Category: Expedientes X.


El Caso de la Mano cortada

Margarita Ruiz de Lihory nació a finales del siglo XIX en Valencia. Su padre, José María Ruiz de Lihory , gobernador civil de Mallorca, alcalde de Valencia y diputado en las Cortes, estuvo vinculado a una logia masónica y era aficionado a temas esotéricos, pasión que heredó su hija. Esta mujer adelantada a su tiempo se casó joven con Ricardo Shelly, con el que tuvo cuatro hijos: Luis, Margot, José María y Juan, antes de separarse en los años 30. Margarita no cesó de viajar, llegó a vivir en París, fue corresponsal de guerra en Marruecos (donde actuó como espía), estudió dos años de Medicina, se licenció en Derecho y fue una de las primeras mujeres en obtener el carnet de conducir, fijando su residencia en la calle Princesa de Madrid, aunque no cesó de visitar su palacio albaceteño, casa conocida como La Bastida y que ocupaba parte de una manzana entre la calle Mayor y la del Tinte.

revista-el-caso-el-misterio-de-la-mano-cortada

Los hechos. Los macabros hechos acontecidos en su domicilio madrileño están relacionados a las personas que habitaron durante un tiempo la casa albaceteña, que fueron presentados por la propia marquesa como médicos daneses y que, según Fabián, «eran con toda probabilidad nazis refugiados en nuestro país».

Margot, la hija de Margarita, una funcionaria destinada en el Instituto Nacional de Previsión de Albacete, padecía una grave enfermedad (todo apunta a leucemia) y, tras el agravamiento de su estado moría en la residencia familiar de la madrileña calle Princesa, el 2 de enero de 1954. Antes de ser enterrada la marquesa ordenó cerrar con llave la habitación donde se velaba el cadáver y prohibió el paso a la estancia. Una vez celebradas las exequias fúnebres en la iglesia de San Isidro, el creciente recelo de los tres hermanos varones de Margot y del novio de ésta les llevaba a comunicar sus sospechas al juez de guardia, consiguiendo un mandamiento para exhumar el cuerpo. Fue entonces cuando salta la noticia, al comprobarse que a éste le faltaba la mano derecha, la lengua y los ojos.

Margot

Margot

La marquesa tenía la extraña afición de diseccionar animales de todo tipo, y su hijo Luis encontró parte del material quirúrgico que utilizaba para ese fin junto al lecho de muerte de su hermana, en concreto, unas tijeras y unas pinzas, además de un cuchillo largo y afilado y una tabla para cortar carne. La mano amputada y metida en una pequeña lechera de plástico flotando en alcohol, completaba el macabro hallazgo.

5 la-mano-de-margot

Margarita Ruiz de Lihory, Marquesa de Villasante, siempre fue una mujer muy peculiar. Se consideraba una gran amante de los animales, en su casa tenía 17 perros, 3 gatos, 12 canarios y 2 tórtolas, pero su según palabras de su hijo ante el juzgado ” los diseccionaba una vez muertos, cortándoles la lengua, extirpándoles el corazón y arrancándoles el pellejo, que después conservaba. En alguna ocasión, decapitaba también a sus animales, conservando las cabezas“.

La gente hablaba de unos “médicos nórdicos”, que estuvieron viviendo en aquella casa con el consentimiento de la marquesa. Decían que tenían que ver con un caso extraño de avistamientos de ovnis que se hizo famoso en aquella década, el posible contacto con seres venidos del planeta Ummo.

El autor de Toda la verdad sobre el caso de la mano cortada se muestra convencido de que no fue la marquesa la autora de esas amputaciones y apunta a la intervención directa de esos misteriosos médicos, que, en su opinión, podían haber investigado con Margot nuevas técnicas clínicas durante su estancia en Albacete (la hija de la marquesa vivía frente al palacio) y supuestamente necesitarían tejidos del cuerpo para continuar los experimentos.

0 marquesa-y-margot

Localizados los restos en la casa de la marquesa de Villasante, ésta llegó a ser recluida junto a su segundo esposo, José María Bassols, en un hospital psiquiátrico, «pero las influencias que tenía surtieron efecto y poco después quedaba en libertad bajo fianza; hay que tener en cuenta que ella siempre se vanaglorió de tutear a Franco, al que había conocido personalmente durante la campaña del norte de África», desvela Fabián.

El caso de la mano cortada tuvo una extraordinaria repercusión en todos los medios de comunicación y la foto de la mano en una lechera de plástico, flotando en alcohol, causó profunda impresión en la opinión pública.

En contra de la versión que circuló en su día, el presidente de la Sociedad Castellano-Manchega de Parapsicología insiste en el misterioso papel que habrían jugado esa pareja de científicos en el caso de la mano cortada. «De hecho, estos siniestros personajes, a los que se veía con frecuencia en el desaparecido bar El Nido de nuestra capital, desaparecieron del país nada más ocurrir los hechos».

17 por-margarita-ruiz-lihory

«Posteriormente, estos mismos individuos fueron considerados extraterrestres, circunstancia que dio mayor repercusión al caso a nivel internacional, incluso la CIA llegó a enviar a Albacete un agente para que arrojase luz sobre los hechos», puntualiza Fabián García mientras muestra la copia del libro de registro del hotel madrileño donde se alojó el tal Wilding Rumsey en 1971.

La idea de que éstos fueran alienígenas (procedentes de un hipotético planeta llamado Ummo) es rocambolesca y cobró cuerpo a raíz de la publicación de unas cartas (la primera fechada el 6 de agosto de 1971) cuya autoría correspondía al profesor Jesús Jordán Peña, vinculado a un grupo esotérico que se reunía en La Ballena Alegre de Madrid.

En cualquier caso este nuevo giro en los hechos fue la cortina de humo perfecta para evitar ahondar en la auténtica naturaleza de estos personajes, presuntamente vinculados al III Reich, y que habrían estado viviendo de incógnito en nuestra ciudad.

Margarita Ruíz se llevó el secreto con ella a la tumba. Murió en la miseria en su casa de Albacete, el 15 de mayo de 1968, está enterrada en el cementerio de Nuestra Señora de los Llanos, de esa misma ciudad. El mismo cementerio donde enterraron a su hija Margot.

20 tumba

Por lo visto, según el rumor que recorre la población, es que los terrenos sobre los que se asentaba el antiguo palacete, fueron adquiridos por cuatro perras ante la falta de compradores, ya que nadie quería vivir allí : ‘en ese sitio donde se decía que habían matado a mucha gente y hacían cosas muy raras’.
Además, el hecho de que numerosas familias abandonaran las viviendas al poco de comprarlas porque contraían enfermedades desconocidas, aumentó la leyenda. Este edificio ocupado por las oficinas de la Consejería de Industria de Castilla-la Mancha se investigó a raíz de estos rumores.

Los funcionarios aseguran que en ocasiones se han producido llamadas internas en el edificio cuando en éste sólo se encontraba el vigilante nocturno. En el momento en que se inició la investigación, el pasado 10 de marzo, en compañía de T. N. C., administrativa de la delegación, se produjo un suceso fuera de lo normal. La persona que la acompañaba, una mujer de 40 años de edad a la que llamaremos M. C., entró en un estado aparente de trance, afirmando que en el salón de juntas que se sitúa en el sótano del edificio estaba observando una presencia: ‘Esther, está ahí. Hablará de su hijo, su hijo es Antonio’. La inesperada situación se precipitó cuando ésta comenzó a llorar desesperadamente, agarrando con fuerza un crucifijo entre sus manos mientras continuaba diciendo: ‘Es Esther… Le duele… Tiene 50 años, es morena con canas, lleva una falda azul con flores blancas y una taza en la mano.

Ésta es su casa y no se va a ir. Tiene un pie roto, el pie derecho, se ha caído debajo de la higuera… Está muy triste por su hijo Antonio ( … ). Dice que se tiene que ir. Esta noche hablará con vosotros’. Posteriormente M. C. afirmaría que Esther vivía en el año 1843.

El lugar donde se había desarrollado la trama correspondía a los antiguos sótanos de la casa de la marquesa, que posiblemente no vieron alterada su estructura por la construcción del nuevo edificio y donde tenía esta mujer su especie de ” Laboratorio del Dr Frankenstein”. Durante la larga madrugada fueron registradas psicofonías de una nitidez fuera de lo habitual. Destacamos entre todas ellas las obtenidas a partir de las 2.15 de la madrugada: ‘Hay mucha energía, José’, ‘Soy yo’, y quizás la más impresionante, correspondiente a una voz infantil o de una mujer joven que murmura: ‘Mamá, frío, miedo…’. la calidad de estas grabaciones contrasta con las obtenidas por otros investigadores por su fácil audición.

Fuentes consultadas:

http://www.latribunadealbacete.es/

http://sevillaciudaddeembrujo.blogspot.com.es/

Anuncios

Uno de los misterios más extraños y aterradores de la era moderna son las muertes enigmáticas de nueve alpinistas rusos cuyo viaje terminó en una tragedia tan horrible que desconcertó a los expertos durante más de medio siglo. Las excursiones a la naturaleza pueden ser una experiencia estimulante pero también puede convertirse en un trágico suceso. Este fue el destino que corrieron los nueve amantes de las montañas a finales de 1950. Las pruebas de esta tragedia no sólo se trataba de fotografías, sino también de los extensos registros (muchos de los cuales todavía están presuntamente clasificados) de los militares soviéticos que investigaron el extraño caso sin llegar a una conclusión definitiva a pesar de la gran cantidad de evidencias físicas. De hecho, los investigadores encargados de este caso fueron obligados a atribuir el caso a “una fuerza desconocida convincente”.

El 25 de enero de 1959, un instructor de esquí, tres ingenieros y siete estudiantes del Instituto Politécnico Ural, en la antigua ciudad de Sverdlovsk, se subieron a un tren comenzando un viaje cerca de la Sierra Otorten, situada en los Urales del Norte, para una expedición de esquí. El líder de la excursión era un entusiasta de 23 años llamado Igor Dyatlov, encargado de reunir a un equipo de esquiadores, hombres y mujeres con la intención de que este viaje serviría como un ejercicio de entrenamiento para una futura expedición a las regiones árticas más difíciles y peligrosas. En dirección a los “Montes Urales”, cayó uno de los miembros del equipo, Yury Yudin, que enfermó y fue obligado a permanecer en el asentamiento de Vizhai, que era el último bastión antes de la Sierra Otorten. Yudin se despidió de sus compañeros sin imaginar que ese momento le traería mucha suerte. Después de la muerte de sus compañeros Yury siempre repetía lo mismo:

“Si yo tuviera la oportunidad de pedirle a Dios una sola pregunta, sería:” ¿Qué les pasó realmente a mis amigos esa noche?”

Dos días después de embarcarse en su aventura, los nueve miembros restantes, incluyendo los ingenieros Rustem Slobodin, Krivonischenko Georgyi y Nicolas Thibeaux-Brignollel, así como los estudiantes Yuri Doroshenko, Kolmogorova Zinaida, Dubinina Lyudmila y el instructor de esquí y guía, Alexander Zolotarev guiados por Igor Dyatlov, les llevó hacia su primera parada en el largo y agotador viaje, la montaña Gora Otorten. La fecha fue el 28 de enero 1959. El equipo nunca llegaría a su destino y ninguno de ellos volvería a ser visto con vida.

