman haber experimentado, sensaciones más allá de lo racional, sentimientos que parecen alertar de acontecimientos futuros que podrían llegar a salvar vidas, una capacidad conocida como premonición. En muchas ocasiones las premoniciones son tan fuertes que el experimentador tiene pocas dudas de lo que va a suceder. Estas premoniciones poderosas son extrañas, pero ocurren con más frecuencia de lo que pensamos.

Una mujer “que engañó” a la muerte en un incendio mortal que tuvo lugar en una discoteca de Brasil después de tomar una decisión de última hora que le permitió sobrevivir al terrible suceso, falleció una semana después en un misterioso accidente de tráfico.

En enero de 2013, Jessica de Lima Rohl, de 21 años, ayudó a organizar una fiesta para los estudiantes universitarios en la discoteca Kiss en Santa María, al sur de Brasil. Pero mientras ella se preparaba para salir de su casa en la noche de la fiesta, su novio la llamó y le pidió que no fuera. A pesar de la mayoría de sus amigos se encontraban en el evento, Jessica hizo caso de las suplicas de su novio Adriano Stefanel, que residía en otra ciudad, quedándose en casa. Horas más tarde, las llamas se habían propagado a través de todo el local debido a que un miembro de la banda de música encendió fuegos artificiales en el escenario que incendió todo el techo.

Un total de 238 personas murieron después de inhalar gases tóxicos, mientras que otros fueron aplastados por las personas intentando escapar de las llamas. Fue considerado el peor incendio en un local en más de una década. Pero sólo cinco días más tarde, Jessica viajó para encontrarse con su novio en la ciudad donde estaba trabajando, ya que los dos planeaban regresar juntos en coche dos días más tarde, a una distancia de 130 kilómetros. Sin embargo, según las autoridades, la pareja había conducido pocos kilómetros cuando su Volkswagen Golf chocó frontalmente contra un camión. Jessica murió en el acto, y Stefanel, quien habría cumplido 21 el día siguiente, murió más tarde en el hospital.

Chica que sobrevive al accidente de avión del Vuelo 214 de Asiana Airlines en San Francisco el 6 de julio pero muere atropellada por un camión de bomberos

Después de que se estrellara el Vuelo 214 de Asiana Airlines en San Francisco el 6 de julio de 2013, Ye Meng Yuan estaba tendida en el suelo a sólo 30 metros de distancia, oculta entre la espuma de extinción de incendios que los equipos de rescate estaban utilizando para apagar las llamas. Nadie sabe exactamente cómo la estudiante de 16 años de edad llegó a ese lugar, pero las autoridades dijeron que no podían explicar lo sucedido. Ella sobrevivió de alguna manera al accidente en el aeropuerto de San Francisco, pero en los momentos caóticos que siguieron, incluyendo las llamas que devoraban el fuselaje, las personas a bordo escapando por los toboganes de emergencia, y los asistentes de vuelo cortando frenéticamente los cinturones de seguridad de los pasajeros, un camión de bomberos atropelló a Yuan, matándola.

Al parecer, Yuan yacía herida en la pista, pero estaba cubierta por la espuma retardante del fuego. Dos bomberos de San Francisco vieron Yuan acostada en posición fetal en la pista y pensaron que estaba muerta. Sin embargo, un médico forense determinó más tarde que ella todavía estaba viva. En un vídeo se puede observar a un camión de emergencias alejándose del lugar cuando llega el jefe de bomberos y observa el área donde se encontraba Yuan cubierta por la espuma. Un segundo camión de bomberos llega al lugar del impacto, y también rocía al avión con espuma. Sin saber que Yuan estaba debajo de la espuma, el conductor retrocedió y mató a la adolescente. Ella fue una de las dos víctimas mortales del accidente desafortunado. La otra víctima era la compañera de clase de Yuan, Wang Linjia. Sorprendentemente, otras 305 personas sobrevivieron al accidente.

107383

Mujer muere en el estreno de la película “El Caballero Oscuro: la leyenda renace” en el cine en Aurora tras sobrevivir a una masacre en un centro comercial en Toronto

Horas después de que se supo la noticia de un tiroteo en un cine en Aurora, Colorado, comenzaron a circular por la red unas fotografías de una mujer, de pelo rojo con una gran sonrisa en su rostro. Jessica Redfield (cuyo último nombre dado era Ghawi), una joven locutora de deportes y blogger de Texas, fue una de las 12 personas que murieron en el tiroteo. Apenas un mes antes de eso, Redfield sobrevivió a un tiroteo en el cual falleció una persona y dejó a otras personas heridas en el centro comercial Eaton Centre en Toronto.

Redfield reflexionó sobre su experiencia cercana a la muerte en su blog, explicando:

“No puedo conseguir quitarme esta extraña sensación en mi pecho. Este vacío, casi sentimiento casi enfermizo no desaparece… Es difícil para mí explicar lo que siento, cómo una sensación extraña que me salvó de estar en medio de un tiroteo mortal.”

Ella dijo que decidió comprar una hamburguesa con sushi y luego decidió salir a tomar aire fresco, ya que tenía una extraña sensación. Pero después de “engañar a la muerte”, en el cine en Aurora una bala le atravesó el pecho, quitándole la vida.

