En la parte del Oeste de Japón, se encuentra el castillo Himeji en frente de una enorme montaña. El castillo se construyó entre 1333 y 1346 por el terrateniente Himeji. Esta construcción es un sitio turístico nipón, aunque una atemorizante historia se le atribuye. La historia de Okiku, quien murió en las afueras del castillo.

Okiku, quien trabajaba en los calabozos del castillo, era una sirviente del samurái Tessa Aoyama, y Aoyama tenía un interés por la mujer. De hecho, llegó a enamorarse perdidamente de ella, diciéndole que dejaría a su esposa para estar con ella. Pero Okiku no estaba de acuerdo con esto, lo que la llevó a ser asesinada brutalmente por el samurái.

Una de las labores de Okiku era estar al pendiente de diez platos dorados que eran de Aoyama, y un día, el samurái decidió esconder uno de ellos. Le dijo a Okiku que no accedía a irse con él, la culparía de robarse el plato, lo cual la llevaría a ser torturada y ejecutada.

Okiku se quitó la vida lanzándose al pozo del castillo, creyendo que no habría forma de escapar.

En la víspera de la muerte de Okiku, se dice que se arrastró fuera del pozo y se le aparecía a Aoyama durante la noche. El samurái se volvió loco por los gritos del espíritu vengativo en la noche, ella se encontraba contando los platos del calabozo… volviéndose violenta al darse cuenta que el décimo plato estaba ausente.

Los dibujos de Okiku son bastante similares a los de Sadako/Samara, con un abundante cabello negro y un vestido blanco. Esto era un símbolo para las personas que habían muerto bajo circunstancias poco naturales en Japón: a este tipo de fantasmas se les llama Yurei, y significa “alma apagada o espíritu apagado”. Estas pobres mujeres están sepultadas con vestidos blancos y su cabello cubriéndoles la cara.

El pozo, conocido ya como “El pozo de Okiku”, se puede encontrar aún en el castillo himeji, pero ahora se encuentra cerrado por barras de metal. ¿Será por el temor a que Okiku vuelva a salir de su encierro?

Fuente consultada: https://vanguardia.com.mx