Aviones militares y helicópteros fueron enviados rápidamente a la zona. El 25 de febrero, un piloto observó por primera vez algo extraño en una de las laderas. El equipo de rescate descubrió una tienda muy dañada y una gran cantidad de huellas hechas por lo que parecía ser al menos ocho personas diferentes que estaban alrededor de la tienda devastada. Sharavin describió la situación que observó:

“Descubrimos que la tienda estaba rasgada por el medio y cubierta por la nieve. Estaba vacía, y todas las pertenencias del grupo y los zapatos habían quedado atrás.”

Los miembros de rescate se dieron cuenta de que las pistas consistían en pies descalzos con calcetines y en otro caso, con un solo zapato. Las pistas conducían a una pendiente hacia una zona boscosa altamente densa, pero las pistas estaban cubiertas por la nieve alrededor de 450 metros de distancia de la tienda. Sharavin siguió el rastro y encontró los restos de un fuego debajo de un antiguo pino, y con ello algo mucho peor.

Cerca de las cenizas del fuego había los restos congelados de dos miembros del equipo, Doroshenko y Krivonischenko. El equipo de rescate observó con desconcierto total que a pesar de que los cadáveres estaban cerca de la tienda los dos hombres estaban desnudos y descalzos, con la excepción de su ropa interior. Los investigadores también observaron que las ramas del pino estaban rotas hasta una altura de casi 4,5 metros. Las pruebas forenses confirmaron que los rastros de piel que se encontraron incrustados en la corteza del pino, indicando que la pareja había intentado frenéticamente subir al árbol, cortando las ramas hasta que sus manos se convirtieron en una masa de carne pulposa. En ese momento los investigadores empezaron a preguntarse qué clase de “bestia” podría asustar tanto a los hombres para abandonar sus ropas, a pesar del frío de congelación, y arrancarse la piel de las palmas de sus manos en un intento desesperado por llegar a un lugar seguro. El hecho de que no había huellas de animales evidentes y que no tenían el tiempo suficiente para hacer fuego, combinado con el hecho de que los cuerpos de los hombres se mantuvieron intactos aumentó las dudas de los investigadores.

www.mundoesotericoparanormal.com

Poco tiempo después de encontrar los cuerpos de Doroshenko y Krivonischenko, se encontraron con el cadáver del líder del equipo Dyatlov a 270 metros de distancia de los otros cadáveres, pero un poco más cerca de la tienda de campaña. Dyatlov estaba sobre su espalda, una mano se aferraba a una rama de un árbol de abedul mientras que la otra mano parecía que se protegía la cabeza de algún asaltante desconocido.

Medio enterrado en la nieve, cerca de la tienda de campaña se encontró el cuerpo de Rustem Slobodin, tirado boca abajo en la nieve. El cráneo de Slobodin tenía una fractura, sin embargo, los médicos expertos determinaron que la causa más probable de la muerte fue la hipotermia, lo cual sólo agravaba el desconcierto de los voluntarios y militares participantes en la búsqueda.

El cadáver de Zinaida Kolmogorov era la que estaba más alejada del grupo. Los rastros de sangre fueron encontrados cerca de su cadáver, sin embargo, no se reveló si la procedencia de la sangre era de su cuerpo. El equipo de rescate no podía entender por qué no había evidencia de lucha.

Del resto del equipo, nada se supo. Los investigadores no podían comprender por qué un grupo de esquiadores experimentados estaban desnudos en la nieve, tampoco que era lo que hizo actuar de manera imprudente. Aún más sorprendente fue el hecho de que los investigadores, después de la inspección de la tienda dañada, llegaron a la conclusión de que la tela había sido rota desde el interior, como si sus ocupantes hubiera querido escapar desesperadamente por algo que estaba en el interior de la tienda, o simplemente necesitaron salir a toda prisa por algo que se acercaba. En medio de los escombros de la tienda devastada, los investigadores descubrieron rollos de película sin revelar y las revistas de algunos de los miembros de la expedición, pero en lugar de ayudar a resolver el misterio, estos hallazgos sólo añadieron muchas más preguntas.

Después de dos meses de búsqueda infructuosa, el deshielo de la primavera finalmente reveló al resto de los miembros del equipo que faltaban situados en un barranco a unos 68 metros de donde se encontró a Doroshenko y Krivonischenko. Los cuatro esquiadores restantes, el instructor Alexander Zolotaryov, el ingeniero Nicolas Thibeaux-Brignollel y los estudiantes Alexander Kolevatov y Dubinina Ludmila, fueron descubiertos enterrados a 3 metros debajo de la nieve y el hielo. Todos tenían al parecer brutales heridas internas. A diferencia de sus compañeros que habían perecido antes, estas víctimas estaban completamente vestidas. Al igual que en el caso de Slobodin, el cráneo de Thibeaux-Brignollel mostraba señales de haber sido golpeado por un objeto pesado. Alexander Kolevatov y Dubinina Ludmila habían sido golpeados hasta romperles varias costillas y con daños internos masivos. Curiosamente no había indicios de lo que podría haber causado esos traumas severos, e incluso aun más extraño, los cuerpos no mostraban signos de algún daño en los tejidos blandos o simplemente moretones. El Doctor Boris Vozrozhdenny, que realizó la autopsia a los cadáveres, dijo que la fuerza con la que los cadáveres fueron golpeados superaba con creces a la fuerza que puede ejercer un hombre, y llegó a afirmar que los daños eran “igual que el efecto de un accidente de coche”.

Los investigadores también se sorprendieron al observar que la cabeza Dubinina estaba inclinada hacia atrás. Tras la autopsia afirmaron que su lengua había sido arrancada. También señalaron que en algún momento, estas personas utilizaron la ropa de sus otros compañeros fallecidos para hacerse abrigos, pantalones y sombreros. Los investigadores no estaban seguros de si ese fue el resultado de vestir demasiado rápido para huir. En los funerales de los cadáveres, muchos familiares afirmaron que la piel de alguno de los miembros del equipo ya fallecidos tenía un color naranja natural y además señalaron que sus pelos tenían un tono opaco de color gris. Otro dato era que algunas de las prendas de vestir que se encontraron en los cuerpos dieron emisiones superiores a los niveles normales de radiación.

Según los informes archivados, Lev Ivanov, el principal investigador soviético sobre el caso, recogió un informe de un grupo de excursionistas que estaban acampados en un área de aproximadamente 32 kilómetros al sur de Kholat Syakhl en la noche en cuestión, cuando divisaron una serie de “extrañas esferas naranja” en el cielo hacia el norte. Ivanov creía que esas esferas podrían haber estado involucradas con las extrañas muertes del equipo. En una entrevista de 1990, Ivanov afirmó que había recibido la orden de cerrar el caso y clasificar los resultados como “alto secreto”. Según el propio Ivanov en una entrevista con un periódico soviético declaró:

“Yo sospechaba en ese momento, y estoy casi seguro ahora, de que estas esferas brillantes que volaron en la zona tenía una conexión directa con la muerte del grupo.”

Los investigadores afirmaron que había una evidencia sobre la interacción extraterrestre y la carne de color naranja y el pelo gris que tenían las víctimas, además de la ropa contaminada con un bajo nivel de radiación.

el “Incidente del Paso Diatlov” sigue siendo uno de los grandes misterios del siglo 20 y una de las historias reales más aterradoras de todos los tiempos.

Fuente consultada: http://www.mundoesotericoparanormal.com

En 1922 una granja tranquila con el nombre de Hinterkaifeck fue el escenario de uno de los asesinatos más brutales, misteriosos y desconcertantes de la historia alemana.

Hinterkaifeck era una finca ubicada en el bosque Groebern, entre las ciudades bávaras de Ingolstadt y Schrobenhausen, a una hora en coche de Múnich. La finca fue ocupada por una familia llamada los Gruebers, la familia se componía de el patriarca Andreas, su esposa Cazilia, su hija, una mujer ya viuda llamada Viktoria, y sus dos nietos Cäzilia (7años) y Josef (2años). Vivían en un relativo aislamiento, su granja se encontraba aislada en un bosque a 1 km de la ciudad principal de Kaifeck.

Granja Hinterkaifeck-Hof

Granja Hinterkaifeck-Hof

Andreas Grueber era conocido como un solitario hostil que golpeaba a su esposa de forma regular y no era muy querido por la gente de la ciudad. También se rumoreaba que el nieto más joven, el pequeño de 2 años Josef, fue el resultado de una relación incestuosa entre Andreas y su hija Viktoria. Andreas se decía que estaba tan obsesionado y enamorado de Viktoria que él había prohibido activamente que se casase de nuevo y la mantuvo bajo su estricto control. Además de maltratar a su esposa, Andreas también era conocido por ser brutalmente abusivo con sus propios hijos, de los cuales Viktoria era la única superviviente. En general, la familia era hosca y huraña. El único miembro de la familia que tuvo una relativamente buena reputación en la ciudad era Viktoria, que tenía una muy hermosa voz y cantaba en el coro de la iglesia.

El misterio de la granja comenzó cuando la criada de repente renunció a su trabajo y se fue de inmediato. Cuando se le preguntó porqué se había ido tan precipitadamente, María explicó que había estado oyendo voces extrañas y otros ruidos en los alrededores de la casa, así como el sonido de pasos desencarnados que emanan desde el ático. La criada asolada de terror se había convencido de que la casa estaba embrujada y no deseaba permanecer allí ni un momento más. Ella estaba muy pálida y demacrada cuando se fue. Después de su partida, los Gruebers atribuyeron a la pobre mujer de sufrir algún trastorno mental.

Seis meses más tarde, las cosas se pusieron más extrañas, cuando a mediados del mes de marzo de 1922, Andreas estaba inspeccionando su propiedad después de una tormenta de nieve y descubrió unas huellas extrañas en la nieve que salían del bosque circundante y se dirigían hasta la casa. Extrañamente, no había huellas de regreso de nuevo al bosque. Andreas buscó alrededor de la propiedad, en busca de cualquier señal de las pisadas misteriosas, pero no había ninguna. Alarmado que un intruso potencialmente peligroso podría estar escondido en su casa, Andreas realizó una búsqueda exhaustiva en la casa, e incluso el granero y cuarto de herramientas, pero no encontró más huellas y no había señales de un intruso.

Esa misma noche, Andreas fue despertado por ruidos extraños e inexplicables procedentes del ático. Recordando lo que la criada había dicho sobre fantasmas y los ruidos de la buhardilla, miró allí también, pero no encontró a nadie escondido allí. Convencido de que no había nadie y aún así un poco nervioso, Andreas se fue a la cama sólo para despertar a la mañana siguiente y encontrar un periódico en su porche que nadie en la familia reconocía. No mucho tiempo después de eso, el 30 de marzo de 1922, un juego de llaves de la casa misteriosamente desapareció y no se pudo encontrar en ningún lugar. En su búsqueda de las llaves, Andreas se encontró con el descubrimiento inquietante de arañazos en la cerradura del cuarto de herramientas, como si alguien hubiera tratado de abrirla.

El 31 de mayo de 1922, en medio de todo esto sucesos extraños, y un día después del descubrimiento de de los arañazos en la cerradura y la desaparición de las llaves, una nueva criada con el nombre de María Baumgartner llegó a la casa para reemplazar a la que había huido en estado de pánico seis meses antes. El primer día de María en el trabajo resultaría ser su último día, y también sería el último día en que alguien viera a los Gruebers vivos.