Mujer que sobrevivió al ataque del 11 de septiembre de 2001 fallece dos meses después en el vuelo AA 589

Cuando los terroristas atacaron supuestamente el World Trade Center el 11 de septiembre de 2001, Hilda Yolanda Mayol tuvo la suerte de escapar de la planta baja, del restaurante donde trabajaba. Desafortunadamente, su suerte sólo duró dos meses. Ella fue una de las personas que se encontraban a bordo del vuelo Airlines 589 que se estrelló en el barrio neoyorquino de Queens el 12 de noviembre, en el que murieron los 260 pasajeros. Mayol, de 26 años, se dirigía a su casa en la República Dominicana de vacaciones con su madre y sus dos hijos, que por “casualidad” habían cogido otro vuelo desde Nueva York dos semanas antes.

images

Único miembro de un equipo de baloncesto sobrevive a un fatídico accidente de avión fallece dos semanas después en un accidente de coche

En 1977, el equipo de baloncesto masculino de la Universidad de Evansville murió en un accidente de avión. Uno de los jugadores no hizo el viaje debido a una lesión. Pero él murió en un accidente de coche dos semanas después. El accidente aéreo ocurrido el 13 de diciembre 1977, cuando un avión modelo Douglas DC-3, matrícula N51071, que llevaba el equipo de baloncesto de la Universidad de Evansville se estrelló cuando despegaba en el Aeropuerto Regional de Evansville en Evansville, Indiana. El avión perdió el control y se estrelló poco después del despegue. El avión se dirigía a Nashville, ya que el equipo de baloncesto tenía que jugar contra el Tennessee Blue Raiders. Sin embargo, hubo otro terrible giro del destino. David Furr que no estaba en el avión debido a una lesión en sus tobillos, dos semanas después del accidente, él y su hermano de 16 años de edad, se dirigían a su casa junto los miembros del equipo de baloncesto Purple Aces, fallecieron debido a un accidente de trafico ocasionado por un conductor ebrio.

Padre e hija mueren en un accidente de avión cuatro años después de sobrevivir a otro accidente aéreo

Elzie Warren, de 70 años, y su hija Phyllis Jean Ridings, de 52 años, estaban volando en un avión experimental para un espectáculo aéreo en Temple, Texas, cuando la cabina comenzó a llenarse de humo. El avión se estrelló convirtiéndose “en una bola de llamas” a sólo media milla al norte del aeropuerto de Conroe, Texas. Ambos eran miembros de la Asociación de Aviones Experimentales y volaban en un avión pilotado por menos de 20 personas en todo el mundo. Pero cuatro años antes, ellos sobrevivieron milagrosamente a un aterrizaje de emergencia en un campo de heno después de que el motor de su avión se ​​incendiara misteriosamente.

“No me explico lo que ha ocurrido, pero le doy todas las gracias a Dios y a mi padre por sus habilidades de vuelo”, dijo Ridings después del accidente de 2007. ”Él nos salvó la vida”.

images (1)

Una mujer que sobrevivió al accidente del vuelo 447 de Air France muere en un accidente de coche 2 semanas después

Johanna Ganthaler, una jubilada de la provincia de Bolzano, Italia, había estado en vacaciones en Brasil con su marido Kurt, quienes perdieron su vuelo después de llegar tarde al Aeropuerto de Río de Janeiro en 2009. Las 228 personas a bordo perdieron la vida después de que el avión se estrellara en el Atlántico cuatro horas después de estar dirigiéndose a París. Después de perder el vuelo, el matrimonio pudo coger otro un vuelo desde Río el día siguiente. Dos semanas más tarde, la Sra. Ganthaler murió cuando su vehículo se desvió a través de una carretera en Kufstein, Austria, en sentido contrario impactando contra un camión. Su marido resultó herido de gravedad, sin embargo, su marido no había comprado el billete de Air France.

El pequeño niño que sobrevivió a un tornado monstruoso en Oklahoma sólo para que días después fuese mutilado por un perro

Lynn Geiling había llevado al niño a su casa de Jessieville, Arkansas, después de que él y su familia sobrevivieran al monstruoso tornado de Oklahoma en mayo de 2013. Sus padres habían regresado a su hogar, a 200 kilómetros de distancia, para recoger todo lo que quedó del paso del tornado. Pero pocos días después, el niño, que se encontraba aún en casa de los Geling, comenzó a impacientarse y llorar. Lynn se le acercó para calmarlo, pero los gritos disgustados del niño alarmaron al perro que se echó encima del pequeño mutilándolo. Después de poder separar el perro, la pareja llamó al servicio de urgencias que se llevó al muchacho al hospital, donde fue declarado muerto.

Las personas en un principio consiguieron eludir a la muerte, pero por desgracia, al parecer esta les siguió hasta acabar con sus vidas. Pero lo que está claro es que debemos estar atentos a todo tipo de “señales”, porque en una de ellas puede salvarnos la vida.

Fuente consultada:

http://www.mundoesotericoparanormal.com