Los ecos de las espadas que empuñó y las juergas que se corrió Errol Flynn, el gran dandi seductor de la época dorada de Hollywood, tan atractivo como mujeriego, aún resuenan en la meca del cine.

No dejó un cadáver bonito. De hecho, el forense que le practicó la autopsia se sorprendió de que hubiese alcanzado los 50 años -edad a la que murió- al comprobar el estado de sus órganos, prácticamente aniquilados por su adicción al opio, el abuso del tabaco y los efectos del alcohol.

Hacia el final de su carrera, se dice que a Flynn, que murió en octubre de 1959, le costaba horrores recordar una sola línea de diálogo en sus películas, a pesar de ofrecer grandes creaciones, como la del Mike Campbell de «Fiesta» (1957) o el John Barrymore de «Too Much, Too Soon» (1958), casualmente dos grandes bebedores.

Pero antes de llegar a ese final fue representante durante años del esplendor en la hierba, aderezado con todo tipo de escándalos sexuales y titánicas borracheras. Un vividor de cine». Nacido el 20 de junio de 1909 en Hobart, una localidad de Tasmania (Australia), hijo de un biólogo y una mujer de la alta sociedad, tras ser expulsado de todos los colegios a los que asistió decidió buscarse la vida como boxeador aficionado, buscador de oro, marino mercante e incluso, dicen, castrador de ovejas.

En 1941, Errol Flynn, compró 11,5 acres en las lomas de Mulholland Drive y fabricó la casa de sus sueños, una mansión de dos pisos con un bar espectacular y una piscina redonda de fondo negro, ideal para las fiestas que acostumbraba dar. Allí, él y sus invitados vivieron la dolce vita hasta 1959, en que Errol tuvo que cederle la casa a su primera esposa para cubrir las pensiones atrasadas.

 

En 1977, después de 18 años y otro dueño, el ídolo de la música rock, Ricky Nelson, adquirió la propiedad para él, su esposa y sus cuatro hijos.

Pero se sentía, algo inquietante en el ambiente, y las compañeras de colegio de su hija mayor, Tracy, no querían dormir allí después de las fiestas de pijamas, porque “había una presencia que les inspiraba miedo”, decían ellas.

Ricky y su esposa empezaron a tener problemas con su matrimonio, sus carreras y las drogas. A principios de los 80, Christy se fue con los tres hijos varones y Tracy se quedó con su padre.

—Una noche—, recuerda Tracy, —llegué del trabajo, todo estaba muy oscuro, pero miré hacia el comedor y vi que la luz estaba encendida. Había un hombre parado allí, y pensé que mi papá había llegado de uno de sus viajes. Tracy lo llamó, pero no hubo respuesta, y cuando entró no había nadie. Entonces, sonó el teléfono y era su padre avisándole que no lo esperara hasta el día siguiente. Tracy le contó enseguida lo que acababa de ver y Ricky replicó con la mayor naturalidad: —Ese debe ser Errol—.

 

Al día siguiente, la joven llegó antes del anochecer y subió directo a su cuarto. Todo parecía tranquilo, pero a los pocos minutos sintió un ruido que venía del piso de abajo, como si alguien entrara bruscamente, y luego, como si estuvieran rompiendo sillas y cristales, y estrellando contra la pared los discos de oro que había ganado su padre. —Estaba espantada. Me escondí en el clóset para esperar a que cesara—. Tracy bajó más tarde, y no había rastro de discos, cristales ni muebles rotos, pero sí algo —anormal—: las luces de la casa se habían encendido misteriosamente… Y Tracy se mudó.

Una noche, Ricky y su novia la llamaron a su apartamento para contarle que habían sentido el mismo fenómeno que ella. Ricky Nelson vivió en la casa de Mulholland dos años más, hasta su muerte en un accidente de aviación. Tracy sigue creyendo que estos incidentes fueron una advertencia sobre la tragedia que le esperaba a su padre… Ricky murió a los 46 años, a destiempo, igual que Errol Flynn.

Con su muerte, la casa quedó vacía y oscura. Una noche, una pandilla entró y asesinó a una niña en la sala y un fuego misterioso quemó la mitad de la casa. Las ruinas fueron derribadas… y los 11,5 acres de Errol se vendieron por lotes.

Otro lugar en donde numerosos testimonios han dicho haber visto al carismático actor es en su goleta Zaca, Errol Flynn la compró en 1945.

Zaca, goleta de Errol Flynn

Tras el fallecimiento de Errol Flynn en 1959, el mantenimiento de la goleta Zaca, era demasiado costoso para que Patrice Wymore, última esposa de Errol la mantuviera, por lo que comenzó a deteriorarse y se le confió al playboy millonario inglés Freddie Tinsley, quien finalmente la dejó en un astillero de Villefranche, en donde  acumulo tarifas de almacenamiento más allá de su valor. En algún momento, fue reclamada por falta de pago de la renta y continuó sentándose y pudriéndose aún más.

La gente de Villefranche afirmó que a veces se veía a Flynn paseando por la cubierta del Zaca, siendo considerado un “barco fantasma” por la noche, debido a los sonidos de risas y tintineos de vasos que fueron escuchados por la gente en la ciudad.

Tan es así que se realizó un exorcismo anglicano-católico en 1979. A partir de ese momento nunca más se volvieron a escuchar los sonidos de las divertidas fiestas de Errol Flynn en el barco.

©labitacoradelmiedo.wordpress.com

Fuentes consultadas:

Fuente (texto original): Revista Vanidades – Año 48 – Número 7 – pag 66-69 -Venezuela – 2009

https://www.abc.es

http://thescuttlefish.com

Fotografías de internet