El 4 de abril de 1922, las gentes de la ciudad comenzaron a preocuparse por los Gruebers. Nadie los había en días y el nieto mayor, Cäzilia, no se había presentado a la escuela. Además, ninguno de ellos había ido a la iglesia y el correo de los Grubers se había estado acumulando en la oficina de correos. Viktoria, en particular, nunca había faltado a la iglesia debido a su alta posición como miembro del coro. Algunos de los habitantes del pueblo decidieron ir a su propiedad y comprobar que era lo que estaba pasando. Al llegar a la granja, las llamadas del grupo de búsqueda no fueron respondidas. Un vistazo preliminar de la parte exterior de la finca no dio ninguna señal de la familia, y todo el lugar tenía una atmósfera extrañamente tranquila.

Decidieron inspeccionar el interior del granero, y al abrir la puerta se encontraron con un espectáculo macabro. Allí en un charco de sangre estaban los cuerpos de Andreas, su esposa, su hija Viktoria, y la nieta mayor, Cäzilia. Curiosamente, sus cuerpos habían sido apilados cuidadosamente uno encima del otro y cubiertos de heno. El equipo de búsqueda horrorizado procedió a buscar frenéticamente a los otros miembros de la familia y los encontró dentro de la casa. El nieto más joven, Josef fue encontrado muerto en su cuna en la habitación de su madre, y la criada, María, también fue encontrada muerta en su habitación en la cama. Ambos también habían sangrado profusamente y yacían sobre charcos de sangre coagulada. En total, seis personas, los cinco miembros de la familia Gruber más una doncella habían sido brutalmente asesinados a sangre fría.

Cuarto de la criada. http://mysteriousuniverse.org/

Cuarto de la criada.
http://mysteriousuniverse.org/

La gente del pueblo inmediatamente llamó a la policía, y en cuestión de horas los investigadores del Departamento de Policía de Munich había llegado a la escena. Las autopsias preliminares realizadas en los cuerpos mostraron que todas las víctimas habían sido asesinadas con golpes en la cabeza causados por una piqueta. El cuerpo de Viktoria también mostró señales de estrangulamiento, pero no se cree que fuese la causa de la muerte. El autor, se supuso, que estaba muy familiarizado con el uso del pico, ya que todas las heridas habían sido precisas, un sólo un golpe decisivo en la cabeza en cada cadáver. Todas las víctimas, excepto una, se cree que murieron al instante, todas excepto Cäzilia, que mostró evidencias de haber sobrevivido varias horas después de haber sido gravemente herida, mechones de su pelo habían sido arrancadas de la cabeza por razones desconocidas. La mayoría de las víctimas estaban vestidos con ropa de cama, excepto Viktoria y Cäzilia, que estaban vestidos con ropa de civil. Esto, más el hecho de que María y Joséf habían muerto en la cama, sugirió que los asesinatos habían ocurrido en la noche, antes de la hora de dormir.

Una investigación de la escena del crimen llevó a la policía a la conclusión de que alguien había atraído a Andreas Gruber, su esposa, y su hija Viktoria al granero de uno en uno para despacharlos con la piqueta, después de lo cual el asesino había entrado en la casa para terminar con Josef y la criada mientras yacían en sus camas. Se creía que Viktoria y Cäzilia probablemente habían sido las primeras en ser atacadas, ya que no se habían vestido para ir a dormir, cuando habían ido a investigar lo que les había atraído al granero. Un detalle que la policía observó fue que todos los cadáveres habían sido tratados de alguna manera. Los cuerpos apilados en el granero se habían cubierto de heno, el cuerpo de la sirvienta había sido cubierto con sábanas, y el cuerpo de Josef había sido cubierto con una de las faldas de su madre.

Cuerpos en el granero. http://mysteriousuniverse.org/

Cuerpos en el granero.
http://mysteriousuniverse.org/

Si hasta ahora, el análisis de los cuerpos era temible, se presentaron algunos hallazgos muy inusuales. La fecha de la muerte se determinó que fue el Viernes, 31 de marzo 1922, pero después de interrogar a los vecinos de la finca, esto resultó ser bastante extraño. Los testigos declararon que habían visto humo saliendo de la chimenea de la granja durante todo el fin de semana, lo que sugiere que alguien había estado en la casa. La casa también tenía evidencia de que alguien había comido recientemente comidas allí, y una de las camas parecía haber sido usada poco antes de que se hubiesen descubierto los cuerpos. Además, se encontró que todo el ganado y animales estaban bien alimentados y habían comido recientemente, lo que fue un hallazgo raro ya que todos los que normalmente cuidaban de ellos habían muerto desde hacía casi una semana. De hecho, ninguno de los animales en la granja había sido dañado de ninguna manera. El perro, que fue encontrado ladrando en el granero, había sido pacientemente atado por el que había matado a la familia y fue golpeado pero por lo demás estaba sano. Esta información había dejado bastante perplejo a los investigadores, ya que implicaba que quien había matado a la familia, se quedó haciendo vida en la casa durante varios días y alimentando al ganado antes de huir de la escena.

La policía desconcertada andaba buscando un motivo, pero se encontró con más misterios. En un principio se creía que el motivo debía haber sido el robo puro y simple. Después de todo, los Grubers eran una familia muy rica y no era raro encontrar vagabundos y ladrones en la zona, sin embargo, aunque algo de dinero faltase, una importante cantidad de monedas de oro y joyas de valor no habían sido robadas. Seguramente un ladrón que hubiese pasado días en la granja después de los asesinatos habría descubierto estos objetos de valor. Curiosamente, se encontró que Viktoria había vaciado su cuenta bancaria unas semanas antes y dio una donación de 700 Goldmark a su iglesia, pero el resto del dinero estaba en paradero desconocido. No se sabe si esto tenía alguna conexión con los asesinatos, por lo que se mantuvo meramente como un detalle extraño.

Después, la policía comenzó a sospechar que los asesinatos habían sido un crimen pasional. Las sospechas recayeron sobre un hombre con el nombre de Lorenz Schlittenbauer que había sido un pretendiente de Viktoria. Viktoria siempre había afirmado que Josef era hijo de Schlittenbauer, aunque todo el mundo en el pueblo pensaba que Josef había sido el resultado de una relación incestuosa entre Andreas Gruber y Viktoria, se creía que Schlittenbauer podría haber arremetido en un arrebato de celos. También podría haber sido para escapar de los pagos de la pensión alimenticia, ya que más tarde se supo que Viktoria había estado a punto de demandar a Schlittenbauer por este derecho antes de los asesinatos. Schlittenbauer se había vuelto a casar y tuvo otro niño en ese momento, pero murió por desgracia en una edad temprana, y tener que pagar una pensión alimenticia para un niño que ni siquiera podía estar seguro que fuese suyo, cuando su propio hijo había muerto, podría haber sido un desencadenante de violencia.

Otros pequeños detalles extraños también parecían apuntar a la participación de Schlittenbauer. En primer lugar, él fue uno de los miembros del primer grupo de búsqueda, que habían ido a la finca para buscar a los Gruebers. Mientras estuvo allí, se informó de que el perro atado en el establo había tomado una aversión particular hacia Schlittenbauer, y le había ladrado profusamente todo el tiempo que había estado allí. Además, un testigo dijo más tarde que Schlittenbauer había parecido imperturbable por la visión de los cuerpos ensangrentados, y pudo mover los cuerpos en el granero sin mostrar ninguna señal de disgusto. Cuando se le preguto por qué él estaba moviendo los cadáveres antes de que llegara la policía, dijo que estaba buscando a su hijo. Más allá de una calma increíble ante esas muertes y la violencia, Schlittenbauer también demostró un conocimiento de la granja, y fue capaz de moverse alrededor de la propiedad sin esfuerzo, como si hubiera pasado mucho tiempo allí. Todo esto sin duda llamó la atención, y Schlittenbauer fue interrogado extensamente por la policía, pero al final simplemente no tenían suficientes evidencias concretas que lo relacionasen con el crimen y nunca fue detenido por ello. De hecho, hasta la fecha nadie ha sido detenido por ello.

Independientemente de quién realmente cometiese los asesinatos, hay muchas otras características inexplicables del caso. ¿Por qué el autor se escondería en la granja durante tanto tiempo antes de hacer su movimiento? Seguramente las huellas y ruidos en el ático deben haber sido las del asesino, pero estos eventos sucedieron mucho antes de que los asesinatos tuviesen lugar. Si la sirvienta original, que renunció por miedo, hubiese escuchado al asesino, entonces eso significaría que el culpable habría estado escondido en la propiedad por un total de 6 meses. Además, ¿por qué se quedaría el asesino casi una semana después de los asesinatos, e incluso alimentó el ganado?¿Qué propósito perseguia? Nadie lo sabe.

Los cadáveres de las seis víctimas fueron finalmente enterrados en un cementerio en Waidhofen, sin la cabeza ya que las habían enviado a Munich para un análisis y nunca habían sido devueltas. Los cráneos se cree que se han perdido en algún momento durante el caos de la Segunda Guerra Mundial y nadie está realmente seguro de lo que pasó con ellas, lo cual es un misterio en sí mismo. Los seis cuerpos decapitados están enterrados junto a un monumento.

La investigación de los asesinatos Hinterkaifeck en última instancia, continuaron por años, con más de 100 sospechosos interrogados, sin que la policía estuviese más cerca de resolver el misterio, y el caso se ha convertido en uno de los misterios sin resolver más perdurables de Alemania. A día de hoy, ni un solo sospechoso nunca ha sido detenido por los crímenes. La policía se puso tan desesperada que incluso contrataron clarividentes para manejar los cráneos de las víctimas de asesinato, sin ningún efecto. Con los años, los misteriosos asesinatos se han convertido en un terreno fértil para los detectives aficionados para debatir y recoger además el caso en su búsqueda de respuestas, al igual que los debates similares sobre el caso de Jack el Destripador. Muchas teorías cerca de lo paranormal se han propuesto para tratar de obtener un luz sobre el misterio.

Una idea era que el ex marido de Viktoria, Karl Gabriel, llevó a cabo los asesinatos. Aunque Gabriel supuestamente había muerto en las trincheras de la Primera Guerra Mundial su cuerpo en realidad nunca había sido encontrado y nunca había recibido un entierro apropiado, por lo que se especula que pudo haber regresado a por su esposa. Al enterarse de la relación incestuosa de Viktoria con su padre y de su relación con Schlittenbauer, podría haber acabado en un crimen pasional. Esta teoría fue alimentada por los informes de dos personas que afirmaban haber conocido a un soldado ruso después de la Segunda Guerra Mundial que había afirmado ser el “Hinterkaifeck Killer.” Se ha especulado que él originalmente fingió su muerte para ser libre de su esposa, pero que había cambiado de opinión y volvió sólo para encontrarse con que su mujer tenía otra relación.

Otros han señalado los elementos aparentemente paranormales del caso, tales como los fantasmas reportados por la criada original en la granja, así como los extraños ruidos escuchados por el propio Gruber, el periódico misterioso, y las huellas inexplicables en la nieve. A la luz de estos datos, hay quienes piensan que el culpable no era un hombre en absoluto, sino más bien una especie de fuerza sobrenatural vengativa que había puesto sus miras en la familia.

Es un caso desconcertante que plantea tantos interrogantes y misterios inexplicables, y hasta la fecha no está más cerca de ser resuelto de lo que era en 1922. Por su parte, el Departamento de Policía de Munich en ocasiones ha reabierto el caso. Así lo hizo en 1996 y de nuevo en 2007, pero en ambas ocasiones se encontró con nada más que callejones sin salida. La policía ha dicho que es probable que el caso nunca sea resuelto, ya que han pasado tantos años, las evidencias son escasas o se ha perdido en los últimos años, los testigos y sospechosos han muerto, y debido a las técnicas de investigación de aquellos días que eran bastante primitiva, resultando en registros incompletos y pruebas mal catalogadas. Eso no impide que los aficionados traten, debatan y discutan sobre los asesinatos, y es probable que continúe durante muchos años.

En Alemania, el caso de los asesinatos Hinterkaifeck ha convertido en una leyenda, y es el tema de varios libros y películas. La granja en sí es cosa del pasado, al haber sido demolida en 1923 por los pobladores descontentos con tener semejante monumento a la muerte y el horror aún en pie en los alrededores. Todo lo que está allí ahora es un monumento, los recuerdos y los fantasmas de aquellos sucesos que impregnaron a los silenciosos árboles. Parece ser que es una posibilidad muy real de que esos árboles seguirán siendo los únicos en saber lo que realmente ocurrió allí.

Fuente consultada:

http://www.mysteriousuniverse.org

Aviones Fantasma.

En el fenómeno referente a accidentes de aviones fantasma el escenario en general es que los testigos afirman ver un avión a punto de estrellarse, en ocasiones en llamas. Según los informes, se escucha perfectamente el impacto del avión además de sentir el temblor en la tierra debido al accidente. A veces, los testigos han informado ver el humo y las llamas, incluso se puede oler el combustible derramado.

Son muchas las teorías que podrían explicar estas apariciones inexplicables en nuestros cielos, algunos creen que se tratan de vórtices espacio-temporales que un momento dado establecerían una conexión permitiendo la entrada de objetos a nuestro tiempo, otros afirman que es la energía residual de trágicos acontecimientos que ocurrieron tiempo atrás, pero lo que está claro es que ocurre realmente.

face1

Uno de los primeros registros sobre accidentes de aviones fantasmas es el ocurrido el 18 de noviembre de 1955. Según los documentos históricos, hablaban de amplios grupos de búsqueda peinando la región montañosa de Dark Hollow, Pensilvania, en busca de un avión que se creía que se había estrellado. La búsqueda se inició después que Dale Murphy, coordinador de la defensa civil del condado de Cumberland, informara haber recibido informes de diez miembros del gobierno colombiano afirmando haber escuchado o haber visto un avión en serios problemas volando a unos mil pies. Un observador dijo que vio una gran figura detrás de una colina, y que luego oyó algo como una explosión. Sin embargo, los diversos organismos de control aéreo no informaron de ningún avión perdido o en problemas.

Aviones de rescate fueron enviados desde la base Westover Air Force en Massachusetts para ayudar a los equipos de tierra en la búsqueda. Se solicitó a los aviones que investigaran un profundo barranco después de que se informara de la misteriosa aparición de dos bengalas. Pero la búsqueda de la Fuerza Aérea y la Patrulla Aérea Civil, junto con cerca de trescientos bomberos, policías, trabajadores de defensa civil y voluntarios, acabó sin éxito, sin ningún rastro del avión estrellado. Pero días después, volvieron los avistamientos de la aeronave fantasma.

El día 20, se notificaron bengalas amarillas a la 1:30 de la noche y a las 18:00h rápidamente volvieron los equipos de rescate a la región, pero no fueron capaces de ver nada inusual. El 22 de noviembre se suspendió definitivamente la búsqueda, y el “avión fantasma” se convirtió en una leyenda.

En 1956 tres mujeres en Ovando, Montana, dijeron haber visto una estela de humo procedente de un avión, y que pudieron ver claramente como algunas personas se tiraban en paracaídas. Las mujeres informaron a las autoridades locales del accidente de avión. El Sheriff Ed Barrow y un diputado, a pesar de las bajas temperaturas que azotaban el condado, hicieron una búsqueda por tierra y por aire, pero no encontraron absolutamente nada.

Dos días después, se produjo un nuevo avistamiento del supuesto avión fantasma, cuando un joven que vivía cerca de Ovando informó de una explosión en una colina cerca de su casa. Lo describió como una “gran explosión” con llamas. Pero lo más sorprendente era que la hora y la ubicación del incendio coincidía exactamente con el relato de las tres mujeres sobre el misterioso avión.

Funcionarios locales, autoridades civiles y las autoridades aéreas, informaron que no había ningún avión militar, ni comercial o privado desaparecido o accidentado. El 18 de febrero, Carl Schirmer, coordinador del equipo de búsqueda y rescate de Montana, dijo que no pudieron resolver el caso.

“En el Condado de Butler, Ohio, las autoridades interrumpieron ayer por la tarde la búsqueda de un avión accidentado, que al parecer se había estrellado en el municipio de Reily cerca de Indian Creek en la noche del miércoles”, informó un periódico estadounidense en 1976.

face

Todo comenzó cuando un operador de radio aficionado escuchó una llamada de auxilio de un avión que volaba desde Oxford a Cincinnati a las 23:00h. A la misma hora unos cazadores que se encontraban en esa zona afirmaron haber visto un destello blanco en el cielo al nivel de los árboles, y luego escucharon un fuerte impacto seguido de gritos de personas. Los aeropuertos en Hamilton y el condado de Butler no tenían constancia de ninguna aeronave con un plan de vuelo durante esas horas. Las autoridades buscaron por tierra y por aire el avión accidentado hasta que una “anómala niebla” les interrumpió la búsqueda. A la mañana siguiente continuaron la búsqueda pero sin éxito, nadie pudo encontrar ningún avión accidentado.

Los residentes de Westbrook, Connecticut, se vieron sorprendidos la mañana del miércoles, 15 de enero de 1997, cuando un avión de un solo motor desapareció misteriosamente en las aguas de Long Island. Según informaron los medios de comunicación locales, la Guardia Costera, el Departamento de Protección Ambiental del Estado, dos helicópteros de rescate, los cuerpos de bomberos de Westbrook, Old Saybrook, Madison, y Clinton, algunas patrullas marinas y embarcaciones privadas buscaron en más de 100 kilómetros cuadrados después de que varios testigos reportaron un avión accidentado en el agua.

Uno de los testigos, Daniel Bowes, dijo que estaba tomando una taza de café a las 7:30 de la mañana en West Beach, Island Road, cuando observó un avión volando a baja altura sobre el agua. Él dijo a las autoridades que el avión cayó en picado. Pero como en los demás casos, ningún aeropuerto en la zona informó sobre algún avión perdido o desparecido. A las 16:00h, la Guardia Costera suspendió la búsqueda. No se encontró ni rastro de cualquier aeronave.

En el condado de Berkshire, Inglaterra, suele ser un lugar tranquilo y pacífico, hasta que un extraño suceso que se produjo en la noche del 20 de octubre del 2011 alertó a los residentes. Durante ese jueves por la noche, algunos residentes informaron de un fuerte sonido y ensordecedor procedente del cielo. Según los testigos, el sonido era como un ataque aéreo, incluso varios testigos afirmaron haber visto un avión de pasajeros en vuelo bajo, mientras que otros un avión ligero. En cualquier caso, los diferentes testigos parecían coincidir en que el avión parecía estar en peligro y volar muy, muy bajo. Se podía apreciar en el ambiente un extraño olor “de petróleo quemado”.

Y como en todos los casos referentes a aviones fantasmas accidentados, las Autoridades de la Aviación Civil no tenían ninguna notificación sobre cualquier aeronave, ya sea civil o militar, en problemas alrededor de esa zona. El portavoz de la Aviación Civil, Nic Stevenson, dijo:

“Si algo se encontraba volando tan bajo lejos de un aeropuerto sería una situación inusual y tendríamos que haber tenido constancia. El plan de información obligatoria de sucesos abarca todo, desde si un miembro de la tripulación de cabina se rompe un hueso en su pie o si hay problemas en el tren de aterrizaje, ya que cubrimos una gran cantidad de casos.”

Obviamente ningún avión se estrelló, y si el avión era tan grande para que algunas personas lo vieran, entonces tendría que dejar un gran rastro de destrucción cuando impactó. Y la realidad es que las autoridades, civiles y militares se quedaron realmente confundidos en cuanto a lo que ocurrió.

Estos son algunos casos registrados relacionados con aviones fantasma, misteriosos acontecimientos que son presenciados por una gran cantidad de testigos y que no tienen una explicación racional.

Fuente consultada:

http://www.mundoesotericoparanormal

 

En mayo de 1982 una serie de extraños sucesos ocurrieron en varia casas diferentes de la ciudad de Roma, Italia. Cuadros religiosos caían de las paredes, los objetos de las habitaciones estaban siendo
misteriosamente arrojados y se iniciaban incendios espontáneos sin ningún tipo de explicación. En todos estos casos estaba implicada Carole Compton, una joven niñera escocesa de 20 años. Pero no fue hasta que uno de los incendios tuvo de victima a una pequeña niña de tres años llamada Agnese donde la policía investigó los extraños incendios. Carole fue acusada de pirómana e intento de asesinato, sin embargo la niñera insistió en que ella era una víctima de fenómenos paranormales extraños. Los medios de comunicación apodaron el caso como “la niñera que la llamaron bruja”, siendo considerado por muchos como un caso real de actividad poltergeist, además de afirmar que Carole poseía un tipo de habilidad psíquica o mediúmnica incontrolada.

bitacora

Carole Compton empezó a trabajar en Roma en 1982 para la familia Ricci como una niñera. Carole se había mudado recientemente a Roma con su novio, que estaba en el servicio militar. Ella sólo iba a estar unos días en la casa de los Rcci cuando comenzaron a suceder “cosas extrañas” que afectaban a la propia Carole. Todo comenzó cuando un cuadro religioso cayó de la pared cuando pasó Carole. Poco después de este incidente, Carole acompañó a la familia Ricci a su casa de vacaciones en los Alpes italianos. Una vez allí, un misterioso incendio se inició en el segundo piso de la residencia y se propagó rápidamente consumiendo toda la casa. Cuando la familia Ricci regresó a su casa, unos incendios inexplicables comenzaron a ocurrir en el interior de la casa. Cuando uno de los incendios se originó en el dormitorio de uno de los pequeños de dos años de edad los Ricci comenzaron a sospechar de Carole y decidieron echarla por miedo a su seguridad.

En el verano de 1982, Carole fue contratada por la familia Tonti para que cuidase a sus hijos pequeños. La familia vivía en la casa de sus abuelos en la pequeña isla de Elba. La abuela Tonti era muy supersticiosa e inmediatamente después de conocer a Carole dijo que no le gustaba. Cuando Carole se mudó a la residencia de los Tonti comenzaron a ocurrir misteriosos fenómenos. Un pequeño fuego se inició a través de un colchón además de que pequeñas estatuas religiosas se encontraron rotas en el suelo. La familia hizo revisar el cableado y puntos eléctricos en el dormitorio pero no se encontró ninguna anomalía.

Poco después de que los objetos pequeños empezaron a romperse o incluso a “ser lanzados” por la casa, la abuela de la familia Tonti acusó a Carole de ser una bruja. La tensión en la casa comenzó a aumentar cuando ya estaban ocurriendo gran cantidad supuestos fenómenos paranormales. Una mañana Carole se despertó por un fuerte ruido, pudo observar como una bandeja de plata estaba en el suelo al lado de su cama, lo que fue seguido minutos después por un jarrón de cristal azul que cayó al suelo solo rompiéndose en pedazos. A partir de entonces la abuela Tonti murmuraba la palabra“strega (bruja)” cada vez que pasaba Carole por su lado. La actividad poltergeist continuó cuando Carole escuchó un leve rasguño, un sonido crepitante en el interior de la casa, pero no pudo explicar de dónde venía. Pero todo se complicó cuando uno de los incendios alcanzó repentinamente a la pequeña Agnese de tres años de edad en la cuna. La familia rápidamente llamó a la policía y acusó a Carole de haber creado el incendio y de intento de asesinato.

FACE

Cuando llegó la policía, inmediatamente detuvieron a Carole y la llevaron a la prisión de Livorno. Ella no sabía lo que estaba sucediendo. Carole fue interrogada y llevada a prisión por intento de asesinato, ya que el sistema jurídico italiano puede encarcelar a una persona sin cargos. Así fue como la noticia comenzó a extenderse internacionalmente sobre el caso relacionado con la actividad paranormal y brujería. La prensa británica tituló el caso como “la niñera que la llamaron bruja”, e informó sobre el extraño caso de Carole Compton, la niñera escocesa que había sido detenida en Italia y acusado de brujería.

En ese momento, el caso de Carole obtuvo la atención de parapsicólogos famosos como Guy Lyon Playfair quien se ofreció a viajar a Roma y ayudar a Carole en su lucha contra los cargos en su contra. Sin embargo Carole no quería la ayuda de parapsicólogos debido al temor a que se convirtiera todo en rumores sobre su participación en el ocultismo.

Durante el juicio expertos forenses intentaron recrear el patrón de los incendios sin tener éxito, y un científico forense testificó que el incendio en el colchón nunca podría haber sido incendiado por una persona, ya que se había quemado inexplicablemente desde el interior. Las exhaustivas pruebas científicas no pudieron explicar ninguno de los incendios que se le inculpaban a Carole. Teodoro Comploi, jefe del cuerpo de bomberos en Ortisei, dijo:

“He sido bombero durante treinta y ocho años, pero nunca he visto nada parecido antes.”

Vitolo, un profesor universitario especialista en incendios declaró que él estaba cien por cien seguro de que los incendios no fueron causados por ningún elemento iniciador, sino por un extraño calor intenso. En diciembre de 1983, Carole fue llevada a juicio después de haber sido detenida durante dieciséis meses en prisión. Los funcionarios judiciales tenían tanto miedo de las habilidades sobrenaturales de Carole que fue colocada dentro de una jaula de acero durante todo el juicio. Carole Compton fue declarada inocente de intento de asesinato pero culpable de dos cargos de incendio intencional. Carole recibió una sentencia de dos años y medio de prisión, pero fue suspendió inmediatamente a causa de sus dieciséis meses ya cumplidos. Carole afirmaba que fue víctima de un ataque poltergeist. Carole Compton ahora está casada y vive en West Yorkshire, Inglaterra.

Pero en Italia el caso de Carole Compton no fue el único documentado. De enero a abril de 2004, en Canneto di Caronia, Sicilia, múltiples incendios espontáneos fueron informados en unas 20 casas. Cocinas, televisores, lavadoras y teléfonos móviles se incendiaron espontáneamente, incluso después de que la electricidad de toda la zona fuera cortada. Después de investigar la posibilidad de una perturbación electromagnética causada por un fenómeno natural, los funcionarios no podían explicar la causa de los acontecimientos.

Fuente consultada:

http://www.mundoesotericoparanormal.com/

 

 

En una calle residencial tranquila en el pequeño pueblo de Villisca en Iowa, se encuentra una antigua casa de madera blanca. En una noche oscura, la ausencia de luces y sonidos son la primera indicación a los visitantes de que esta casa es diferente de las otras casas que la rodean. Tras una inspección más cercana, uno se da cuenta de que sus puertas y ventanas están herméticamente cerradas y cubiertas. Una letrina en el patio trasero sugiere que esta casa no ocupa un lugar en el siglo 21, pero de alguna manera pertenece a otra época y otra historia.

Por desgracia para los ciudadanos de esta comunidad muy unida, el 10 de junio de 1912, la tranquilidad de este pueblo fue destrozada por el descubrimiento de los asesinatos de la familia Moore, conocidos y queridos residentes de Villisca y dos invitadas, asesinados durante la noche en sus camas. A partir de entonces durante más de cien años sus residentes han visto como su pueblo se ha hecho famoso no por ser un bonito y acogedor lugar sino por la palabra indígena “Wallisca”, que significa “espíritu maligno”.

www.interstateparanormal.net

Las paredes siguen protegiendo la identidad del asesino o asesinos que apalearon hasta la muerte a toda la familia de Josías Moore y dos invitadas durante la noche del 10 de junio de 1912. Cien años después, su secreto sigue atrayendo a muchos visitantes a su puerta.

Las visitas de los investigadores de lo paranormal han aportado pruebas de audio, video y fotografias de actividad paranormal. Los Tours han sido interrumpidos por voces de niños, lámparas que caen, escaleras móviles y objetos que vuelan. Los psíquicos han confirmado la presencia de espíritus que habitan en el hogar y muchos se han comunicado con ellos.

Josías B. Moore fue uno de los empresarios más prominentes de Villisca. Josías se casó con Sarah Montgomery el 06 de diciembre de 1899 en la casa de sus padres. Josías y Sarah Moore tuvieron 4 hijos, Herman, Katherine, Boyd y Pablo. Josías había sido residente de Villisca durante 13 años y fue empleado por Frank Jones en la tienda de este durante nueve años.

Josías B. Moore.

Sarah Montgomery (Moore) nació en el Condado de Knox, Illinois en 1873 y se mudó a Iowa con sus padres, el señor y la señora de John Montgomery y su hermana, María, aproximadamente en 1894. Tenía treinta y nueve años de edad y era madre de cuatro hijos cuando fue asesinada en su cama.

Sarah Montgomery.

El domingo 9 de junio Ina y Lena Stillinger, las hijas de los Stillinger, dejaron su casa para asistir a la iglesia en donde se celebraba el Día de los Niños. Tras los ejercicios religiosos tenían previsto volver a casa pero fueron invitadas por Katherine Moore a pasar la noche en su casa con ella.

El Programa del Día del Niño en la Iglesia Presbiteriana era un evento anual y comenzó aproximadamente a las 8:00 pm en la tarde del domingo 09 de junio. Según los testigos, Sarah Moore coordinó los ejercicios. Todos los niños Moore, así como las niñas Stillinger participaron. El programa terminó a las 9:30 pm y la familia de Moore, junto con las hermanas Stillinger, se fueron juntos a casa. Entraron en su casa en algún momento entre las 9:45 y las 10:00 pm.

A la mañana siguiente, aproximadamente a las 5:00 am, Mary Peckham, vecina de los Moore salió al patio para tender la ropa. Aproximadamente a las 7:00 am. se dio cuenta de que no sólo la señora Moore no había salido fuera ni iniciado las tareas, sino que la casa misma parecía inusualmente silenciosa. Entre las 7:00 y las 8:00 am, Mary Peckham se acercó a la casa y llamó a la puerta. Como no recibió ninguna respuesta, intentó abrir la puerta pero se encontró que estaba cerrada por dentro. Es entonces cuando Mary hizo una llamada al hermano de Josías, Ross Moore, iniciándose así una de las investigaciones de asesinato peor manejadas de la historia de EE.UU.

A partir de los testimonios de Mary Peckham y los que vieron a la familia Moore en el ejercicio del Día del Niño, se cree que en algún momento entre la medianoche y las 5:00 am, un desconocido entró en la casa de JB Moore y asesinó brutalmente a todos los ocupantes de la casa con un hacha.

Al llegar a la casa de su hermano, Ross Moore trató de mirar por una ventana del dormitorio y luego llamó a la puerta y gritó, tratando de levantar a alguien de dentro de la casa. Cuando eso fracasó, abrió la puerta con un juego de llaves que su hermano le había dado. Aunque la Sra. Peckham lo siguió hasta el porche, ella no entró en la habitación de abajo.

Cuando abrió la puerta del dormitorio, vio a dos cuerpos en la cama y manchas oscuras en la ropa de cama. Entonces regresó de inmediato al porche y le dijo a la Sra. Peckham que llamara al sheriff. Los dos cuerpos de la sala de abajo eran los de Lena Stillinger de 12 años y su hermana Ina de 8 años, las invitadas de los niños Moore. Los restantes miembros de la familia Moore se encontraron en las habitaciones del segundo piso. Cada uno de los miembros de la casa había sido brutalmente asesinado y sus cráneos aplastados mientras dormían. Josías Moore, de 43 años, Sarah Montgomery Moore, de 39 años, Herman Moore, de 11 años, Katherine Moore, de 9 años, Boyd Moore, 7 y Paul Moore de 5, así como las Hermanas Stillinger.

Una vez que los asesinatos fueron descubiertos, la noticia recorrió rápidamente la pequeña ciudad.

Como vecinos y curiosos se reunieron en la casa, los agentes del orden rápidamente perdieron el control de la escena del crimen. Se dice que hasta un centenar de personas entraron en la casa embobados ante los cuerpos antes de que la Guardia Nacional de Villisca llegara alrededor del mediodía para acordonar la zona y asegurar el lugar. Los únicos hechos conocidos con respecto a la escena del crimen fueron los siguientes:

  • Ocho personas habían sido apaleadas hasta la muerte, presumiblemente con un hacha en la escena del crimen. Al parecer, todos habían estado durmiendo en el momento de los asesinatos.

  • Los médicos estimaron el momento de la muerte un lugar poco después de la medianoche.

  • Las cortinas estaban corridas en todas las ventanas de la casa, excepto dos, que no tenían cortinas. Estas ventanas se cubrieron con la ropa que pertenecía a la familia Moore.

  • Todas las caras de las víctimas estaban cubiertas con la ropa de cama después de que fueron asesinadas.

  • Todos los espejos de la casa habían sido cubiertos con la misma ropa de los Moore.

  • Una lámpara de queroseno se encontró al pie de la cama de Josías y Sarah Moore y una similar se encontró también al pie de la cama de las chicas Stillinger.

  • El hacha fue encontrada en la habitación ocupada por las niñas Stillinger y se notaba el rastro de intentar limpiarla. El hacha pertenecía a Josías Moore.

  • Una cacerola de agua con sangre fue descubierta en la mesa de la cocina, así como un plato de comida no consumida.

  • Las puertas estaban cerradas.

  • Dr. Linquist, el forense, informó del hallazgo de un trozo de tocino en el suelo de la habitación de abajo situado cerca del hacha. Con un peso aproximado de 2 libras, estaba envuelto en lo que parecía ser un paño de cocina. Una segunda loncha de tocino del mismo tamaño se encontró en la nevera.

  • Los cuerpos de Ina Stillinger y su hermana Lena fueron encontrados en el dormitorio de la planta baja de la sala. Ina estaba durmiendo cerca de la pared con Lena a su lado derecho. Un abrigo gris les cubria la cara. Lena, según el testimonio de la investigación del Dr. FS Williams, “Tenía un pie fuera de la cama como si hubiera pateado a su atacante, estaba de medio lado con una mano debajo de la almohada. Al parecer, ella había sido golpeada en la cabeza y se retorció en la cama. El camisón de Lena estaba subido hacia arriba y no llevaba ninguna ropa interior, por lo que se cree que fue víctima de algín tipo de abuso sexual por parte de su atacante. Había una mancha de sangre en el interior de su rodilla derecha y lo que los médicos suponían era una herida defensiva en el brazo”.

Si bien nadie fue condenado por los asesinatos de Villisca, parece que no hubo escasez de sospechosos. En los días siguientes a los crímenes, se podía leer al menos cuatro posibilidades en cualquier edición del periódico. Muchos de los asesinos potenciales, sin embargo, se agotaron rápidamente y según pasaba el tiempo comenzaron a escasear. Hoy en día, los historiadores y los que han estudiado extensamente los Asesinatos del hacha apuntan hacía tres sospechosos.

El primero de ellos era Frank F. Jones, un prominente residente de Villisca y Senador del Estado de Iowa. Josías Moore trabajó para Frank Jones en la tienda de Jones durante varios años hasta que abrió su propia empresa a implementar en 1908. Según los residentes Villisca, Jones estaba extremadamente disgustada que Moore había dejado su empleo y logró tomar el muy lucrativo John Deere franquicia con él. Corría el rumor de que Moore tuvo un romance con Jones, hija-en-ley, doña, que además avivó las llamas. Detective Wilkerson de la agencia de detectives Burns acusó abiertamente a Frank y su hijo Alberto de contratación William Mansfield matar a Joe Moore. Ni Jones fue arrestado alguna vez y ambos negaron vehementemente cualquier conexión con los asesinatos.

Senador Frank F. Jones.

El segundo sospechoso William Mansfield de Blue Island, Illinois, fue el principal sospechoso de la agencia de detectives Burns, de Kansas City y el detective James Newton Wilkerson. De acuerdo con la investigación de Wilkerson, el asesinato de Joe Moore y los otros ocupantes de la casa Moore fueron cometidos por Mansfield, quien a su vez fue contratado por el senador FF Jones.

Mansfield también era conocido como George Worley o Turnbaugh Jack. Según Wilkerson, Mansfield era un cocainomano y asesino en serie. Wilkerson según Mansfield también fue el responsable de los asesinatos hachazos de su esposa, su hijo recién nacido, su suegro y su suegra en Blue Island, Illinois el 5 de julio de 1914 (2 años después de los asesinatos Villisca), los asesinatos cometidos en Axe Paola , Kansas, 4 días antes de los asesinatos Villisca y los asesinatos de Jennie y Peterson en Aurora, Colorado.

Según la investigación de Wilkerson, todos los asesinatos fueron cometidos precisamente de la misma manera que en Villisca. Wilkerson dijo que podía probar que Mansfield estuvo presente en cada uno de estos lugares en la noche de los asesinatos. En cada asesinato, las víctimas fueron asesinadas a machetazos con un hacha y los espejos de las casas estaban cubiertos. Una lámpara que arde se dejó a los pies de la cama y una cacerola en la que el asesino se había lavado se encontró en la cocina. En cada caso, el asesino quería evitar dejar huellas digitales por el no uso de guantes, fuerte evidencia según Wilkerson de que el hombre era Mansfield, quien sabía que sus huellas estaban en los archivos de la prisión federal de Leavenworth militar.

Wilkerson logró convencer a un gran jurado para abrir una investigación en 1916 y Mansfield fue arrestado y llevado a Montgomery County de Kansas City. Sin embargo, un testigo proporcionó una coartada que puso a Mansfield en Illinois en el momento de los asesinatos de Villisca. Fue puesto en libertad por falta de pruebas y más tarde ganó una demanda presentada contra Wilkerson y fue premiado con $ 2,225.00. Wilkerson cree que la presión de Jones dio como resultado no sólo de la liberación de Mansfield, sino también en la posterior detención y el juicio del reverendo Kelly.

El otro sospechoso principal en el asesinato de Villisca era el reverendo George Kelly, un predicador ambulante. Kelly y su esposa se establecieron en Macedonia, Iowa en 1912 después de varios años de predicación en todo el Medio Oeste.

En 1917, Kelly fue arrestado y acusado del asesinato de una de las víctimas de los crímenes de Villisca. Kelly fue invitado a asistir a los ejercicios del Día del Niño en la Iglesia Presbiteriana el 9 de junio de 1912. Su presencia en Villisca en la noche de los asesinatos y su posterior salida en las horas tempranas de la mañana del 10 de junio le hizo el principal sospechoso en el caso.

El primer juicio de Kelly dio lugar a un jurado en desacuerdo y finalmente fue absuelto por el segundo. Según la información presentada por Kelly una vez absuelto se trasladó a Kansas City, Connecticut, y finalmente a la ciudad de Nueva York. Los años restantes de su vida y de su lugar de descanso final siguen siendo un misterio.

A día de hoy los asesinatos de Villisca son un auténtico Expediente X sin resolver donde el asesino de los mismos salió impune.

Las casas antiguas guardan muchas historias, sobretodo aquellas que son marcadas con un pasado tan oscuro como la muerte de 8 personas a manos de un hombre y un hacha.

En 1930 la casa fue habitada por un matrimonio joven. La esposa no dormía por las noches porque despertaba con el molesto sonido de una persona que subía y bajaba las escaleras. Pero lo peor estaba por llegar, una noche al abrir los ojos, la asustada mujer pudo ver a un hombre con un hacha a los pies de su cama. El esposo asustado por el estado mental de su mujer tomó la decisión de mantenerse despierto por las noches para vigilar el sueño de su esposa. Fue grande su sorpresa cuando despertó con el mismo ruido de la escalera y el sonido de llantos de niños que su esposa le había contado.
Dicen que este hombre salió de allí con su esposa y su hijo pequeño en cuanto pudo vender la propiedad, era tanto el miedo que se conformo con una cantidad muy inferior a la que pago por la casa solo para poder huir de allí.

Otra de las historias es la de la familia Geeseman. Ignorando la actividad que tenía esta casa por las noches decidieron vivir en ese lugar. El resultado fue que acabaron durmiendo fuera de la casa, ya que no soportaron el estres de ver como se abrian las puertas con ausencia absoluta de viento, además contaban que alrededor de las 3 de la mañana veían una silueta en ropa de dormir paseandose por las habitaciones.

Otra de las familias que residió en la casa fue la de Linda Cloud, su padre que era camionero solía ausentarse por mucho tiempo, dejando solas a su esposa e hijas ya adolescentes.Las niñas le contaban a su padre que oían llorar niños, que las puertas se abrían y que su ropa aparecia esparcida por toda la habitación. Su padre nunca les creyó les decía que eso eran cosas de su imaginación, hasta que un dia mientras afilaba un cuchillo una presión sobre su mano le hizo apuñalarse, era como si una mano invisible hubiese dirigido su mano.

En 1994, Darwin y Martha Linn de Corning, Iowa compraron la antigua casa de la víctima de asesinato JB Moore y su familia. La casa fue devuelta a su estado original en el momento de los asesinatos del 10 de junio de 1912. Fue incluido en el Registro Nacional de Lugares Históricos y abierto para visitas.

Darwin Linn propietario de la casa-museo.

Habitación niñas Stillinger(http://mvparanormal.org)

 

http://mvparanormal.org

http://mvparanormal.org

Habitación niños Moore(http://mvparanormal.org)

Habitación de Josías F. Moore y Sarah Moore.(http://mvparanormal.org)

Atico, lugar de mayor actividad paranormal(http://my.travelchannel.com)

Armario de la habitación donde se escondió el asesino.

Fuente consultada:http://www.villiscaiowa.com

 

Aquel sábado 9 de noviembre del año 2002 se presentaba como cualquier otro para las funcionarias de seguridad Encarni y Gema Sánchez Homs en el recién construido tanatorio municipal de Ceuta.

http://www.ceutaldia.com

Pero sería cerca de las tres de la madrugada del ya domingo día diez, cuando escucharon un lamento de mujer. Su primera reacción fue salir fuera del recinto para ver si alguien necesitaba ayuda, pero allí afuera no había nadie.

Hicieron un registro exterior y volvieron al recinto. Es entonces cuando pueden comprobar que los lamentos venían del interior, de la zona de las escaleras que hay junto a su cuarto de control, todo próximo a la puerta principal del Tanatorio.

Era la primera vez que Encarni y Gema vivían unos acontecimientos así en sus más de dos años de servicio en el tanatorio. Haciendo acopio de valor decidieron volver a registrar sala por sala el tanatorio, pero la búsqueda fue infructuosa nada ni nadie andaba por allí. Es entonces siendo las tres y media de la mañana, cuando deciden llamar al 092 perteneciente a la policia municipal.

Hasta el tanatorio se personaron cuatro coches patrulla. Uno de los coches patrulla con dos agentes se quedaron en la puerta del tanatorio y los otros seis al entrar fueron testigos de los lamentos y golpes secos que provenían del interior del tanatorio. Tras ser registrado por los agentes éstos tampoco hallaron a nadie en su interior.

Es entonces cuando deciden llamar al vigilante de la empresa colindante al tanatorio, la petrolífera D.U.C.A.R, para ver si durante su guardia había visto u oído algo fuera de lo normal, su respuesta fue negativa. Al llegar el vigilante al tanatorio se sumó a los testigos presenciales de aquellos lamentos y quejidos, siendo ya un total de nueve personas las testigos del fenómeno ese mismo día.

Intentando determinar la procedencia de aquellos sonidos, los nueve testigos intentaban desde la sala principal del tanatorio determinar la procedencia del mismo pareciéndoles que éstos venían de la parte superior del tanatorio, es entonces cuando algunos de los agentes deciden subir. Sin embargo mientras los testigos de la planta inferior seguían escuchando los lamentos y golpes, los agentes que estaban en el piso superior los oían pero provenientes de la planta baja.

Finalmente ante lo inexplicable del caso, los agentes deciden volver a la comisaría de policía y rellenar el parte de incidencias.

Mientras, en el tanatorio se quedaron las dos funcionarias Encarni y Gema, junto con el vigilante de la empresa colindante. Como los lamentos y golpes no cesaron, deciden llamar de nuevo a la comisaria, cuyos agentes se personaron por segunda vez en la calle San Amaro S/N, pero a su llegada los ruidos cesaron.

El lunes 11 de noviembre del 2002, la ciudad de Ceuta se despertaba con los titulares en la prensa de “Voces de ultratumba en el tanatorio”. 

Según el diario “El Faro de Ceuta”, los bomberos estaban peinando la zona en busca de pruebas de intrusos, de posibles cintas de cassette o entradas posibles al edificio desde todos los ángulos posibles por el subsuelo o los techos. El cabo Miguel Ángel Ríos con su equipo (Ignacio Castaño, Juanlu, Jorge León y Juan Luis Arnet) ayudados por efectivos policiales registraron los alrededores. Llevaban un pequeño croquis en la mano en él que se registraba la presencia de una galería subterránea que pasaba por debajo de la morgue, pero una vez la localizaron se dieron cuenta de que estaba tapiada con hormigón y otros materiales, descartando así la posibilidad de que alguien o algo pudiera haber entrado por este lugar.

Se buscaron rastros de animales ratas, gatos, murciélagos, lechuzas, golondrinas y gaviotas. Pero no encontraron ni nada de ellas, ni lugares por donde pudieran entrar al edificio. 

Los sucesos, aunque no tan espectaculares se volvieron a repetir otras veces. En uno de los velatorios del día 23 de Noviembre, sobre las 13:15 horas alguien le comentó al
vigilante Ricardo Navarro Sánchez que los de la sala de al lado lloraban excesivamente fuerte, pero como pudieron comprobar algunos de los familiares del único óbito en aquel momento velado, la sala de la que procedían los lamentos estaba vacia.

En los días sucesivos varias veces más se escuchó el lamento, pero de forma más leve siendo de nuevo testigos Gema, Encarni y su compañero Ricardo Navarro, quienes no quisieron decir nada a la prensa, antes las burlas sufridas anteriormente.

A día de hoy, el caso de aquellos lamentos y golpes en el tanatorio de Ceuta sigue siendo otro expediente X español archivado en el cajón de “Fenómenos inexplicables”

Fuentes consultadas: http://laesfera.consultabrasi.com

http://fenomenosparanadanormales.blogspot.com.es

 

Así empieza el episodio paranormal del que fueron testigos 6 guardías civiles y 2 policías nacionales en el viejo Hospital Virgen del Toro de Mahón en Menorca.

1 de noviembre de 2007 festividad de Todos los Santos, a las dos y media de la madrugada, el guardia de seguridad del antiguo hospital Virgen del Toro de Mahon en Menorca, de la empresa Trablisa, llama a la Guardia Civil para advertirle de la existencia de ruidos y movimientos extraños en el edificio, cerrado desde siete meses antes.

http://fotomenorca.blogspot.com.es/

Todo lo sucedido aquella noche, queda registrado en el informe que se redacta sobre los sucesos acontecidos:

Dirección General de la Policía y Guardia Civil. Puesto de Mahón. Fecha 1 de noviembre de 2007. Diligencia de exposición de hechos:

En Mahón, Menorca, siendo las 6 y cuarto de la mañana, se hace constar mediante la presente diligencia los hechos siguientes;

Que a las dos y media de la madrugada se recibe un aviso del vigilante de la empresa de seguridad Trablisa, el cual presta servicio en el antiguo hospital Virgen del Toro, informando sobre ruidos y extraños movimientos en el interior del edificio. Personada en el lugar la patrulla en servicio y con apoyo de otra patrulla de la unidad fiscal, se procede a una exhaustiva inspección del lugar no encontrando a nadie en el interior del edificio pero escuchando por los componentes ruidos, susurros y risas provenientes de la última planta del hospital. Desde la calle se puede observar como las luces de dicha planta se encienden y apagan de forma intermitente y se observan sombras que aparecen y desaparecen como si de personas se tratase. Solicitamos apoyo de una patrulla del cuerpo nacional de policía y se realiza una nueva inspección planta por planta, siendo de nuevo el resultado negativo, pero al llegar a la última planta la cual ya había sido inspeccionada se observa que los objetos y enseres que había han sufrido modificaciones de lugar, por lo descrito se decide solicitar el apoyo del servicio cinológico para el rastreo de personas, el perro realiza inspección y rastreo de las cuatro primeras plantas pero al llegar a la quinta se niega a salir del ascensor y se pone nervioso con fuertes movimientos de una forma que su guía desconoce. En ese instante al fondo del pasillo junto al ascensor se encienden unas luces y se observa una sombra de persona de forma extraña que se asoma por la esquina derecha. Se le avisa de la presencia de las fuerzas y cuerpos de seguridad y de que se procedería a disparar intimidatóriamente de no obtener respuesta, desapareciendo la sombra en ese instante. Al ir a comprobar dónde se podía haber ocultado y llegar a la altura donde estaba situada se observa que no hay nadie y que el pasillo no tiene salida. Después de varias horas de inspección del lugar y después de los hechos constatados, sólo cabe resaltar que ha sido un EPISODIO PARANORMAL del cual no se puede sacar una explicación razonable de lo sucedido, presenciado por ocho testigos. Por lo expuesto y dando un curso reservado y clasificado a este escrito, se firma a los efectos oportunos en el lugar y fecha señalados.

Daniel es el guardia civil que valientemente y habiendo sido uno de los ocho agentes que se personaron en el hospital Virgen del Toro, ha contado todo los hechos que aquella noche de noviembre del 2007 sucedieron. La descripción de la figura que vio la hizo así:”Una figura de mujer de cabello largo, bastante alta y delgada, vestida con un camisón blanco. La sombra de mujer a la que sólo la veía medio cuerpo no estaba sorprendida, nos estaba observando mirando haber qué hacíamos nosotros”.

A raíz de su testimonio, otras personas que han trabajado en el citado hospital han roto su mutismo y han contado su experiencia dentro del mismo.

Una de las vigilantes del hospital, ante los ruidos y sombras que observaba y oía durante su guardia, acabó terminando ésta dentro de su propio coche ante el miedo que sintió.

http://www.menorca.info

Otro de los vigilantes de Trablisa comenta que durante 8 meses vivió los fenómenos y quedó tan marcado por la experiencia que a partir de entonces no ha vuelto a trabajar en ningún edificio abandonado. Según su testimonio: “Apagaba la luz de una planta a las 2 de la madrugada y 1 hora después se volvía a encender(…)El ascensor bajaba solo desde la 5ª planta sin que yo pudiera adivinar el motivo, las puertas de los quirófanos que carecen de ventanas se abrían de par en par y hasta sonaban los timbres de las habitaciones en algunas camas”.

Juan Tur, otro de los testigos que trabajó como encargado de celadores durante muchos años, dice que en los años 70 cuando se abre el hospital y son muy pocos los empleados que están trabajando allí, ya se habla de este tipo de fenómenos y eso que todavía no había fallecido nadie allí. Cuando el hospital ya está en pleno apogeo de personal y pacientes, los ruidos, susurros, ascensores que suben y bajan solos, forman parte ya de la vida cotidiana de todo el personal, a los que se habitúan sin darles mayor importancia.

Según Juan Tur: “Cuando tenías un deceso y tenías que bajar un cadáver a la parte del mortuorio donde los poníamos hasta que pasaban a la cámara sobre las 4 de la madrugada, oías rumores, voces lánguidas, etc., pero que no hacías caso por lo acostumbrado que estabas a ellos(…)Una noche un compañero me dijo Juan no juegues porque me has pegado un susto de miedo cuando he bajado el fallecido, y yo le dije pero qué susto si yo estaba en partos en la sala del 5º piso”.

http://www.menorca.info

Según el testimonio de Juan Tur: “En el mortuorio se oían golpes y he ido cuatro y cinco veces para ver si encontraba a alguien y allí no había nadie(..)A un compañero le ha pasado tumbarse por la noche en una camilla de las que había abajo que estaba sin usar para descansar el personal y tumbarse alguien al lado suyo, y él le decía bueno venga te hago sitio y ya está”. “Era frecuente estar esperando el ascensor para bajar cualquier cosa y de repente irse sin que nadie le haya llamado”.

Una vez cerrado el hospital el pasillo de la primera planta se llegó a tapiar para evitar actos vandálicos y ocupas pues aún así se seguían oyendo los pasos, ruidos y risas en esa parte concreta del pasillo.

Con el tiempo y debido a estos sucesos, se decidió prescindir de los vigilantes e instalar un sistema de cámaras de seguridad. Pedro S. es vigilante de una empresa de cámaras de seguridad que durante años estuvo trabajando para el hospital Virgen del Toro. Pedro tuvo una experiencia que recuerda aún hoy y que cuenta así: “La central de alarmas me llama y me dice que en el antiguo hospital han visto por la cámara una figura negra, salgo por la puerta de urgencias y me voy a mitad del pasillo pero allí no había nadie, por radio me comunican que la figura está ahí delante mia que la están viendo por la cámara, pero yo seguía sin ver a nadie. Minutos después me quedo helado allí mismo al ver una sombra por delante de mi que pasa muy rápido”.

http://www.elmundo.es

Los propios vecinos que viven frente al hospital empiezan a decir que ellos son también testigos de esas luces que se encienden y apagan solas e incluso de las sombras que pasan por las ventanas.

Cinco años después, nadie sabe aún explicar qué extraño suceso se produjo esa noche en un hospital que hacia apenas unos meses había cerrado sus puertas y que, a diferencia de lo que sucede hoy, no mostraba por aquel entonces síntomas evidentes de abandono.

Fuentes consultadas: Programa 4, temporada 8 de Cuarto Milenio.

Programa 5, temporada 12ª Milenio 3.

 

Fue un horrible y violento crimen sin resolver, envuelto en el más absoluto misterio y del que nunca se ha dejado de hablar en La Unión, Murcia.

http://wymering.blogspot.com.es

Alfonso Matínez Saura era el propietario de este enigmático hostal. En aquella época separado de su mujer francesa, Gilberte Florentine, era un hombre algo extravagante, según señalaba el cronista oficial de La Unión, Francisco Ródenas. 

En su juventud había viajado por África y fue diplomático en Costa de Marfil, de ahí el apodo del Cónsul. Solía vestir de forma extravagante con túnicas africanas. A parte de eso era un hombre educado y amable a la par que enigmático y reservado. Grandes autoridades tanto de Costa de Marfil como de Perú, acudieron a la inauguración del hostal el 16 de julio de 1977.

El 27 de marzo de 1982 por la mañana, Alfonso fue visto vivo por última vez en la calle. Uno de los trabajadores, llegó al hostal para realizar su jornada laboral, al llegar allí, comprobó que todo todo el hostal esta cerrado, algo muy raro a esas horas de la tarde. Tampoco había ni rastro de Alfonso, su jefe. Alertado tras esperar unas horas decide dar parte a las autoridades. Casualmente un policía local y amigo de Alfonso, Antonio Mata, terminaba su servicio, y alertado por la noticia, decide acompañarles.

Al llegar allí las autoridades, comprobaron que efectivamente el hostal estaba cerrado por completo. Fue entonces Antonio Mata (amigo de Alfonso y policía local) quien con su linterna decide romper una de las ventanas para acceder a su interior. Esa ventana pertenecía a la cafetería, encontrándose en su interior y tendido en el suelo al pie de la barra del bar, a su amigo Alfonso, bañado en un charco de sangre.

La doctora de Urgencias que certificó la defunción contó hasta 63 puñaladas, ninguna de las cuales penetró en órganos vitales. Eso hizo pensar que fue una muerte agónica causada por los pinchazos de un pequeño arma punzante, aunque también se dijo que el corazón había parado de latir antes del ensañamiento.

http://wymering.blogspot.com.es

Pero el misterio del hostal , comenzaba en ese momento al comprobar las autoridades que el hostal estaba cerrado “a cal y canto desde dentro”. Entonces, ¿por dónde escapó el asesino?.

Los informes policiales cuentan que días antes de su muerte, bromeó con la presencia de fantasmas que tocaban el timbre y desaparecían. A la policía le decía que era desconfiada con la gente. Los clientes registrados los días precedentes no aportaron pistas. El arma asesina no apareció. Alfonso tenía cabellos cogidos en la mano, síntoma de lucha. Su cartera apareció dos días después en un camino cercano, con el dinero y sus pertenencias. Se contemplaron todas las hipótesis:ajuste de cuentas, crimen pasional y robo de objetos preciosos que traía de África. Según Antonio Mata, siempre se trabajó con el supuesto de que fue alguien conocido y que entró en el hostal con la autorización de Alfonso. Hubo sospechosos, pero no se pudo imputar ni detener a nadie.

Antonio Pérez, es uno de los investigadores que más a fondo ha realizado pruebas de campo en el marco de la investigación paranormal en este lugar. Él ha sido testigo, en varias ocasiones, de esa extraña procesión de luminarias, pero no es el único: «Corría el año 2004, era bastante tarde, estábamos ya fuera del edificio guardando los equipos en los coches, cuando fuimos testigos directos de ver deambular una extraña silueta neblinosa por el interior del inmueble. Sólo pudimos cerciorarnos de que en su interior no había nadie… Un año más tarde, observamos cómo unas misteriosas luminarias deambulaban –no puedo asegurar que salieran del edificio– por la parte trasera del hostal, como en dirección a la cima del cerro. Lo curioso es que la impresión que nos dio fue como si estuviésemos viendo ‘La Santa Compaña’.

http://wymering.blogspot.com.es

Algún tiempo después, concretamente en 2009, contactamos con un grupo de amigos de entre 25 y 35 años, naturales de esa zona, y nos comentaron que durante años habían sido testigos de extraños fenómenos en el hostal. Nos dijeron que una noche, varios de ellos vieron una fila de hombres con una especie de túnicas negras, que iban encapuchados y portaban sendas y tenebrosas luces»

Las últimas pruebas practicadas en el lugar de los hechos por la Sociedad Española de Investigaciones Parapsicológicas (SEIP) dieron como resultado, según la interpretación de estos analistas, la revelación de unas psicofonías que añadían nuevos interrogantes sobre esta misteriosa muerte.

http://wymering.blogspot.com.es

En las investigaciones del SEIP, coordinadas por Antonio Pérez, se realizaron diversas preguntas para averiguar las causas del asesinato y los autores. A las preguntas del investigador «¿Qué haces aquí?» una voz respondió: «ayuda, necesito ayuda». Según las conclusiones del análisis de los sonidos registrados en aquella noche, una voz de hombre, dijo: «socorro». Y otra voz femenina pidió que «venga a pegarle… por aquí».

http://wymering.blogspot.com.es

Otras de las respuestas obtenidas, en diferentes voces y tonos de hombres o mujeres fueron «aquí nací… muero aquí», «por mentir; ¡cerdo! ¡muere por mentir!», «cabrón, haz pis» o incluso «¡Ascensión, asesina!».

Sin duda otro expediente X español que ha día de hoy sigue sin resolver y un misterio más al preguntarnos pot dónde salió el asesino si el Hostal estaba cerrado por dentro con todos los cerrojos cuando llegó la policía.

Fuentes consultadas:

http://www.laverdad.es

http://www.otrosmundos.eu

http://www.akasico.com

Fotografías:http://wymering.blogspot.com.es

 

Lo sucedido al pesquero Fausto es un misterio que a dia de hoy 44 años después sigue sin resolver. Nada hacía presagiar que aquel 20 de julio de 1068, el motopesquero Fausto entraría a formar parte de uno de los tantos expedientes X españoles.

 

Moto-pesquero El Fausto.

 

Sobre las cinco de la tarde, el motopesquero Fausto salia de Tazacorte, localidad de La Palma, llegando seis después al embarcadero de Las Puntas, en la isla del Hierro, para descargar unos plantones de plataneras destinados a su siembra en unas fincas de origen volcánico que estaban roturando unos palmeros en el valle de El Golfo. En la madrugada del día 21, serían las dos y media de la madrugada, la pequeña embarcación se hizo de nuevo a la mar rumbo a su base en el puerto de Tazacorte, a donde debería haber llegado, en circunstancias normales seis horas después.

 

Obreros del plátano, de faena en el puerto de Tazacorte(http://delamarylosbarcos.wordpress.com)

A bordo viajaban cuatro personas, el patrón, Ramón Concepción Hernández de 48 años de edad y padre de 6 hijos, su hermano Eliberto de 41 años y padre de 5 hijos, Miguel Acosta Hernández de 44 primo hermano de éstos y todos ellos vecinos de Tazacorte, así como un mecánico, Julio García Pino de 27 años, natural y vecino de El Paso, que se había unido a ellos como pasajero apresuradamente en el Hierro para ver a su hija enferma en la Palma.

 

Ramón, Eliberto y su primo Miguel(http://tradicionesdelhierro.blogspot.com.es )

El retraso en la llegada estimada del barco alertó a sus familiares y amigos, así como a su propietario, Rafael Acosta Arroyo, que puso el hecho en conocimiento de la Ayudantía Militar de Marina de Santa Cruz de La Palma. A través de la Estación Radiocostera de Canarias, se dio el primer aviso de alerta a todos los barcos que pudieran encontrarse en la zona, para que colaborasen en la búsqueda del motopesquero.

 

Aunque al principio no cundió la alarma, el SAR comenzó sus labores de búsqueda y rastreo en la zona donde se le suponía perdido, por lo que ordenó el despegue de un avión Heinkel He-111 “Pedro” del Ala 46 para que hiciera un vuelo de reconocimiento. Se pensó en una posible avería del motor, lo que haría que se encontrara a la deriva, por lo que el viento del Nordeste reinante lo habría apartado de su ruta, llevándolo a mar abierta.

 

Puerto de Tazacorte en 1968.

En la tarde del día 23, otro avión de reconocimiento sobrevoló El Hierro en dirección a La Palma siguiendo la previsible ruta del Fausto, describiendo después una ruta en círculos en el área en que podía encontrarse la embarcación, sin que consiguiera localizarlo ni comunicarse por radio con sus tripulantes, pues se sospechaba que no llevaba a bordo aparato de telefonía. Al día siguiente se incorporaron otras cuatro aeronaves, ampliando el radio de acción a unas doscientas millas al SW de El Hierro.

 

En la madrugada del día 25 se recibió la noticia de que el Fausto había sido localizado esa medianoche por el mercante británico Duquesa, a unas 95 millas de La Palma, cuando se encontraba en la posición 28º 15’ N y 19º 45’ W. El capitán dijo que los tripulantes se encontraban sin novedad y después de suministrarles víveres, agua y gasoil para 18 horas de navegación, les indicó el rumbo a seguir y, al mismo tiempo, comunicó a la estación radiocostera que el Fausto llegaría en la tarde de ese día a su destino.

 

La noticia del encuentro se difundió rápidamente por la isla. A primera hora de la tarde había ya en las inmediaciones del viejo muelle una gran cantidad de personas además de los familiares, deseosos de presenciar la llegada de los cuatro hombres, a los que ya muchos daban por desaparecidos.

 

Sin embargo, pasaron las horas y el Fausto no aparecía. Se esperaba que el barco recalase en la próxima madrugada o al amanecer del día siguiente, por lo que muchos se mantuvieron en vigilia a la espera del gran acontecimiento.

 

Al no aparecer en las horas previstas, el entusiasmo se ensombreció de nuevo y en la mañana del día 26, el Mando Aéreo de Canarias ordenó que continuara la búsqueda, despegando aviones de reconocimiento Heinkel He-111 y Grumman Albatross del SAR desde la Base Aérea de Gando, que volaron durante 17 horas. La Marina de Guerra, asimismo, ordenó la salida del cañonero Magallanes, el hidrográfico Cástor y los remolcadores de altura RA-2, RA-4 y RA-5, todos los cuales recorrieron minuciosamente la supuesta ruta seguida por el pesquero español tras su encuentro con el mercante británico Duquesa.

 

El dispositivo montado por el Ejército del Aire y la Armada alcanzó unos niveles realmente excepcionales. Los efectivos asignados rastreaban una zona de 12.000 millas cuadradas cerca de El Hierro y La Palma, con sus radares en continuo rastreo.

 

Transcurridos 17 días desde que saltó la alarma de la desaparición del moto-pesquero Fausto y del intenso trabajo por unidades de la Marina de Guerra y del Ejército del Aire, el 7 de agosto de 1968 se dio oficialmente por finalizada la búsqueda del infortunado barco y de sus tripulantes. El teniente de navío Manuel Carrillo Robles, ayudante militar de la Marina en La Palma, fue designado juez especial para la instrucción del sumario.

 

DIARIO DE AVISOS se ocupó también de los insistentes rumores que circularon en aquellos angustiosos días de quienes situaban la aventura del Fausto en una escapada hacia Venezuela, emulando la aventura de la etapa de los veleros de la emigración clandestina.

 

El 11 de octubre, la prensa tinerfeña sorprendia a sus lectores con una nueva noticia referida al hallazgo del Fausto. Al amanecer del día 9, el carguero italiano Anna di Magio lo había encontrado a 1.700 millas de Venezuela y a 1.200 de Canarias, en medio del océano atlántico a la altura del Trópico de Cáncer. Su posición en aquel momento era 23º 03′ N y 38º 30′ W.

 

Cuando los tripulantes italianos abordaron el barco y subieron a bordo, un escalofrio recorrió sus cuerpos. El Fausto parecía una embarcación fantasma, totalmente vacia y sin rastro alguno de los tripulantes. Sin embargo cuando bajaron a la Sala de Máquinas, se encontraron con una escena terrible y dantesca. El cadáver semidesnudo y momificado de un hombre jovén que estaba tirado sobre el motor de la Trainera, junto a un pequeño aparato de radio. Era el cuerpo del mecánico Julio García Pino, pero ¿Dónde estaban los demás tripulantes? y ¿Como había muerto Julio García?

 

Las primeras noticias de los italianos decían que no habían encontrado objetos personales u otras pertenencias que pudieran esclarecer la desaparición de los hombres y muerte del mecánico.

 

El segundo oficial del mercante italiano, Luciano Aseione, que fue quien descubrió el cadáver, dijo que a pesar de estar éste complemente desnudo y carecía de documentos personales que lo identificase, por unas hojas halladas a bordo se suponía que era Julio García Pino. El capitán del buque entregó al delegado del consulado de España en Venezuela, las hojas escritas a mano que había dejado el infortunado mecánico.

 

Una de estas hojas pertenecía a un diario que Julio había escrito, concretamente era la número 28 la última de ese supuesto diario que no apareció y que se entregó a la viuda de éste Luz María Toledo. En ella Julio se despedía de ella al timepo que le indicaba lo que tenía que hacer con las deudas y seguros que tenía suscritos. También podía leerse un párrafo en el que Julio le decía a su mujer: “No le digas nunca a julin lo que me pasó”(…)Luz tú sabes que Dios quiso este destino”. ¿Dónde estaban las 27 hojas anteriores del diario? ¿Quién arrancó las páginas?

 

El capitán del Anna di Magio, Bruno di Magio, decidió remolcar el barco hasta Puerto Cabello, su primera escala en el viaje que hacía desde el Mediterráneo hacia el Pacífico. Pero el 11 de octubre se recibió un nuevo telegrama enviado por el capitán del Anna di Magio, a través de Radio Roma, en el que decía: “Encontrándose en la posición 19º 15’ N y 46º 26’ W stop perdido batel de pesca Fausto por haberse ido a pique durante remolque stop entregaremos papeles descubiertos a bordo a cónsul español de Venezuela. Capitán”. ¿Se había roto el cable que remolcaba al Fausto o alguien lo había cortado?

La historia del Fausto sigue envuelta en la leyenda y en el misterio. Muchos interrogantes han quedado en el aire para unas familias que recuerdan como si fuera ayer aquel trágico suceso.

Fuentes consultadas: Cuarto milenio temporada 4, programa 24.

http://www.loincognito.wordpress.com